Crecimiento personal

Estímulo y respuesta

Por

Entre todo estímulo y toda respuesta existe un tiempo en el que tú puedes decidir, en el que tienes la capacidad de cambiar ese automatismo que habitualmente te acompaña y que muchas veces no te ofrece los mejores resultados…

Muchas personas dicen «es que me haces enfadar», «la crisis nos ha golpeado muy fuerte» o «esta situación puede conmigo»… Pero no se dan cuenta de que al hacer esto están eliminando cualquier capacidad de hacer algo con la realidad que les rodea, entre el estímulo y la respuesta no hay tiempo, sólo una respuesta automática, condicionada seguramente por su guión de vida.

En el momento en el que no hay una respuesta consciente, asumen un papel de víctimas, no de protagonistas.

Todo acontecimiento externo es, como tal, algo que no te pertenece, es de otros, está fuera de ti. Lo único que tú puedes hacer es cambiar tu respuesta a ese estímulo. 

En definitiva se trata de poner un pequeño espacio de tiempo y raciocinio entre lo que ocurre y lo que haces, de evitar esa situación de la que luego te arrepientes.

Nos lleva mucho tiempo aprender esto, leerlo es fácil, pero ponerlo en práctica es más complejo.

Hay situaciones en las que te sientes sin recursos, sin herramientas, sin capacidad para actuar como a ti te gustaría. El trabajo a realizar consiste en empezar a poner distancia entre lo que ocurre y lo que acabas haciendo, entre el estímulo y la respuesta.

Quizás al principio sea 1 microsegundo y más adelante consigas pensar algunos segundos antes de actuar. Unos segundos mágicos en los cuales puedes decidir sobre tu futuro, porque ya no dependes del estímulo, sino que eres tú quien decide la respuesta.

El fin último de la responsabilidad es como su propio nombre indica respons-habilidad, o la habilidad de dar una respuesta.

Somos más responsables en la medida en la que nos hacemos dueños de nuestras respuestas.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos