Crecimiento personal

¿Cómo se crea la actitud?

Por

Creo que nuestros resultados en la vida vienen determinados principalmente por nuestra forma de estar en ella, nuestra predisposición mental. Por este motivo me parece interesante saber cómo se crea la actitud, hoy te daré algunas ideas…

He pensado escribir este artículo de hoy mientras meditaba esta mañana. Ayer fue un día de entrenamiento en bici, y también de celebraciones familiares. La cuestión es que acabé demasiado cansado, muy cansado. Esta mañana me la tomé libre para entrenar también según el plan, en este caso por senderos de montaña, unos 40kms. Cuando leas esto estaré subiendo una de esas pendientes que cansan sólo con mirarlas.

Mientras meditaba esta mañana, todo lo que venían a mi eran pensamientos del tipo «Qué cansado estoy…», «Es muy temprano…», «Uf, me estoy durmiendo»…

Como puedes observar son todos ellos pensamientos que juzgan el presente, y que inevitablmente crean un estado dentro de mi. No muy positivo.

De ahí que me parece importante meditar cada día, al menos te da una perspectiva de qué tipo de pensamientos estás metiendo en tu cuerpo.

Al igual que nos limpiamos los dientes varias veces al día, creo que tendríamos que hacer una parada para meditar todos los días, para cuidar de nuestra higiene mental, tan descuidada.

Muchas veces te habrás preguntado cómo se crea la actitud, qué factores influyen en que nos encontremos de una u otra forma.

Cómo creamos una actitud

En primer lugar conviene que subrayemos que somos un todo.

MENTE – CUERPO – EMOCIONES – HOLÍSTICO

Estas cuatro dimensiones del ser se condicionan unas a otras.

  • Si mentalmente estamos muy agitados, seguramente también nuestro cuerpo tendrá algún tipo de problemas, llamémoslé estrés y sus consecuencias.
  • Si físicamente te encuentras muy cansado, tu mente no parará de recibir mensajes del tipo que recibía yo esta mañana. Y por lo tanto no te sentirás mejor…
  • Si emocionalmente te sientes abatido, seguramente esto creará en ti todo un torrente de pensamientos (mente) y estado físico (cuerpo).
  • Si de alguna forma has perdido el sentido (holístico), tanto tu cuerpo, como tu mente y emociones estarán condicionadas enormemente.

La cuestión es que la actitud no emerge por arte de magia, emerge porque de alguna forma se lo permitimos.

Si hoy tienes una actitud victimista del tipo «lo que me faltaba…», «todo me ocurre a mi…«. No pienses que te ha llegado sin que tú hayas hecho nada al respecto.

La actitud ha entrado en tu casa porque tú se lo has permitido.

Lo peor es que la mayor parte del tiempo somos inconscientes de cómo lo hemos permitido. Generalmente la dejamos «entrar en nuestra casa» a través de un comentario, una postura o un recuerdo, y una vez dentro le invitamos a la mesa a que amplifique su mensaje. Al final, nos acostamos con ella.

Y llega un momento en que te has enamorado de tu actitud, y te confundes con ella. En ese momento ya no es que te asalten pensamientos victimistas, negativos o catastrofistas, es que tú eres el victimismo, negatividad y la catástrofe.

De ahí que me parezca cada día más importante poner todas las alarmas, afinar los sentidos para detectar cuándo una determinada actitud está llamando a tu puerta, para así poder decirle «ahora no».

La autoconciencia es una de las competencias clave de la inteligencia emocional, también en el entorno de trabajo, por este motivo, es fundamental que las personas seamos cada vez más conscientes de nosotros mismos, para así poder cultivar un tipo de actitud u otra. Dicen que la actitud es más importante que el coeficiente intelectual en los entornos de trabajo actuales.

Podría ir todavía más lejos, podría decir que nuestra actitud depende de nuestra genética, también sería cierto, en parte.

O que depende de nuestra historia personal o guión de vida, también sería cierto, en parte.

O de nuestras creencias, y también sería cierto, en parte.

