Liderazgo

Herramientas para tomar decisiones en un equipo

Por

Cada equipo está formado por diferentes tipos de personas, con carácter diferente, costumbres diferentes, forma de relacionarse diferente y con roles diferentes dentro del equipo. El líder, como principal responsable del mismo, tendrá que tomar muchas veces decisiones sobre el desarrollo del equipo y su capacidad por conseguir los mejores resultados. En este post me gustaría hablarte de una sencilla matriz para la tomar decisiones en un equipo…

Un líder que no toma decisiones asegura el fracaso del proyecto a medio o largo plazo, ya que los equipos necesitan de personas que tomen la iniciativa, que les hagan avanzar moviendo las fichas necesarias en cada momento.

En ocasiones el líder tiene un papel difícil con la toma de decisiones, porque existen decisiones difíciles de tomar y no siempre sabe cómo actuar de la mejor forma posible para el equipo. Mediante la herramienta que presento a continuación se hace algo más fácil y «racional» la toma de decisiones.

Matriz para la tomar decisiones en un equipo

Se trata de una matriz 2×2 en la que vamos a poner:

  • En un eje la aptitud de las personas: en qué medida saben, conocen, son expertos en algo, disponen de las habilidades y conocimientos necesarios.
  • En otro eje la actitud de las personas: en qué medida su predisposición al trabajo es positiva, sus ganas, su motivación y los comportamientos derivados de esta motivación son los adecuados para el trabajo.

 De esta forma, nos encontramos con cuatro cuadrantes bien diferenciados:

Viendo esta matriz es fácil poder categorizar a las personas de nuestro equipo dentro de uno u otro cuadrante. Dependiendo de el cuadrante en el que esté cada una de las personas de nuestro equipo nuestra estrategia será diferente.

Personas del cuadrante 1. Quiere y Sabe.

Estas personas son nuestros mejores colaboradores, aquellos en las que más podemos confiar y que son una de las principales causas de los buenos resultados del equipo cuando se dan. La estrategia a seguir con estos perfiles es:

  • Animarles para que sigan haciendo un buen trabajo.
  • Apoyarles y ofrecerles los recursos necesarios para lograr buenos resultados.
  • Tutorizarles y desarrollarlos mediante el estilo líder coach para que puedan llegar más allá. Son personas capaces que tienen que sentir nuestro apoyo y el plan de carrera dentro de nuestro proyecto.

En muchas empresas que no disponen de planes de desarrollo y carrera, estos individuos acaban abandonando el proyecto porque encuentran otros lugares de trabajo que sí ofrecen proyectos más ambiciosos a la altura de su capacidad. Las personas del cuadrante 1 son fundamentales para la empresa, hay que cuidarlas como a ninguna otra.

Personas del cuadrante 2. Quiere y No Sabe.

Normalmente los recién llegados, o personas que deben de aprender una forma de hacer un trabajo. Con estas personas lo más importante es que les enseñemos a hacer bien el trabajo. Para ello será importante:

  • Desarrollar métodos y procedimientos sobre la forma de trabajar.
  • Ofrecer tutorización personal y ayuda para aprender.
  • Ofrecerles un mentor para su desarrollo profesional.
  • Formarles en las habilidades y conocimientos que requiera el trabajo en sí mismo.

Las personas en este cuadrante serán los futuros protagonistas de la empresa si les conseguimos enseñar e implicar adecuadamente para que pasen al cuadrante 1.

Personas del cuadrante 3. Sabe pero No Quiere

En los cuadrantes 3 y 4 empiezan los problemas actitudinales, que son los más difíciles de superar. Tomar decisiones en un equipo con este tipo de perfiles implica saber motivar o cambiar actitudes.

En ocasiones un No Quiere puede resolverse fácilmente mediante una conversación honesta y directa, cuando se trata de aspectos muy simples y concretos del trabajo de una persona. Si por ejemplo un colaborador de vez en cuando llega tarde al puesto de trabajo, se trata de un problema actitudinal que se puede solucionar de una forma relativamente sencilla.

En este cuadrante hay que diferenciar entre lo que se puede mejorar o lo que incluso podríamos dejar pasar, de aquello que no se puede dejar pasar y que si no mejora tendríamos que prescindir de la persona.

Si alguien sabe hacer muy bien su trabajo pero su actitud es muy negativa con los clientes, y además crea un clima enrarecido en el equipo, tendremos que tomar decisiones sobre esta persona. Generalmente prescindir de los servicios de este colaborador será lo más recomendable si otras estrategias no han funcionado.

Por lo que en este cuadrante la función del líder será:

  • Motivar a aquellas personas que sí van a cambiar su actitud para que lo hagan y pasen al cuadrante 1.
  • Prescindir de aquellas personas con actitudes no negociables y con problemas de comportamiento que no se superan y que no estamos dispuestos a tolerar.

La mayoría de líderes tienen problemas en este cuadrante porque la persona sí que sabe hacer el trabajo, incluso es un experto/a. En ocasiones la empresa es “secuestrada” por alguna/s de estas personas. La empresa tiene miedo de prescindir de ellas por todo el know how que atesoran y porque piensan que no van a encontrar a nadie que haga el trabajo igual. Suele ser un error no prescindir de ellas, ya que a la larga acaban causando más daño que el beneficio a corto plazo que se les suponía.

Personas del cuadrante 4. No Sabe y No Quiere

Con estos perfiles tomar decisiones es más sencillo, por lo general: debemos de prescindir de ellos. En el mercado encontraremos fácilmente a personas que sí quieran aunque no sepan hacer el trabajo y tengamos que formarles. En las empresas familiares no es demasiado extraño ver a este tipo de perfiles ocupando puestos de responsabilidad o administrativos que intoxican la moral del resto del equipo como manzanas podridas en un cesto. Aquí el problema es mayor, ya que prescindir de ellos no suele ser una opción.

En cualquier caso recuerda la máxima: El proyecto está por encima de las personas.

Lo que nos invita a pensar que personas que dañen el proyecto deben de abandonar el barco.

En resumen: Las estrategias a seguir con cada cuadrante son:

  1. Quiere y Sabe. APOYAR
  2. Quiere y No Sabe. FORMAR
  3. Sabe pero No Quiere. MOTIVAR O PRESCINDIR
  4. No Sabe y No Quiere. PRESCINDIR

Ahora te invito a que realices un análisis de tu equipo utilizando esta matriz. Pon en nombre de cada persona en su cuadrante y a partir de ahí será más fácil tomar decisiones.

 

Que tengas un gran día

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos