Coaching ejecutivo

Porqué tendrías que diseñar un plan profesional

Por

professional plan

La vida no siempre camina en la dirección que uno desea. En muchas ocasiones las cosas se tuercen más de lo que a uno le gustaría y acaba en derroteros que no acaban de satisfacerle demasiado. A nivel profesional, veo como demasiadas personas desperdician su talento y no ponen en valor todas sus cualidades y conocimientos, y eso me entristece. Hoy te contaré una historia personal, me gustaría hablarte de porqué necesitas diseñar un plan profesional, ahora o nunca…

Es hora de diseñar un plan profesional

Era Septiembre del 2006, vivía en Londres. Hacía pocos meses que mi vida había cambiado drásticamente (dejé mi trabajo, se acabó una relación, me alejé de mi familia y amigos…), y me encontraba en el interior del salón de una casa victoriana del 106 de Calabria Road, en Highbury por el que pagaba 700€ al mes y que me servía de vivienda durante ese tiempo. Estuve durante varios días pensando en mi futuro, dándole vueltas a lo que quería hacer en los próximos años, con esa sensación de que no tienes claro como pintará el mañana, cómo serán las cosas.

He aquí mi casa londinense:

106 Calabria Road

El dinero tampoco era infinito, podría estudiar y vivir a mis anchas durante un año y poco, luego me tocaría pedir un préstamo para iniciar cualquier actividad profesional. Sentía la libertad del que siente que puede diseñar su futuro, una de las libertades más bellas que existen. Y digo «del que siente que puede» porque todos podemos diseñar nuestro futuro, aunque no lo creamos, o no nos sintamos capaces en muchos casos.

Las barreras están en tu mente. Las barreras no pueden ser las obligaciones actuales, los hijos, y otras miles de excusas que nos ponemos para no cambiar, para no desafiarnos a nosotros mismos.

Tomé una hoja de papel y puse en el centro «Plan profesional a 8 años» en realidad lo puse en inglés «8 year professional plan». Enseguida dibujé 8 cuadrados en la hoja de papel, con espacio suficiente dentro de cada uno para poder colocar allí mis aspiraciones y metas durante los próximos 8 años. A cada cuadrado le puse un año 2007 – 2008 – 2009 etc…

Me pregunté ¿Cómo quiero que sean las cosas de aquí a 8 años? (2014) y empecé a soñar. Me dije cosas como:

  • Quiero publicar un libro.
  • Quiero tener mi propia empresa.
  • Quiero finalizar un Máster univesitario en Londres.
  • Quiero tener autonomía y libertad para decidir qué hacer profesionalmente.
  • Quiero tener unos ingresos anuales de….
  • Quiero tener dos meses de vacaciones…
  • Quiero estudiar un máster en terapia gestalt

plan profesional

Y así fui soñando sin ponerme límites, sin decirme demasiado aquello de «no puedo», «no lo lograré», «esto es demasiado grande para mi», tenía que empezar de cero, no podía ponerme límites. Por aquel entonces, yo no tenía la confianza en el futuro que puedo tener hoy.

Era algo así como un suicida que había dejado el abrigo de las alas de la empresa privada, había cogido sus ahorros y se había propuesto cambiar una carrera orientada a las máquinas y a los procesos, por otra muy distinta orientada a las personas.

Cuando ya había definido mi lista de sueños, era el momento de poner estos sueños sobre el «Plan profesional a 8 años», y en cada año poner aquello que le correspondía. De esta forma en el año 2007 habían una serie de metas que conseguir. Algo así como:

Acciones del 2007

  • Julio. Finalizar un Máster Universitario en Londres.
  • Agosto. Crear mi propia empresa.
  • Septiembre. Iniciar el primer año de formación del Máster en Terapia Gestalt.

Y así fuí llenando cada uno de los 8 años que seguirían al 2006…

Esa noche me comprometí tanto con mi futuro que sentía que lo podía conseguir.

Todos esos planes a 8 años los conseguí en menos de 4 años. Desde entonces sigo haciendo planes y diseñando acciones que llenarán esos planes.

Hace un par de años tomé una hoja de papel y escribí «Antes de los 40…» en esta, había toda una lista de acciones que quería ver hechas realidad antes de cumplir 40 años. Todavía me quedan 2,5 años para ver si se han hecho realidad.

Me parece fundamental la idea de que diseñemos nuestro futuro, de que creemos sobre el papel aquello que deseemos conseguir. Un buen amigo y maestro me dijo una vez:

«No esperes ver para creer, sólo si crees puedes ver»

Y en eso consiste mi trabajo, en el sano ejercicio de creer…

da un paso adelante

Así que, lo que tenemos que fortalecer no es tanto nuestra capacidad de hablar y hablar, y decir aquello de:

  • Algún día cambiaré de trabajo…
  • Un día voy a crear algo verdaderamente grande…
  • El día de mañana voy a…

Ese día ha llegado. Ese día ha llegado. Ese día ha llegado. Lo repito tres veces para ver si lo interiorizas, porque la experiencia me dice que te autosaboteas a menudo.

Pero quiero que escuches esto: No permitas que tu música muera dentro de ti.

Tus excusas de hoy tan sólo son frenos que te pones a ti mismo para no hacer realidad la vida que deseas.

