Crecimiento personal

Ralentizar el flujo de pensamientos

Por

Que tenemos una mente caótica no es algo nuevo para ti, no descubriré nada si te digo que tenemos más de 60.000 pensamientos cada día, una gran parte de ellos negativos, eso es algo que tú ya has comprobado por ti mismo y por lo que quizás pagas algunas consecuencias. Hoy me gustaría ayudarte a lograr que el flujo de pensamientos que hay en ti baje un poco su ritmo, para que puedas comprobar la cantidad de beneficios que hay detrás.

Por cierto, no dejes de leer este post hasta el final, allí te haré un regalo para que te lleves algo que puedas aplicar ya.

Tenemos la mente más evolucionada del planeta, somos la especie con mayor capacidad cognitiva, eso y otras cuestiones elementales es lo que nos diferencia del resto de seres vivos. Lo que podría ser una gran ventaja, tiene también algunas desventajas.

Quizás tengamos un Ferrari como cerebro, pero hasta un Ferrari en las manos de alguien que no sabe conducirlo será un arma demasiado peligrosa.

Hace casi tres décadas (contaba con apenas catorce años) que me recuerdo interesado por el estudio de la mente. Cuando en Valencia no habían más librerías conocidas que la librería Soriano y Paris Valencia, me recuerdo comprando mis primeros libros de autoayuda (la mayoría eran de la editorial EDAF). Recuerdo cómo conceptos que hoy reviso muy a menudo, ya eran para mi una incógnita, y empezaba a intentar aprenderlos. ¿Qué he aprendido sobre la mente después de tres décadas? Practicamente nada, conceptos muchos, pero evolución en la gestión de los pensamientos muy poca.

EL INCESANTE FLUJO DE PENSAMIENTOS

¿A qué se debe? quizás la mente sea la herramienta más compleja de gestionar y a la vez más fácil.

No saber detener o ralentizar el flujo de pensamientos que llega a ti te hace:

  • Estar ansioso más a menudo.
  • No dormirte cuando te has desvelado por la noche.
  • Perder el control en un conflicto y no tener tu mejor respuesta.
  • Estresarte por todo lo que hay por hacer

Cómo puedes ver tiene muchas consecuencias, es como si vas en el Ferrari con el gas a fondo. Tendrás un accidente seguro.

Por este motivo, cada vez que como ser humano me enfrento a la ansiedad o ayudo a directivos a gestionar mejor su estrés la clave es empezar a conducir el Ferrari con mucha más precaución, y para eso existen algunas técnicas de las que hoy me gustaría hablarte.

La primera y la más importante es la conexión con el presente, en el presente no existe la ansiedad ni el estrés, en el presente estás tú, tu presencia. En el presente no existe el miedo, porque el miedo es algo que nos provoca el futuro. En el presente no existe el dolor porque el dolor suele ser provocado por el pasado. En el presente, si lo gestionas bien, solo existen tus sentidos.

Una de las formas más eficaces de ralentizar ese flujo de pensamientos, es precisamente volviendo al ahora. Ya que en el aquí y ahora no existe toda la ansiedad que creas dentro de ti.

En el presente mantenemos una lucha con nuestro ego, ya que nuestro ego está constantemente preocupado por lo que ocurrirá, o dolido por lo que ha ocurrido. Nuestro ego es especialista en sacarnos del ahora, por este motivo nos hace falta una mirada mucho más humilde al presente.

¿Cómo afrontaría esta situación un monje? me pregunto siempre que abordo un problema importante en mi vida. Y la respuesta siempre es: con más humildad, con más presencia.

LA MEDITACION PARA CALMAR TU MENTE

La práctica de la meditación diaria (aquí una explicación), me invita a tomar perspectiva cada mañana, al no dejarme llevar por el incesante flujo de pensamientos que también hay dentro de mí. La clave consiste en empezar a mirar esos pensamientos con los ojos de un observador, y no tanto identificarnos tanto con los pensamientos que lleguemos a creer que somos nuestros pensamientos.

Somos mucho más que nuestros pensamientos, nuestros pensamientos son creados por una parte de nosotros, el problema es cuando nos confundimos con ellos.

Pero sí, tenemos tantos pensamientos que es difícil controlarlos, es díficil encontrar un hueco entre ellos. Quizás uno de los mayores beneficios de las personas que meditan, es que consiguen una mayor conciencia sobre lo que están pensando y por lo tanto un mayor control mental. Llevado a un terreno tangible, podríamos decir que las personas que meditan consiguen incluso hacer una pequeña pausa entre pensamientos, una pausa en la que solo hay presencia y presente.

LA RESPIRACIÓN COMO ELEMENTO CENTRAL

La conexión con el presente, y por lo tanto la eliminación de algunos pensamientos (de los 60.000 el 99% se repiten cada día y una gran parte son negativos), se consigue de una forma muy sencilla a través de la respiración. Cada vez que centramos nuestra atención en la respiración, no hay más remedio que conectar con el presente.

Respirar mejor tiene innumerables ventajas, entre ellas la mejora del sistema inmunológico, disminución del estrés, mayor control sobre ti mismo y otras tantas.

Pero algunas personas no pueden sostener el hecho de tener su atención centrada en la respiración, su ego les dice «esto ya sabes hacerlo», «menuda pérdida de tiempo», «¿Has pensado cómo vas a pagar la hipoteca este mes?» y salen de ese estado en pocos segundos.

Cuando te acostumbras sin embargo a respirar conscientemente durante el día, encuentras que hay muchos más momentos en los cuales no has sido secuestrado por el torrente de pensamientos.

Un par de respiraciones diafragmáticas de forma conscientes te devolverán a un estado de presencia en el que hay menos pensamientos.

Por eso hoy mi invitación es clara, la única forma de aquietar esa mente alborotada pasa por mayor conexión con el presente, a través de ser más conscientes del ahora, y eso lo conseguirás a través de la respiración.

Ahora, si quieres aprender a respirar, aquí tienes uno de mis videos que forma parte del programa online «gestión de la adversidad» que encontrarás en CESAR PIQUERAS ACADEMY, es una lección que he querido traer de allí para regalártela hoy. Te invito a verlo y a hacer el ejercicio del final del video si quieres alcanzar un estado de mayor presencia en los próximos minutos.

Nos vemos en la cima.

 

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos