Crecimiento personal

Vamos a llevarnos bien, pero tú primero

Por

Los conflictos en los equipos afloran constantemente, malentendidos entre departamentos, distintos puntos de vista entre compañeros, tensiones externas y otros factores hacen que las relaciones se tensen, que haya personas a las que no puedas aguantar y que con el paso del tiempo nos alejemos unos de otros sin darnos apenas cuenta. Lo que acaba en una gran toxicidad dentro de cualquier equipo.

Soy de la forma de pensar de que el verdadero conflicto no lo mantenemos con los demás, sino con nosotros mismos, lo que hace más difícil todavía la gestión del conflicto, porque me tengo que hacer responsable del mismo para solucionarlo.

«El que conquista a los demás es poderoso, el que se conquista a sí mismo es invencible» decía Lao-Tse seis siglos a.C.

Pocas personas entienden que para solucionar y gestionar un conflicto hay que ceder, hay que mantener una actitud humilde y abierta que nos permita a ambas partes acercarnos, ya que desde la diferencia, la tensión y el rencor no se podemos sino alejarnos más.

Me recuerda a cuando en una película el secuestrador tiene que liberar a alguien a cambio del rescate. Los rescatadores piden que se libere primero a la persona y luego entregarán el dinero. El secuestrador pide lo contrario: dame el dinero y luego libero a la persona. En nuestras empresas ocurre lo mismo, no nos fiamos unos de otros. Por lo tanto, si vamos a llevarnos bien, tú primero. Mejor que empieces tú, no vaya a ser que sea yo y que te aproveches de mi vulnerabilidad.

conflictos en los equipos

¡Cuánta humildad nos hace falta, cuánta conquista de nosotros mismos, sin miedo a los demás para poder trabajar realmente en equipo!

Nos quedan 5 lecciones pendientes para reducir los conflictos en los equipos:

  1. Aprender a no temer
  2. Aprender a no defendernos
  3. Aprender a saber que nadie nos hará daño si nosotros no queremos…
  4. Aprender ser los que demos el primer paso por acercarnos al otro…
  5. Aprender a mantener una actitud tranquila y de aceptación ante lo que percibimos como ataques del otro…

Dirás que es una forma demasiado idílica de ver el mundo, mientras tanto y si lo que quieres es que nos llevemos bien, tú primero.

Keep walking

Suscríbete a mi newsletter y recibe nuevas herramientas y recursos.


, ,

6 Comentarios

  1. Si siempre eres el que sedes?… Debe tener un limite esta actitud?
    Si dirijes a 2 mujeres y una de ellas es tu esposa: celosa y muy difícil… Como harias?. Saludos y gracias por tus consejos.

    Responder
    • Caramba Ismael, es un dilema. La clave es saber separar, y dejar claro cuando eres jefe y cuando esposo. Marcar los límites en estos casos viene muy bien.

      Responder
  2. Jose Miralles

    Hola Cesar,
    Creo haber leído hace ya algún tiempo en alguno de tus artículos, y por cierto me fue muy bien para un proyecto personal que llevo entre manos, que el departamento de I+D no debe de ser un departamento más en las empresas, sino algo inherente a cada departamento.
    Aprovechando aquel artículo y el mensaje de Miguel Ángel yo iría un poquito más allá. Vamos a ser más solidarios, es decir vamos a aportar todo aquello que podamos sin esperar nada a cambio, y quizás consigamos empresas más humildes.

    Responder
    • Hola José! Me alegra tener noticias tuyas! espero que estés muy bien. Me encanta la idea que comentas de ser más solidarios, y además de verdad, como dices «Sin esperar nada a cambio».
      Un fuerte abrazo José, espero verte pronto.

      Responder
  3. Miguel Ángel García

    La mayoría de las personas buscamos recibir antes que dar, sin tener en cuenta que lo realmente difícil y por ello más meritorio es dar, ayudar, compartir sin esperar nada a cambio. Sin embargo en las empresas (me refiero a todas las partes implicadas) se busca primero la recompensa antes que ofrecer posibilidades. Una pregunta ¿Ves humildad en las empresas? Porque te aseguro que en toda mi carrera profesional, la humildad en las empresas, por desgracia estaba demasiado ausente. Un saludo

    Responder
    • Hola Miguel Ángel! Creo que a la empresa y al sistema en general le falta humildad. Es posible que exista, pero sobretodo cuando las cosas van muy bien. Pero cuando escasean los recursos, sálvese quien pueda. Será cuestión de pensar en la empresa que queremos en unos años.
      Cuídate mucho Miguel Ángel

      Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad

*