Gestión empresarial

Motivar e Implicar a las personas: Empowerment y Ownership

Por

La ciencia de la motivación no es una ciencia exacta, los aspectos motivacionales que hacen que una persona de lo mejor de si misma en un trabajo varían de persona en persona, de época en época. Sin embargo, sí que estamos viendo dos tendencias en la actualidad. Hoy te hablaré de dos cosas que las empresas hacen para motivar e implicar a las personas.

Ninguna de las dos es el último grito, la última moda. Llevamos algunas décadas por ejemplo escuchando hablar sobre el concepto de empowerment, no es nada nuevo. Sin embargo, pocas empresas son capaces de poner en práctica lo que tanto un término como otro significan.

Motivar e Implicar a las personas

La motivación depende de muchos factores, podríamos decir en líneas generales que para lograr motivación necesitamos que:

  • El trabajo en sí mismo nos guste.
  • Que exista feedback sobre la forma en la que hacemos nuestro trabajo.
  • Qué exista variedad de tareas.
  • Que avancemos, logremos, alcancemos metas.
  • Que tengamos la sensación de crecer y ser mejores.
  • Que tengamos autonomía para decidir cómo hacer las cosas.
  • Que el trabajo nos ayude a ser mejores personas y profesionales.
  • Que sintamos que pertenecemos a algo que merece la pena.
  • El tipo de comunicación y clima laboral.
  • El significado del trabajo que hacemos ¿Qué nos aporta a nosotros?
  • Que existan factores higiénicos no asegura que el trabajo motive, pero asegúrate de que están o desmotivarán. Los factores higiénicos tienen que ver con el salario, la seguridad en el trabajo, las condiciones físicas del trabajo y otros tantos. Son ese tipo de factores que por estar no necesariamente provocan motivación, pero el hecho de que no estén provoca la desmotivación.

Y hay mucho más, no es mi intención hablar hoy sobre todos los factores motivacionales, sino sobre dos términos que tienen que ver con la implicación y la motivación, y por los que cualquier empresa con dos dedos de frente debería empezar a preocuparse desde ya.

Cómo el Empowerment implica a las personas

El empowerment es un término sencillo de entender, pero difícil de poner en práctica. Tenemos demasiados vicios adquiridos y nuestra cultura no siempre facilita que este concepto se lleve a la práctica tanto como sería necesario. Empowerment tiene que ver con dar poder a las personas, con aplanar las organizaciones, con dar mayor autonomía y potenciar la toma de decisiones de todas las personas.

Los que inventaron el término no pensarían que sería tan difícil de poner en práctica, ya que el hecho de hacerlo choca frontalmente con nuestra necesidad de control, estatus y otros vicios que tenemos los seres humanos cuando dirigimos empresas o equipos.

Pocas empresas consiguen que esto se lleve a cabo, pero las que lo logran tienen una alta implicación y motivación. Uno de los 5 motivadores más grandes que hay es la autonomía. Esto lo sabe cualquier directivo, dale autonomía a las personas y aumentarás su motivación. Pero no sólo ahí se debe de quedar el consejo: la autonomía motiva y la falta de reconocimiento desmotiva. Así que haz también que cada persona sienta que está haciendo un buen trabajo, que nos preocupamos por su desempeño, que le ayudamos a ser mejor. Conozco personas altamente desmotivadas por este motivo. Recuerda que el ser humano necesita de la mirada del otro, de sentirse reconocido dentro del grupo al que pertenece.

Me gusta el modelo de la empresa Zappos, quien da una alta autonomía a las personas que atienden al teléfono (muchas en zappos), ya que los 10millones de facturación diarios tienen que ver con mucha compra online y también mucha atención telefónica, reclamaciones, etc… Zappos da mucha autonomía a las personas para que decidan que es lo mejor hacer en cada momento. Y logra un equipo altamente motivado. No es fácil lograr ser Zappos, pero cuando has seleccionado a las personas correctas y se comparte una filosofía en el trato al cliente sabes que cada persona dará lo mejor de sí misma por lograr su satisfacción.

Ownership, esa palabra que da tanto que hablar

La última palabra que nos llega del mundo anglosajón y que tiene que ver con la motivación se llama ownership, que sería algo así como «tener un sentimiento de pertenencia o propiedad sobre la propia empresa». Es lo que comunmente llamamos «vestir la camiseta», «llevar tatuado el logotipo de la compañía» y ejemplos como este.

Cuando una persona siente que el proyecto es suyo entonces da lo mejor de si misma. Cuando no es así la implicación puede caer en picado.

Si eres emprendedor, empresario, autónomo o freelance, sabrás a que me refiero con esto del ownership porque tu proyecto lo sientes como tuyo desde que nació. Te dejas la piel, te faltan horas, trabajas fines de semana y te quedas sin vacaciones si hace falta, y sufres enormemente si algo negativo está ocurriendo en tu proyecto. Esto no quiere decir que cualquier trabajador por cuenta ajena o funcionario no pueda sentir lo mismo. Pero si lo sintiera, entonces diríamos que esta persona tiene un gran sentimiento de propiedad y pertenencia sobre el proyecto o ownership.

No es fácil conseguir este sentimiento de propiedad porque en realidad no hay tal propiedad. Podemos irnos al modelo cooperativo y allí sí que existe un concepto de «propiedad» real. Sin embargo en la empresa habitualmente los trabajadores no son socios, sin embargo queremos que se sientan como tal, qué difícil ¿no?.

Es por esto que escucharás mil expresiones como, «Tienes que considerar este proyecto como tuyo», etcétera. Cuando lo escuches sal corriendo, como cuando escuches aquello de que «en esta empresa lo más importantes son las personas»… Mejor que se demuestre.

Como siempre las palabras se las lleva el viento, y lo que cuenta son la acciones.

Veamos un pequeño checklist de cosas que podemos preguntarnos sobre estos dos temas:

  • ¿En qué medida damos autonomía a las personas para decidir cómo hacer su trabajo?
  • ¿Es el estatus un tema importante en nuestra empresa?
  • ¿Estamos dispuestos a aplanar la organización, a distribuir un poco más el poder?
  • ¿Cómo hacemos para motivar e implicar a las personas?
  • ¿Reciben las personas el suficiente reconocimiento?, ¿Les ayuda este reconocimiento a ser mejores?
  • ¿Qué hacemos cuando alguien haciendo uso de su autonomía «mete la pata»?
  • ¿Cómo creamos un sentimiento de propiedad para que las personas sientan suya la empresa?
  • ¿En qué medida podemos fomentar un sentimiento de pertenencia mayor a la empresa?

Que tengas un gran día.

 

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos