Crecimiento personal

No hagas planes cuando estés abatido

Por

Si algo aprendo cada vez que paso unos días flojos, es a no hacer muchos planes sobre el futuro, porque seguramente acabaría por autosabotearlo…

En ocasiones te encuentas algo más cansado de la cuenta. Las cosas no salen como quieres. Has salido a hacer ejercicio y tu cuerpo no da más de si. Tienes una relación que pasa por un mal momento. Te encuentras cansado anímica, física y emocionalmente…

Ok, pero o hagas planes.

Porque si haces planes serán los peores planes de toda tu vida.

Los planes se tienen que hacer cuando uno se encuentra al 120%, cuándo sabes que nada te va a parar.

Hacer planes cuando te encuentras roto, es algo así como empezar a cavar tu propia tumba. Hay gente que lo hace y luego se tira dentro.

Por este motivo, te recomiendo que cultives esta actitud de la que hablaba hace unos dias la del «tira pa´lante». Porque en los momentos complicados es lo único que tienes que decirte a ti mismo/a.

No es momento de pensar si abandonas, si lo dejas… No. No está en la hoja de ruta. No es una posibilidad.

La única posibilidad es que tires hacia adelante con todas tus fuerzas, con el último aliento si hace falta, con tu última sonrisa.

No hagas planes cuando estés mal. Repito. Dedícate a ponerte en modo «yo puedo», y sigue caminando. Pero no hagas planes. Todavía.

  • Deja que tu cuerpo recupere la vitalidad,
  • Deja que tu mente tenga más claridad,
  • Que tu corazón se encuentre algo más calentito.
  • Y entonces, dando un paseo emocionante por la playa construye el plan de tu vida.

Pero cuando estés roto/a, no hagas planes. Por favor.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos