Comunicación

Adopta posturas de poder cuando te sientas débil

Por

posturas de poder

Nuestra forma de estar en el mundo determina nuestra forma de sentirnos, y esta, como sabes, determina ampliamente nuestros resultados. Si queremos, sinceramente, un cambio en nuestra actitud, tenemos que provocar primero un cambio en nuestra forma de salir al mundo, de caminar por el mundo, de vivir en el mundo. Hoy te hablaré de las posturas de poder, y te parecerá interesante…

No sé si eres consciente de todo lo que te pierdes por no cuidar pequeños detalles que están en tu mano, no sé si sabías como la sonrisa, la postura o la respiración, pueden hacer que tu actitud mejore. Yo tampoco era consciente hasta que me tomé en serio la mejora personal, y me dije a mi mismo “Si quiero resultados diferentes, tengo que estar de forma diferente”. Uno no puede tener buenos resultados si camina por la calle con el gesto apagado y mirando al suelo.

La comunicación con el inconsciente y subconsciente ocurre en ambos sentidos, el inconsciente y subconsciente influyen al comportamiento consciente y también el comportamiento consciente influye al inconsciente y subconsciente. Por lo tanto, una de las formas que tenemos de re-programarnos, es cambiar conscientemente ciertos aspectos de nosotros mismos, para así poder influir en nuestro yo más profundo.

En aquello que ponemos la atención, como bien sabes, se hace más grande. Si ponemos la atención en caminar de forma erguida y segura, es muy probable que en poco tiempo te encuentres más seguro de ti mismo/a. La postura me parece una cuestión crucial cuando se trata de afrontar la vida. Una persona segura, feliz y confiada, suele tener una postura que refleja dicha seguridad y felicidad. Una persona abatida, suele tener también una postura que lo refleja.

  • ¿Cómo sería la postura de la seguridad? Por favor, ponte en pie y trata de hacerla físicamente.
  • ¿Cómo sería la postura de la infelicidad? Haz lo mismo.

Es posible que hayas notado que ambas posturas son muy diferentes, y que cada una de ellas te ancla a sentimientos diferentes.

posturas de seguridad

POSTURAS DE PODER

Es posible que te suene el nombre de Amy Cuddy por su conocida charla TED, esta psicóloga ha estudiado a fondo cómo las posturas influyen sobre nosotros, como modifican nuestros niveles cerebrales de testosterona y cortisol, mejorando así nuestras probabilidades de éxito en una situación.

Como sabes la testosterona es una hormona relacionada con la seguridad y el cortisol con el estrés, a mayor cortisol una persona se encuentra más estresada, de alguna forma es un veneno para tu organismo.

Amy ha definido un término que ella llama las “posturas de poder”, y son aquellas en las que mostramos una actitud de seguridad y confianza en nosotros mismos, aún cuando realmente te sientes inseguro mientras las realizas.

Sus estudios demuestran que:

“Cómo nos ven los demás y cómo nos vemos nosotros mismos, modifica nuestros sentimientos y resultados en una situación”

Piensa en que tienes una reunión difícil para negociar una subida de sueldo, un divorcio, o cerrar una venta con un cliente ¿cómo crees que influirá tu postura corporal ante el resultado?

Los estudios nos demuestran que muchísimo. Dependiendo de la postura que adoptes, no sólo reaccionará la otra parte, sino que también te sentirás tú. Emitimos juicios demasiado rápidos basados en el lenguaje corporal de los demás, y consecuentemente les juzgamos y tratamos en base a ello, por lo que estamos tremendamente influenciados las expresiones no verbales.

mostrar seguridad en la postura

Pero ¿Cómo son las posturas de poder?

Los seres humanos, como las criaturas del reino animal, cuando nos sentimos poderosos, tendemos a expandirnos inconscientemente, nos hacemos más grandes en el espacio con nuestro cuerpo. Esto pone de manifiesto cómo de universales y antiguas son estas expresiones de poder.

Un ejemplo muy claro es cuando se gana un partido en el deporte o también en el terreno profesional, todo el mundo levantamos las manos arriba en forma de V y elevamos también el rostro hacia arriba. Es algo que hacen incluso las personas invidentes que no han tenido visión desde que nacieron.

Por otro lado ¿Qué hacemos cuando nos sentimos impotentes? En realidad es lo contrario, nos cerramos y hacemos más pequeños, es algo así como querer desaparecer o pasar desapercibidos, no hacer ruido, no molestar.

También ocurre en estos casos que si alguien se muestra muy poderoso con nosotros, nuestra tendencia es a hacernos pequeños.

posturas de poder amy cuddy

Y ¿todo esto puede influir cambios en nuestra mente? Sí, en la testosterona (la hormona del poder) y el cortisol (la hormona del estrés). Los estudios en personas y animales han demostrado que aquellos que se sienten más poderosos tienen los niveles de testosterona a un nivel más alto, y el cortisol a un nivel más bajo, es decir tienen menos sensación de estrés, y se pueden relajar.

Cuando te sientes de una u otra forma, adoptas una serie de posturas ¿verdad? De lo que no eras consciente hasta ahora es de que si adoptas una determinada postura también te sentirás de una determinada forma, y lo que es mejor provocarás una respuesta en tu entorno basada en esta postura. Es decir, mejor postura son mejores resultados.

Lo mejor de todo es que según Amy ha demostrado, con tan sólo dos minutos en la postura adecuada, tus niveles de testosterona y cortisol empiezan a cambiar para que te sientas más seguro/a y relajado/a ante una situación, lo que mejorará tu actitud.

Antes de afrontar una situación difícil en tu vida, retírate a algún lugar y adopta la postura de poder que te haga sentir más seguro y confiado. Luego afronta la situación. Tu experiencia y resultados cambiarán por completo.

Mi invitación no es que pongas tus brazos en jarras justo cuando estás teniendo una conversación difícil con alguien, sino que hagas dos cosas:

  1. Antes de la conversación, retírate y adopta cualquiera de las 5 posturas de poder definidas por Amy. Eso cambiará tus niveles de testosterona y cortisol.
  2. Cuando tengas dicha conversación, adopta una postura abierta y segura, sin necesidad de que sea tan desafiante como muchas de las posturas de poder que has visto en la imagen.
Adopta posturas de poder cuando te sientas débil
4.7 ([por]) 13 votos

Suscríbete a nuestra newsletter y únete a nuestro grupo privado donde descubrirás todas las novedades

1 Comentario

Deja tu comentario




*