Liderazgo

El secreto de los equipos de alto rendimiento

Por

Se ha hablado mucho de los equipos de alto rendimiento. Incluso yo mismo he escrito mucho sobre ellos en este blog y en algunos de mis libros como “Coaching de equipos” o “La empresa que quería salvarse”. Sin embargo, de entre todas sus características, hay una que me parece más importante que las demás, por encima de todas…

El secreto de los mejores equipos

El secreto más importante para que un equipo consiga un alto rendimiento es estar comprometidos al 100%.

En cuanto este compromiso no existe en esa medida, el equipo empieza a perder resultados.

Es algo así como una relación de pareja, en cuanto uno de los dos empieza a estar menos comprometido con el futuro de la relación la pareja pierde poder, y el individualismo prima sobre el bien común.

En las empresas viene a ocurrir algo parecido, y es un mal que tenemos que detectar a tiempo, y atajar si es necesario.

En el barco no puede haber personas que estén remando en dirección contraria.

  • O que se estén esforzando menos que los demás conscientemente…
  • O que se dediquen a tirar balones fuera sin asumir su responsabilidad…

La cuestión es que no pueden haber este tipo de perfiles porque el equipo empieza a ser mediocre. Porque las personas se contagian unas a otras esta actitud.

El estándar debe ser el 100%. No debemos conformarnos con menos.

En mi relación con Belén no puedo conformarme con darle un 90% de mi compromiso con nuestro futuro. Ambos formamos un equipo. Ni tampoco aceptaría menos del 100% por su parte. Tenemos ambos que ser exigentes el uno con el otro para poder dar lo mejor de nosotros mismos.

En todos los equipos se pueden cometer fallos, pero debemos ser exigentes con los resultados.

En algunos equipos existe un exceso de complacencia, permitimos que muchas personas estén al 70% de lo que serían buenos resultados o una buena actitud. Y bajo mi punto de vista tenemos que hacer lo posible por corregirlo.

De lo contrario tendrás un equipo, pero no un equipo de alto rendimiento.

Esto implica un alto grado de madurez por parte de todos los miembros del equipo. Una madurez que tenemos que pedirlos los unos a los otros. Aunque es cierto que las personas estamos algo inacabadas, y llegamos a los equipos con algunos trastornos que a muchos psicoanalistas les encantaría tratar en su consulta.

Todos nuestros problemas existenciales, familiares y de nuestra historia de vida, los llevamos al equipo en el que trabajamos, y allí proyectamos todo. Imagina un equipo de 10 personas con todas sus manías, pérdidas de control, disparadores emocionales, etcétera.

Te invito a plantearte algunas cuestiones:

  • ¿Qué te gustaría mejorar en tu equipo?
  • ¿Qué situaciones estáis permitiendo que tendrían que hablarse y cambiar?
  • ¿Qué personas no están dando el 100% esperado de forma repetitiva?
  • ¿Qué hay en riesgo si tomáis la decisión de atajar este problema?

El secreto de los equipos de alto rendimiento reside en no ser muy complacientes, en pedirse los unos a los otros el 100% de esfuerzo, resultados y actitud.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos