Pasión por el trabajo. El ejemplo de Walt Disney y Mickey Mouse

Publicado por

en Emprender

Ayer vi la película “Al encuentro de Mr. Banks” en la que Tom Hanks y Emma Thompson interpretan a Walt Disney y a Pamela Travers creadora del personaje de Mary Poppins. La película trata sobre cómo Walt Disney estuvo más de 20 años detrás de la cesión de derechos para la llevar al cine el libro de la escritora. En un momento de la película Walt Disney hablando sobre Mickey Mouse dice “Ese ratón es mi familia”, una frase que se me quedó grabada, y que nos permite ver el nivel de pasión por el trabajo que sentía Disney.

La pasión por el trabajo de Walt Disney

Walt Disney no lo tuvo fácil, siendo un bebé fue dado en adopción. A los nueve años trabajaba repartiendo periódicos todos los días durante demasiadas horas, era un mal estudiante y se quedaba dormido en clase, tenía problemas para concentrarse. Hoy sería diagnosticado con un transtorno de déficit de atención… Mickey Mouse fue uno de sus primeros éxitos, quizás el que le hizo dar el salto a la fama, de ahí que no extrañe la frase “ese ratón es mi familia”.

El nivel de pasión que una persona siente por su trabajo varía en función de muchas variables. Estar demasiado apasionado con el trabajo no es tampoco una solución que siempre nos convenga, convertirse en un adicto/a al trabajo y tener equilibrio entre vida familliar y profesional está a la orden del día. Sin embargo sí que en ocasiones se echa de menos este enfoque Disney “ese ratón es mi familia”, porque nuestro trabajo no nos apasiona.

pasión por el trabajo

Cuando tu trabajo no te apasiona

No a todo el mundo le apasiona su trabajo, pocas personas pueden sentirse comprometidas e implicadas con lo que hacen. De hecho parece haber tres estados, o te apasiona tu trabajo, o es un pasatiempo o te aburre soberanamente.

  • Al que le apasiona su trabajo no tiene mayor problema. Se siente transportado por una fuerza mayor, por una misión que le hace esforzarse, dar lo mejor de sí mismo, sin obtener incluso una recompensa justa a cambio, sabedor de que en algún momento tendrá éxito. La mayoría de emprendedores los metería en esta categoría, ya que es difícil que no te apasione tu trabajo y que tengas éxito en él, para emprender hay que vencer demasiada inercia, hay que perseverar y ser constante como la gota de agua que cae sobre la roca. O estás apasionado o olvídate.
  • Para el que su trabajo es un pasatiempo el trabajo es un medio para conseguir un fin. Trabajan para vivir, personas que por lo general son muy felices y que tienen una vida que disfrutan. No se calientan demasiado la cabeza con el trabajo, no les quita el sueño.
  • Para el que su trabajo le aburre soberanamente la solución es algo más compleja. Trabajamos demasiadas horas a la semana para permitir que nuestra vida sea así de aburrida. Son muchas las personas en este pais que se aburren sobremanera en el trabajo, que hacen las cosas porque hay que hacerlas, pero no ponen la más mínima motivación en ello. Es difícil volver a reengancharlas, volver a conseguir que se apasionen, es como si esta falta de implicación con el paso de los años se hubiera instalado incluso en su ADN.
Pasión por tu trabajo

 

Volver a recordar la “regla de oro” de Jim Collins

La “regla de oro” es la que nos dice Jim Collins en Empresas que sobresalen: Dedicate a algo que se te de muy bien, que disfrutes con ello y por lo que la gente esté dispuesta a pagar su dinero. Como ves no es tarea fácil, pero sin embargo si consigues que converjan estos tres elementos en uno solo, tu trabajo no sólo te apasionará, sino que además podrás ganar mucho dinero con él. Puedes ver más detalles sobre esta “regla de oro” en ¿Hacia dónde dirigir mi empresa?

No todas las personas se pueden divertir, apasionar y disfrutar con su trabajo, por eso ejemplos como el de Disney me parecen dignos de admiración. Dicen que la actitud no es algo que está en nosotros, es algo que nosotros potenciamos y creamos cada día. Es difícil sin duda cambiar de actitud hacia la vida, hacia nuestro trabajo, pero es una solución si estás teniendo problemas de falta de motivación.

Nadie tiene que venir a motivarte, aquí las cosas dependen de ti. Si no estás en el trabajo de tu vida empieza a buscar alternativas. Si quieres sentirte de nuevo al límite, estar exhausto por haberlo dado todo, no dejar de pensar en tu proyecto profesional, crear, tener autonomía infinita y no tener jefes, entonces emprende. O busca un trabajo que te enamore, o mejor dicho, enamórate de la vida. Las personas que se enamoran de la vida se enamoran de su trabajo.

“Ese ratón es mi familia” una frase que nos daría para escribir un libro. Que tengas un gran día.


1 Comentario

  1. Miguel Ángel García

    ¡Cuántas vidas hay que se dejan llevar por la inercia! Sin pasión no hay vida. Sin pasión no generas la actitud adecuada. Sin pasión no haces un cambio. Sin pasión no emprendes. La pasión es fundamental para sentirse vivo y lograr lo que te propongas. Un saludo

    Responder

Deja tu comentario




*