Crecimiento personal

Tu nivel de desarrollo interior condiciona tus resultados

Por

nivel de desarrollo interior

Muchas veces, especialmente cuando empezamos el año, las personas nos ponemos objetivos y metas que cumplir. Suele ser habitual que a lo largo del año también queramos cambiar ciertas cuestiones de nuestras vidas “me gustaría…”, “quiero…”, “espero que algún día…”, son frases habituales en nuestro día a día. Hoy quería hablarte de cómo nuestro nivel de desarrollo interior lo condiciona todo en la vida.

Tu nivel de conciencia condiciona tus resultados

Generalmente en nuestros objetivos existen demasiados relacionados con el “hacer”, pero no tanto con el “Ser”. Por ejemplo: “Quiero perder peso” o “quiero aprender un idioma”. Pero esto tan sólo son cuestiones materiales que tienen que ver con una manifestación externa de algo, todos podríamos verla. Sin embargo, pocas personas se dan cuenta de que para hacer realidad esos objetivos, necesitan un cambio por dentro, potenciar su nivel de desarrollo interior o nivel de conciencia para hacer posible un cambio exterior.

Por eso afirmo, que tiene que haber un cambio en el “Ser”, en el desarrollo de cada uno de nosotros como persona, para que se produzcan cambios o manifestaciones externas, de lo contrario… nada va a cambiar.

Por ejemplo: No será posible que pierdas peso sino estás comprometido con tu salud, si no consideras el cuidado físico una parte fundamental de tu vida. Si no es así, es posible que empieces a cuidarte el día 2 de Enero y que te olvides de hacerlo a partir del día 15. Sin embargo, si tomaras conciencia de la importancia de tu cuerpo como vehículo que te va a llevar a ser más longevo y feliz y a vivir una vida más plena, entonces estarías preparado para cuidar tu salud de todas las formas posibles.

No hace falta que te muestre la famosa foto del iceberg para explicarte que el 90% de lo que ocurre está por debajo de la superficie, sin ser visto. Sin embargo, a la luz solo se muestra el 10%, que sería la punta del iceberg que todos vemos fuera del agua.

Tus resultados son la manifestación externa de tu nivel de desarrollo interior.

Si todavía no tienes los resultados que deseas es porque algo dentro de ti lo está impidiendo, es posible que tengas que hacer unos ajustes en la sala de máquinas antes de querer nuevos y mejores resultados.

el nivel de conciencia provoca resultados

¿QUÉ ES EL NIVEL DE DESARROLLO INTERIOR?

Tu nivel de desarrollo interior no tiene que ver con el “hacer” sino más bien con el “Ser”, con esa parte de ti que provoca resultados en el mundo. A veces queremos una vida mejor, sin caer en la cuenta de que no estamos preparados para tenerla.

Las creencias, los condicionamientos, los patrones de pensamiento que derivan en patrones de comportamiento, los valores, las emociones en muchos casos. Todo ello son dimensiones de nuestro nivel de desarrollo interior.

Si cambio una creencia, estaré cambiando todo en mi vida, porque una creencia es un pilar fundamental de mi “Ser” y por lo tanto, estaré cambiando lo que se manifiesta externamente.

Hace unos meses conocí al CEO de una pyme que tenía la creencia de que al hacer llamadas molestaba a sus clientes. Por lo tanto, su comportamiento era el esperado: no llamaba, evitaba llamar a muchas horas del día “por si molestaba”, y cuando lo hacía decía expresiones cómo “no te quiero molestar”, “no te robaré mucho tiempo”…. como se puede comprobar la creencia de “ser molesto para sus clientes” se transformaba rápidamente en menos ventas. Su nivel de desarrollo interior estaba provocando resultados en el exterior.

Esta persnoa y yo trabajamos durante un tiempo sobre ese nivel de desarrollo, sobre esas creencias limitantes que le hacían conseguir menos resultados, y en pocos meses los resultados han sido notables. El cambio introducido ha sido el cambio de una creencia, ha pasado de un “voy a ser molesto para mis clientes” a “mis clientes necesitan soluciones y yo les voy a ayudar”.