Si no eres capaz de verlo así es que no estás comprometido con tu futuro. Diseñar tu futuro es una cuestión de determinación. ¿Estás comprometido/a con tu futuro?

¿Sí? entonces ahora te toca a ti:

  • Profesionalmente ¿Dónde quieres estar en 8 años?
  • ¿Qué conocimientos o habilidades necesitas adquirir para conseguirlo?
  • ¿Qué pequeños pasos debes de dar para poder hacerlo?
  • ¿Qué obstáculos te vas a encontrar en el camino?
  • ¿Cómo harás para sortear dichos obstáculos?
  • ¿Cómo te imaginas habiendo conseguido tu sueño?
  • ¿Qué tendrás que hacer en cada uno de los próximos 8 años?

Ahora caben tres opciones:

  1. Si has tomado una hoja de papel para contestar a estas preguntas es que estás comprometido/a con ese futuro que sueñas.
  2. Si no lo has hecho, pero lo vas a hacer ahora que yo te lo acabo de decir, es que estás comprometido, pero todavía te falta un empujóncito (espero ayudarte).
  3. Si no lo vas a hacer de ninguna de las maneras, es que ya has hecho este tipo de planes y los has conseguido o que teniendo sueños y aspiraciones no te atreves a escribirlos, y por lo tanto tus sueños tendrán que esperar unos años para poder empezar a cumplirse… o toda una vida… quien sabe.

Que tengas un gran día

Suscríbete a mi newsletter y recibe nuevas herramientas y recursos.


21 Comentarios

  1. Montse Deborda

    Por primera vez en mucho tiempo y gracias a tu ayuda, he cogido un lápiz y un papel y he plasmado mis ideas de futuro.
    Solo falta seguir el camino y tus consejos.
    Muchas gracias César.

    Responder
  2. Elena canet

    Hola Cesar acabo de realizar mi plan .Que as propuesto espero conseguirlo .gracias te voy contando

    Responder
  3. Joel Morales

    Buenas tardes Cesar.

    Como siempre muchas gracias por compartir tus experiencias y consejos.
    No tienes idea de lo mucho que me ayudas día con día a tomar fuerzas y recordar porqué comencé con el camino que hoy en día he decidido tomar.

    Se me queda muy grabada la frase que escribes: “No esperes ver para creer, sólo si crees puedes ver”

    De nuevo muchas gracias y éxito en tu vida.

    Responder
  4. Comparto tu experiencia, César, me fui a Inglaterra tras terminar la carrera, somos 5 hermanos, yo la mayor, todos estudiando y aquello salía de un solo sueldo…me dijo: puedes ir, pero sólo un mes, a no ser que encuentres trabajo para mantenerte. En menos de 15 días tenía trabajo para mí y otros dos compañeros españoles, con ese dinero pude estar un año, pagarme todo incluso venir con ahorros, comenzar mi vida laboral, gracias al Ingles logré mi primer trabajo indefinido, que hoy lo sigue siendo, y aquella experiencia con otro idioma además ha supuesto 14 años después, sumada a todo lo demás, el cumplir otro de mis sueños: tener mi propia empresa. Cierto, hay que soñar a lo grande!✌

    Responder
  5. Buenas tardes. Me ha gustado mucho tu historia y tu vivienda de la calle Calabria Road. Me parecen muy importantes los planes estratégicos personales porque te ayudan, después de una profunda reflexión, a tener claro en qué tienes que centrar tus esfuerzos, cuáles son tus objetivos y las estrategias a aplicar. Por mucho esfuerzo y acertada planificación, no siempre salen las cosas como uno quiere y ejemplos hay miles en todas las profesiones y facetas de la vida. En tu caso, me parece digno de admiración, que hayas tenido la valentía de dar un giro radical a tu vida profesional. Por otra parte, cada vez va siendo más habitual que una persona tenga que reinventarse en más de una ocasión a lo largo de su vida profesional. Saludos.

    Responder
  6. María

    O ya cogí escribí ése papelito, y tras poner lo que quería, soñaba y me apetecía hacer con mi futuro, a día de hoy no se ha cumplido ninguno. Siento ser tan pesimista, pero ése papelito en mi caso no sirvió para nada.
    Mucha suerte a vosotros, espero que tengáis más que yo.

    Responder
  7. Raul Sanchis

    Llevo mucho tiempo leyendo libros donde el autor te provoca para que des el paso que comentas en este artículo, y de veras te agradezco que lo hayas escrito porque me das un súper empujón para seguir con los proyectos que hace unos pocos meses me propuse. Y a demás me sirve de guía para hacerlo tal cual lo expones tú.
    Un abrazo,
    Raúl

    Responder
  8. Como siempre, muchas gracias por tus reflexiones. Perdona que no me entretenga mucho, voy a por una hoja de papel para hacer cuadros y responder preguntas. (Gracias por el empujoncito). Un fuerte abrazo

    Responder
  9. Albert

    ¿Porqué planificamos tantas cosas menos lo más importante: nuestra vida? Nunca es tarde para preguntarse uno mismo «¿que quiero ser de mayor?» y trazar un plan personal. Gran artículo César.

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad

*