Gestión empresarial

Aciertos y errores del Marketing Político

Por

marketing politico

Cada día utilizamos más el marketing para todo, y últimamente se utiliza mucho para hacer política. Actualmente las elecciones no se ganan sólo por un programa (que nadie lee) sino por la campaña de marketing político que hay detrás de cada persona / partido, «No sólo hay que ser bueno, sino parecerlo» nos decía la conocida frase. Hoy te contaré algunos de los aciertos y errores que encuentro en los distintos aspirantes a liderar España a partir del 20 de Diciembre…

El marketing político en esta campaña

Todo lo que voy a decir, lo digo con el máximo respeto a la ideas y percepciones políticas de los ciudadanos y los que leéis este blog. Aún así, siéntete libre de opinar, criticar y proponer en comentarios. Son tan sólo reflexiones que me hago después de ver lo que está ocurriendo en los últimos meses.

La imagen cuenta

En política la imagen cuenta más de lo que pensamos. Tanto que la imagen que transmitimos es capaz de cambiar el rumbo de unas elecciones. Si algo ha demostrado la resonancia magnética funcional para el neuromarketing es que lo que decimos y lo que pensamos no está en consonancia. Por ejemplo, en distintos estudios con ojos cerrados se ha demostrado que los consumidores prefieren el sabor de Pepsi a Coca-Cola, sin embargo, cuando vamos a comprar preferimos echar a la cesta de la compra Coca-Cola. La marca Coca-Cola nos transmite más.

Esto demuestra que nuestras decisiones no son racionales habitualmente, y en política tampoco.

Paralelamente, son bastantes los estudios que sacan la conclusión que los políticos más «apuestos» tienen más posibilidades de ganar las elecciones. De hecho, en más de una ocasión se han enseñado fotos de varios políticos de un estado de EEUU a ciudadanos de otro que no podían conocer su identidad, pidiendo que dijeran quien les parecía más apuesto. Finalmente esa persona ha ganado las elecciones con más probabilidades que el resto de candidatos. Incluso una decisión tan complicada como esta la tomamos en base a nuestras sensaciones, y en esto la imagen cuenta.

Ciudadanos

Albert Rivera me parece un gran candidato para dirigir España en los próximos años, pero en el debate del 7D perdió varias decenas de miles de votos. ¿El motivo? estaba muy nervioso y se le notaba a leguas. Esto, que quizás parece algo irrelevante, es fundamental en un debate que han visto el 50% de las personas que veían la TV en ese momento o lo que es lo mismo 9,2 millones de personas.

Esta imagen o sensación de nerviosismo continuó en el debate, se transmitió una inseguridad que no le hizo ningún bien, lo que pudo hacer que muchas personas que estaban entre Ciudadanos y otras opciones (PP, PSOE), hayan optado por volver a las opciones tradicionales que ofrecen más seguridad y experiencia.

albert rivera ciudadanos

PSOE

Pedro Sánchez es el más alto y apuesto, según las encuentas esto juega a su favor y en su lenguaje no-verbal se transmite más seguridad y coherencia que el resto de candidatos. El problema que tiene es la mochila del PSOE, que pesa mucho. Los ERE de Andalucía, la gestión de la crisis de Zapatero…etc…, la mayoría de los españoles, aunque contentos por algunos cambios positivos, no han olvidado que no se hizo nada relevante e interesante para evitar caer en la crisis 2008-2015 que tantos disgustos nos ha traído.

Otro problema de marketing es que el PSOE todavía se llama a sí mismo «obrero», como si estuviéramos todos trabajando en la mina o en la obra. Y esto no contenta a una parte de la clase media, que ya no volverá su voto al PSOE habiendo otras opciones como Ciudadanos o un PP renovado (de eso habría mucho que hablar). Al PSOE le toca un cambio de nombre, aunque con Pedro Sánchez como candidato han dado en la diana. Apuesto a que con un 75% de probabilidades será el próximo presidente (aunque no me guste del todo la idea), en coalición con otros, claro.

De hecho, creo que el próximo partido en el Gobierno será una alianza PSOE-Ciudadanos. Con el primero a la cabeza.

pedro sanchez psoe

Al día siguiente del debate del 7D pudimos ver un discurso muy carismático, algo que se hecha en falta en la política española. No sé como evaluar este video, algunas personas dicen que les parece demasiado, otras que les parece una subida de tono adecuada. A mi particularmente, me gusta que al menos un par de discursos en una campaña, tengan este tipo de arranques en un candidato a la presidencia. Obama lo hizo también en las presidenciales del 2008, estuvo contundente en muchas ocasiones, aunque un poco menos agresivo que Sánchez. ¿Tú que opinas?