O que depende de nuestro entorno más inmediato. Si te dan un traje de guardia de seguridad, lo más probable es que tu actitud sea un poco más controladora que si te dieran un hábito de monje budista. También sería cierto, en parte.

Pero lo que no deja de ser cierto en su totalidad, es que tu actitud, ahora, depende de cómo estés afrontando este día que se abre ante ti.

Lo cierto, es que la actitud para mi lo es casi todo, porque con ella puedo construir mi vida y darle forma, de ahí este interés por cultivarla.

Cultiva tu actitud, no te enfríes.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


14 Comentarios

  1. Ana Barredo

    Hola a todos!
    Tengo 36 años y he pasado los 3 peores años de mi vida. Murieron mi padre y mi abuela, mi pareja me dejó. No supe seguir con un proyecto que tenia y ahora estoy en casa de mi madre q tiene una pensión. Quiero irme a Barcelona, si alguien me puede ayudar le agradezco.Ahora, busco empezar de nuevo, estoy dispuesta a todo. Mi padre decía que lo más importante es la actitud y así es.
    A por ello. Gracias por tus palabras César.

    Responder
    • Gracias a ti por las tuyas Ana. Te deseo lo mejor. Cultiva dentro de ti siempre esa pequeña llama de actitud positiva, que aunque breve y tenue, se puede convertir en un gran volcán de energía. Ánimo y confía. Un abrazo.

      Responder
  2. Edixo Herrera

    Gracias por este artículo!
    Admito que por años había sido esclavo de una actitud pesimista y esto me valió perder muchas oportunidades y hasta inhabilitarme en las áreas donde mas destacaba y es que vivir esclavo del pesimismo te ciega y transforma la vida rica en un mar de pobreza.
    Ayer, sin recursos aparentes para sustenerme, asumí tres tareas:
    Ver el mundo desde una perspectiva positiva!
    Dar lo mejor de mi en todo lo que hago!
    Dejar de pedir y ser yo quien da!

    Como resultado inmediato, tuve un día excelente y sé que mi vida sera mucho mejor!

    Feliz día!

    Responder
  3. Paco Domingo

    Articulo muy interesante. Gracias por hacerme pensar sobre este tema. Tomo nota, intentare todos los dias dedicar un rato para meditar sobre el dia y ver el estado de mi actitud.

    Responder
  4. Jaime Tecles

    Entrenamiento ciclista con almuerzo en Porta de la Mar.
    Hecho un campeós. Saludos. Jaime

    Responder
  5. Virginia

    Buenos días Elisa,
    Desgraciadamente yo también pasé por una situación similar a la tuya, después de darlo todo en una empresa por más de diez años me despidieron, al principio fue duro, no me lo podía creer, pero días después empece a pensar que quizas esa era la nueva oportunidad para cumplir mis sueños, hoy en día estoy trabajando en un nuevo proyecto que me entusiasma y me llena cada día.
    Así que no te desanimes y sigue adelante, que todo pasa por algo…
    Gracias Pedro por tus reflexiones!!!

    Responder
  6. Miquel Pino

    Buenos días Cesar,
    Muchas gracias por compartir estas reflexiones por escrito.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo. La Actitud siempre multiplica en positivo o en negativo según sea tu predisposición.
    Afortunadamente depende de uno y no de los demás. Por lo tanto, yo me sumo contigo a estar siempre predispuesto a tener una actitud mental positiva para hacer realidad todos y cada uno de mis sueños.
    Un fuerte abrazo desde Bañolas

    Responder
  7. Elisa Pallares Bassets

    Gracias Pedro.
    después de 22 años trabajando en una farmacéutica, decidieron prescindir de mi.
    Desde el minuto cero, he pensado que esta situación será una oportunidad para mi.
    Llevo un año sin empleo y cada día me esfuerzo, para que esta puerta que deja pasar estos pensamientos que no te aportan nada, no se abra. Difícil, pero no imposible.
    Tus palabras nos ayudan a no desfallecer. Gracias!!

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad