Crecimiento personal

Sin crecimiento espiritual todo es negro

Por

crecimiento espiritual

Las personas vivimos de media entre 70 y 100 años. Muchas personas aprovechan ese tiempo para tener un crecimiento que vaya más allá de cualquier frontera material,  otras desperdician su tiempo y viven su vida con los mismos errores que cometían 20 o 30 años atrás y, por lo tanto, las mismas consecuencias. Creo que hemos venido al mundo a ser felices, de eso no cabe duda, pero sin crecimiento espiritual esa felicidad que buscas es literalmente imposible.

Cuando escuchamos hablar de espiritualidad cada persona piensa en algo distinto. Unos pensarán en su religión, otros en esoterismo, otros en cosas demasiado lejanas que ocurren en los monasterios del Tibet…

Para mí la espiritualidad tiene que ver con encontrar un conocimiento duradero, que transcienda a tu vida y que sea veraz hoy y siempre. Tiene que ver con desprogramar todos los fallos que tu ego tiene programados y por lo tanto con evitar los errores que tan a menudo cometes. La espiritualidad no está en ninguna parte, aunque algunos lugares te inviten a conectar más con ella. No es algo que puedas leer en un libro, porque de nada sirve leer si no se aplica lo leído.

He visto evolucionar la vida de algunas personas que conozco y los momentos más felices de sus vidas han sido cuando han crecido espiritualmente, cuando han comprendido, cuando han pedido perdón, dado las gracias o cuando han dejado ir. El resto del tiempo somos víctimas de nuestro ego.

Todos somos víctimas de nuestro ego, porque así crecemos y entramos en sociedad.

La verdadera evolución empieza cuando te das cuenta de que más allá de todo lo que tu crees como bueno o malo hay un conocimiento mayor, una verdad superior, inmutable, en la que solo hay paz, sensación de plenitud y amor incondicional.

crecer espiritualmente

La espiritualidad no tiene que ver con poseer ciertas habilidades. No tiene que ver con tener la habilidad de escuchar, comunicar o cualquier otra competencia del entorno social o laboral. La espiritualidad tiene que ver con esencia, con profundidad, con perdurabilidad.

No soy un experto en el tema, quizás no te pueda dar muchos consejos hoy. Sólo sé que aquellas personas que crecen espiritualmente son las que según avanzan en sus vidas, las ves más felices, cometen menos errores y tienen mayor sensación interna de paz. Las que no encuentran sin embargo ese crecimiento espiritual, mueren igual de incompletos que vivieron.

Puedes hacer muchas cosas para conectar con esa dimensión espiritual que hay en ti, leer frases bonitas en Facebook, libros, hacer talleres de meditación y crecimiento personal, pero en realidad no hay nada que hacer, el cambio es más profundo, no tiene que ver con hacer, sino con Ser. La realidad cotidiana te pone a prueba cada día para que aprendas, para que no te tropieces con la misma piedra, para que puedas transcender a las situaciones que desembocan en ti rabia, miedo o tristeza, y las conviertas en sensaciones más satisfactorias. Puedes crecer espiritualmente mientras friegas los platos, caminas hacia el supermercado o hablas con un ser querido.

Ante esa realidad cotidiana puedes responder con sabiduría o puedes responder obedeciendo al dictado de tu ego.

Por si no estuvieran claras, las intenciones del ego son éstas:

  • Demostrarte que tienes razón.
  • Demostrarte que el otro es diferente.
  • Demostrarte que no tienes porqué ceder o pedir perdón.
  • Demostrarte que los demás te tienen que estar agradecido.
  • Demostrarte que estás separado de todo lo demás, y que quizás sólo estés mejor.

Construir una vida en base a los dictados de tu ego es la raíz del sufrimiento, no evolucionarás y vivirás como si hubieras estado en una guerra constante, entre tú y los demás, entre el mundo y tu, entre tú y tu pareja o personas allegadas.

sin crecimiento espiritual todo es negro

El conocimiento del ego y su transcendencia es el hito más importante en la vida de un ser humano. Es algo que siempre nos quedará lejos, pero como un horizonte que debemos perseguir caminando hacia esa transcendencia. El resto son miedos, rabietas, enfados y ganas de tener la razón.

  • Cuando dejas de luchar y empiezas a fluir, creces espiritualmente.
  • Cuando pides perdón por ser víctima de tu ego, creces espiritualmente.
  • Cuando perdonas, creces espiritualmente.
  • Cuando eres honesto, creces espiritualmente.
  • Cuando no te quedas enrocado en tu posición, creces espiritualmente.
  • Cuando cedes, creces.
  • Cuando amas, creces.
  • Cuando aprendes a perder, creces.
  • Cuando aprendes que la riqueza no es un estado material sino un estado del Ser, creces.

Como puedes observar, quizás nos falte algo de crecimiento de este tipo, ya que el resto quizás nos lleve en bucle de un lugar hacia el otro, con los mismos problemas de siempre, con ese “yo” que ya conoces tan bien, porque se llama ego y prácticamente te acompaña desde tus primeros años.

Hacia final de Noviembre de este año realizaré un programa de formación en modalidad presencial que te comunicaré pronto. Su objetivo será ayudarte a potenciar tu liderazgo interior, a superar las barreras que te encuentras en el día a día para ser más feliz, a encontrar tu mejor versión. Si estás interesado en recibir más información no dudes en enviarnos un email o comentar en este artículo, te mantendremos informado/a.

Que tengas un gran día.


8 Comentarios

  1. MARIA GLORIA GARCIA MANCILLA

    Excelente aportación para valorar lo más trascendental y llegar a la felicidad. Satisfacer nuestro ego sólo nos desvía de ese camino.

    Responder
  2. Gracias el regalo que nos haces hoy, César! No sabes el bien que me ha hecho leer tus palabras.
    Me gustaría que me informarse de ese curso presencial del que hablas.
    Buen día y a SER!

    Responder
    • Hola Pilar, espero que estés muy bien. Pronto te informaremos de él para que puedas inscribirte. Sí te puedo anticipar fechas 24Nov por la tarde y 25 hasta las 18:30, en Valencia. Te tenemos en cuenta e informamos. Un abrazo!!!

      Responder
  3. César
    Informame por favor de la formación de noviembre. Gracias y un cordial saludo de vuelta al trabajo.

    Responder
    • Hola Anabel! Claro que sí, me alegrará que asistas. Será el 24 por la tarde y 25 hasta las 18:30. En Valencia. Se llama programa Shine, y en breve lo tendremos en la web. Te decimos algo.

      Responder
  4. Lirio Hernandez

    Hola soy venezolana y vivo en Venezuela, gracias por este contenido, en mi país nos mantiene la Fe. Donde trabajo están pasando muchas cosas a nivel de salud entre los familiares porque como debes saber los Hospitales están muy mal y no hay medicinas, tampoco en las farmacias, por la dictadura comunista que tenemos. Asi que, tu escrito me va ayudar mucho con todos mis compañeros de trabajo. Gracias.

    Responder

Deja tu comentario




*