Podemos

Pablo Iglesias lleva un tiempo actuando con mayor precisión, evita caer en los enfrentamientos que habitualmente le caracterizaban, su tono, pese a que sigue siendo muy revindicativo, se ha calmado. Desde que llamó «Pantuflo» a Eduardo Inda y otras varias se ha calmado. El problema es que su mensaje es muy reactivo, habla mucho de lucha y de confrontación, y eso no gusta a la mayoría de las personas.

Siendo conscientes de que su agresividad les dejaba con los votos de muy pocos ciudadanos, han variado el rumbo para pescar en nuevos caladeros con otros perfiles de votantes.

Esto hace que Podemos haya bajado en intención de voto en el último año. Muchos ciudadanos, descontentos, han visto como detrás de Podemos podrían haber muchos problemas si este partido estuviera en el gobierno. Su apoyo a Chávez «hoy nos ha dejado un demócrata» y otros tantos temas muy sensibles quedan anclados en la mente de muchos ciudadanos como imperdonables.

pablo iglesias podemos

Partido Popular

Rajoy y el PP son la opción más segura para muchos, y seguramente sean quienes más votos obtengan el 20-D (según dicen las encuestas), pero tienen un problema muy grande: No han reconocido los errores, y Rajoy no tiene buena marca personal más que para una parte muy conservadora del electorado.

Se esconde en los debates como pudimos ver el pasado lunes. Lo de «en el PP trabajamos en Equipo y por eso he venido yo al debate» (Soraya Saenz de Santa María) no cuela, y supone una gran pérdida de credibilidad para los ciudadanos. Es difícil sentir que te puede gobernar en los próximos años un partido cuyo presidente no asiste al quizás más importante debate de la democracia en España.

Como ejemplos de errores garrafales en marketing político por parte del PP es llevar a Xavier García Albiól como candidato a las elecciones catalanas o su anterior predecesora. ¿Se puede tener una peor marca personal? Creo que estos candidatos no sintonizaban ni siquiera con la mayoría de votantes del PP.

Esta es la muestra de que en política no siempre se pone al candidato/a que más vale, sino al que está.

mariano rajoy pp

Otras opciones…

Por otro lado tenemos a UPYD, que ha ido a menos… y creo que se quedará sin prácticamente votos, como le ocurrió a Unió en las elecciones catalanas. Un exceso de personalismo en Rosa Diez y que dos personas de mucha marca personal como Toni Cantó e Irene Lozano salieran descontentas de su partido, ha hecho que UPYD acabe de colapsar. El video de campaña de este año «¿Quién es Andres?», lamentable aquí tienes una muestra. Cuando tu campaña se basa en este argumento es que algo estás haciendo muy mal a nivel de marketing político, aunque hayas cambiado el logo.

Es cierto que UPYD ha sido uno de los principales responsables de aflorar mucha corrupción de la que ha habido en España, pero si no le conocemos, ¿no habría que hacérselo mirar? Uno puede sintonizar bastante con las ideas de UPYD, pero lo cierto es que si fuera una empresa ahora estaría en quiebra, y eso se debe a sus dirigentes. Podemos decir mil excusas, pero no se ha sabido hacer marketing (política seguramente sí).

Luego tenemos a Izquierda Unida y Alberto Garzón, sólo tiene un problema y grande: no transmite seguridad. No es exceso de juventud, es que transmite inseguridad con la mirada y con gestos políticos como la alianza con Podemos en las elecciones catalanas. Este gesto le costó credibilidad, porque los de Podemos se merendaron la marca de IU y la marca Garzón. Luego Garzón dijo algo así como que «sentía que en esas elecciones se había puesto en nombre de Podemos por encima de la candatura de unidad popular que en realidad habían querído hacer» ¿Qué esperabas?

errores del marketing politico

En fin, esta es mi propia percepción de cómo están las cosas ahora mismo. Además de las ideas (que cada uno tenga las suyas) creo que se podrían hacer algunos ajustes a nivel de marketing que vendrían muy bien para que los partidos tuvieran mejores campañas. Recuerda, no sólo hay que serlo, sino parecerlo.

Cuando las campañas las dejamos solamente en ideas y programas, las cosas se suelen torcer un poco, como el 20D veremos. El marketing político no tendría que existir, pero lamentablemente existe.

De todos modos, la democracia está de enhorabuena. El simple hecho de que podamos hablar de tantos partidos es un buen síntoma que nos lleva más allá del clásico bipartidismo que vivíamos en España. ¡Qué gane el mejor!

¿Qué opinas?

Que tengas un gran día.

Suscríbete a mi newsletter y recibe nuevas herramientas y recursos.