Crecimiento personal

Volver de vacaciones con las pilas cargadas

Por

¿Para qué sirven las vacaciones? Tienen que servir desconectar, para hacer algo diferente, para tener algo más de calma, para olvidarse del trabajo… De lo que se trata es de volver de vacaciones con las pilas cargadas, de lo contrario volveremos con la sensación de cansancio con la que nos fuimos…

El viernes, volviendo de Bilbao con Belén, tomaba conciencia de que estábamos en nuestro día 49 de vacaciones, toda una locura si uno lo piensa bien. Más todavía cuando lo habitual es tener dos semanas o tres seguidas, nada más, independientemente del lugar que ocupes en una empresa.

Cuando trabajaba en el sector industrial tener más de dos semanas de vacaciones seguidas era considerado una irresponsabilidad. Por suerte cuando decidí crear mi propia empresa ese era uno de los tres motivos: tener más vacaciones.

También tiene sus inconvenientes, durante 51 días la facturación se reduce a cero, patatero.

Hoy empiezo de nuevo a trabajar. Parece que todo está en su sitio, cuerpo y mente tienen ganas de nuevo de iniciar más proyectos, de desarrollarlos, de terminarlos.

Sobretodo tengo ganas de seguir contribuyendo, con todo lo que pueda, a que aquellos que trabajan conmigo, o que me escuchan o leen, puedan extraer algo valioso de lo que digo.

Ya tengo muchas ganas de empezar cada semana a escribir los 5 artículos que habitualmente sueles leer por aquí, y muchas ideas en mi lista de Evernote en la que guardo todos aquellos temas sobre los que quiero hablar pronto: liderazgo, marketing, productividad, crecimiento personal y mucho más. Cada semana de mi vida profesional suele ser diferente, y generalmente tengo que hacer encaje de bolillos para hacer posible todas las publicaciones que quiero. Cuando en la agenda no cabe un alfiler, encontrar hueco para escribir suele ser una epopeya. Pero mi compromiso contigo, y conmigo mismo está vivo, y voy a darlo todo.

Sólo te pido que si alguna vez no llego a tus expectativas, que sepas que desde el otro lado de la pantalla se está poniendo el 100%.

Cuando leas esto yo estaré llegando a Barcelona, asistiendo a varias reuniones de un grupo internacional al que asesoro. A partir de hoy, de nuevo estaré despertándome a las 6:00 a.m para escribir en este blog, para hacer todas mis rutinas, y para empezar el día a primera hora, en cualquier lugar en el que estén mis clientes.

De nuevo empiezan las rutinas de muchos kilómetros a la semana, aeropuertos y también esa sensación de que el día se te queda corto que tanto me gusta en ocasiones (¡y que tanto me agota otras tantas!)

Por lo que veo en mi agenda, de aquí a Diciembre estaré por muchos lugares, entre ellos Asturias, Cádiz, Sevilla, Barcelona, Madrid… Además de estar pendiende de la barriguita de Belén que va increscendo y que cualquier día nos da a una niña que se llamará Noa. Para ello, he reservado varias semanas sin salir de Valencia, pero la naturaleza… nunca se sabe…

He sacado muchas conclusiones este verano. Me ha servido para darme cuenta de cosas importantes, para saber dónde tengo que poner mis esfuerzos para obtener los mejores resultados. Las conclusiones y sus efectos los verás pronto, en una serie de cambios y mejoras que iremos llevando a cabo los próximos meses. El 2017 va a ser impresionante. El 2016 no podría ser mejor, de momento.

La primera buena noticia es que el 1 de Octubre se incorporará a mi equipo una responsable de marketing y negocio digital. Estoy muy feliz. Te hablaré de ello en breve.

Quedan atrás las 7 semanas de vacaciones, que han sido geniales, como las de otros años:

  • 1ª Semana. Ruta en bici por La Vía de la Plata
  • 2ª, 3ª y 4ª  Semana: Viaje por el Norte de España, 17 días en: Logroño, País Vasco, Santander, Gijón, Santiago, Salamanca.
  • 5ª y 6ª Semana: Reformas en casa ¡esta parte de las vacaciones me gustó menos! Pero había que preparar el nido, y a mi estos temas de bricolaje me ponen.
  • 7ª Semana: Viaje a Bilbao.

Bilbao como sabes es una de nuestras ciudades más visitadas. En los últimos dos años hemos estado cuatro veces. El objetivo no es otro que pasear, pasear, pasear, descansar y comer bien. He comido bacalao en todas sus versiones, al pil-pil, a la vizkaina…, en nuestra dieta habitual hemos reducido mucho los pintxos, ya sabes que con el trigo estoy un poco peleado últimamente. Así que hemos pintxeado menos y cuidado mucho más nuestra alimentación. Te hablaré un poco más de ello en unos días.

Junto con San Sebastián, Sevilla, Granada y Santiago de Compostela, Bilbao es una de esas ciudades mágicas en las que no me importaría vivir. En este post tienes algunas fotos de estos días por allí.

El próximo «descanso» vendrá en 5 semanas, tengo que escribir mi 14º libro y para ello, en lugar de irme al Monasterio (¡las circunstancias paternales me lo impiden!), hemos alquilado un loft precioso en Teruel, en el que estaré escribiendo 8 horas al día, durante 6 días.

Pero ahora empiezo, con ganas, con las pilas cargadas y con esa sensación de que todo es posible. La vida es lo que quieres hacer de ella. De eso se trata.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos