Gestión del tiempo

4 claves para ser más eficiente con el tiempo

Por

Vivimos tiempos algo caóticos, en momentos de crisis es habitual que muchos de nosotros nos encontremos con mucho trabajo por hacer, pero sin embargo con una ejecución que no llega a la altura de nuestras expectativas. Seguramente te habrás preguntado cómo ser más eficiente con el tiempo, porque te interesa avanzar, porque te interesa salir de esta situación cuanto más rápido mejor, porque quieres volver a tu ritmo natural de productividad.  Hoy te doy algunas claves para que puedas salir de este valle de ineficiencia que puede que estés viviendo.

Ser más eficiente con tu productividad

Clave 1. Lo primero que tenemos que hacer es no culparnos demasiado por el hecho de que no estemos siendo productivos. La culpa sólo añade un sentimiento de resentimiento contra ti mismo que no te va ayudar a sacar la cabeza, sino que te hundirá todavía más.  Normalizar la situación, considerar que cualquier profesional de este planeta está teniendo ahora problemas similares, es una de las formas de empezar a salir de aquí. Así que empieza a llevarte mejor con el hecho de que no llegas a ser todo lo productivo que deseas.

«Cuando no podemos cambiar una situación nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos» Victor Frankl

Clave 2. Lo segundo sobre lo que hay que trabajar es sobre una ejecución más fina, más limpia, que te ayude a generar dentro de ti la sensación de que estás avanzando. Esto no es una tarea demasiado difícil, sin embargo es una mente demasiado nublada por las preocupaciones y por algunas expectativas negativas sobre el futuro, sí que requiere cierta complejidad.

«Cada tarea límpia la mente» me dijo un monje en una ocasión. Y es cierto, ya que cada tarea aunque sea simple, tiene el poder de hacernos sentir estamos avanzando, el simple hecho de ejecutar, de terminar algo es ya en sí mismo un gran motivador.

Es posible que te encuentres bloqueado, es posible que no consigas llegar a todas tus expectativas, pero no te deberías centrar en esto, sino más bien en avanzar paso a paso. Cada tarea limpiar la mente, una frase muy simple que esconde mucha sabiduría. A la mente le encanta tenerlo todo bajo control, tener el máximo número de tareas finalizadas, cuando logramos tenemos menos estrés. Si hay algo que define una persona estresada y con un exceso de ansiedad, es la cantidad de temas que hay abiertos en su mente, la cantidad de cuestiones sin finalizar, la cantidad de tareas sin hacer…

Un profesional centrado se identifica fácilmente, es una persona que sabe lidiar con la complejidad, una complejidad que muchas veces no decidimos nosotros sino que viene condicionada por el entorno en el que vivimos. Pero no solo hay que llevarse mejor con la complejidad, hay que ejecutar, y para lograrlo hay que avanzar.

«La mejor forma de avanzar es planificando, aunque sea poco, aunque sea planificando las dos próximas horas en las que tengo un hueco libre en mis curiosos días de teletrabajo».

Clave 3. No te pongas a trabajar sin planificar. Esta frase es un dogma, es una ley universal para aquellos que sabemos que nuestra productividad es saboteada constantemente por nosotros mismos, por nuestra propia dificultad para salir de zona de confort. Son muchas las personas que cuando se sientan delante de su ordenador lo primero que piensan es en la tarea más urgente, o en la que más les apetece hacer, y se ponen a hacerla… después siguen otras tareas. Esto es un grave error, nunca tendríamos que ponernos con ninguna tarea concreta antes de haber planificado esa jornada de trabajo.

Por lo que hemos visto hasta ahora, llevarnos mejor con esta situación, avanzar constantemente aunque sea poco, y planificar nuestra jornada de trabajo es fundamental. Ahora viene una última clave a la que me gustaría dedicar unas palabras.

EL PODER DE LA AUTODISCIPLINA

Clave 4. La disciplina con uno mismo es un elemento crucial, ya que nos habla de la fidelidad a nosotros mismos, nos habla de ser congruentes con nuestros propios valores y metas. Sin embargo, esta disciplina no es especialmente el valor que más honramos estos días, ya que es precisamente la situación caótica que vivimos la que ha hecho que entremos en un bucle de adicciones de todo tipo. Adicción a los medios de comunicación, a mirar la pantalla de tu teléfono móvil, a las redes sociales, a la comida, por nombrar sólo las más comunes. Todas ellas contrarias a la disciplina que te hará ser tu mejor versión.

Pero la buena noticia es que la autodisciplina es un músculo, es algo que puedes empezar a fortalecer ahora mismo. Quizás pienses que te queda demasiado lejos en estos momentos eso de ser muy disciplinado contigo mismo, pero tan solo es que tu músculo de la autodisciplina no está entrenado. De ahí que la clave pase por empezar a entrenarlo, por fijarte pequeñas metas que puedas cumplir hoy mismo, pequeñas tareas que cuando acabe esta jornada puedes marcar como realizadas y por lo tanto sentirte satisfecho.

Ahora es momento de que empieces a reconstruirte, de que empieces a volver a recordar quién eras, pero más todavía de que empieces a crear el plan de la persona y el profesional que quieres ser. Después de esta sacudida, nada mejor que reinventarnos, nada mejor que intentar ver cómo podemos sacar partido de esta crisis y por lo tanto salir victoriosos.

Sabemos que lograrlo no va a ser demasiado fácil, sabemos que a muchas personas les va a costar tanto que no se sentirán capaces. Pero aquí reside una de las grandes diferencias, uno de los grandes elementos que hacen de nosotros personas ordinarias con capacidades extraordinarias, y es esa capacidad de salir fortalecidos de cualquier etapa adversa.

¿Cuándo vas a empezar? espero tus comentarios y aportaciones.

Nos vemos en la cima

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


, ,