Crecimiento personal

Imagina que tienes una nueva vida…

Por

tener una nueva vida

Imagina que tienes la oportunidad de volver, de tener una nueva vida, de entrar de nuevo en tu cuerpo, de aprovechar de nuevo todos los años que has vivido, y de poner el contador a cero en todos los sentidos ¿Qué harías?

Imagina que pudieras volver hacia atrás, hacia el comienzo de todo ¿qué harías diferente?

¿A qué te dedicarías?, ¿seguirías eligiendo tu profesión actual o quizás cambiarías algo?… Es posible que si volvieras a empezar, tomaras otro rumbo profesional o quizás uno parecido… ¿Cambiarías algo? Hay muchas personas infelices con su trabajo, con aquello a lo que van a dedicar casi un 50% de su vida.

Vemos personas infelices por no encontrar un sentido, por sentirse poco motivados, por que ven muy difícil encajar el trabajo en la vida, pero no hay otro remedio. Lo contrario es que la vida “encaje en el trabajo”, pero es algo antinatural, la vida en sí misma es más grande que cualquier dedicación profesional.

¿Dónde vivirías?, ¿en qué lugar del mundo?, ¿en qué tipo de casa? Es posible que eligieras tu misma ciudad o tu misma casa, pero también es posible que pienses que si volvieras a entrar en tu vida, quizás harías lo posible por vivir en un lugar distinto, o más inspirador para ti.

¿Qué personas estarían cerca de ti? Quizás estarían las personas que hoy te acompañan o a lo mejor te gustaría que fuesen otras. Si volvieses a entrar en la vida ¿qué personas te gustaría encontrarte?

La vida es una, sólo puedes probarla una vez. La mala noticia es que no volverás a nacer y no tienes oportunidad de cambiar tu pasado. La buena noticia la resume la siguiente frase:

El mejor momento para plantar un árbol fue hace 30 años, el segundo mejor momento es ahora.

Que seas feliz