Conozco a cientos de personas que querrían que les tocase la lotería, sin embargo, no se dan cuenta de que la mayoría de ellos no serían más felices pasados un par de años desde que les hubiera tocado. ¿El motivo? no están preparados para la abundancia en sus vidas. Quizás pagarían su hipoteca, pero no serían más felices a largo plazo. Esto lo demuestran las repetidas investigaciones en la materia.

Sin embargo, otras personas preparan su vida para la abundancia, no para la escasez, sino para recibir, y para considerar que hay suficiente, para crear oportunidades cada día, sin ser esclavos de la mente egótica y mezquina que muchas veces domina nuestros instintos. Las personas que están preparadas para la abundancia, aún sin tocarles la lotería, están creando condiciones para que haya más en sus vidas, más felicidad, más dinero, más recursos materiales…. Pero todo ello forma parte de un cambio interior.

La clave es el cambio interior que provoca resultados en el exterior. En esto tendríamos que centrar nuestras energías.

¿Qué cambios dentro de ti provocarían un nivel de resultados distinto? Recuerda no tienen que ver con el “hacer”, sino con el “Ser”.

los cambios en el desarrollo interior

Generalmente pensamos que un cambio exterior en nuestras vidas será la clave de nuestra felicidad. Te puedo asegurar que no es así. Puedes cobrar 6 veces más, tener pagada tu hipoteca, los hijos, la casa y el coche que soñabas tener y sin embargo sentirte un/a infeliz porque no ha habido cambio interior.

Te invito por lo tanto a cambiar la forma de mirar a la vida, una vida que no refleja sino lo que tú estás siendo.

  • Si estás siendo amable contigo y con los demás, recibirás amabilidad.
  • Si estás siendo respetuoso recibirás respeto. Si estás siendo feliz, recibirás felicidad.
  • Si estás sintiéndote capaz recibirás resultados.
  • Si te sientes único y valeroso, recibirás notoriedad.

Pero nada nuevo va a pasar sino hay un cambio dentro de ti. Lo que se manifiesta externamente (en tu vida) es una consecuencia de tu nivel de conciencia o tu nivel de desarrollo interior.

Si quieres que en tu vida exista algo, prepárate internamente para recibirlo.

Ahora es momento de aproximarte a esa persona que quieres ser, de cambiar patrones mentales, de mirar hacia adentro para ver qué cambios podrían hacer que tu vida fuera todavía más un éxito en todos los sentidos. Quizás si hacemos esos cambios pronto veamos esos resultados que tanto esperas.

Tu nivel de desarrollo interior condiciona tus resultados
4.1 ([por]) 37 votos

Suscríbete a nuestra newsletter y únete a nuestro grupo privado donde descubrirás todas las novedades

8 Comentarios

  1. Mariano Crespo

    Cesar sos un gran inspirador y logras desarrollar temas muy valiosos de una manera practica.

    Gracias!
    Mariano

    Responder
  2. Danely Ramos

    Excelente articulo y necesario ponerlo en practica, asì como, quitarnos tantas creencias para poder crecer.

    Responder
  3. Humberto

    Gracias César, has tocado un punto más que relevante. Sobreabunda la lógica materialista, confinada a los límites de lo tangible. Tu propuesta de ahondar en nuestros intangibles apalanca enormes posibilidades, abona el terreno para florecer como individuo pero llevando consigo a más “compañeros de viaje” hacia realizaciones comunes. Sinceros deseos por un Nuevo Año pleno de alegría, salud, de muchas satisfacciones, para ti, tu bella familia y tu equipo.

    Responder
  4. Gracias César, muy de acuerdo contigo, ahora la pregunta es ¿como lograr ese cambio?

    Responder
    • Hola Eudis! Vaya que sí, es una gran pregunta, tan grande que para ello necesitaríamos entrar en la dimensión del desarrollo personal y espiritual desde todas sus vertientes. Iremos trabajando poco a poco en ello, y espero que puedas leer por aquí algún artículo que te guste. En la sección “Desarrollo personal” tienes algunos. Un abrazo

      Responder
  5. Orlando

    César, cada publicación y sobre todo en cómo se escriben, de manera simple y sencilla, inspiras al cambio con una energía de positividad.

    Gracias por cada publicación y el tiempo que inviertes en cada unos de ellos.

    Mucho éxito.

    Seguiremos leyendo y aprendiendo de tus publicaciones,

    Responder

Deja tu comentario




*