Gestión empresarial

Los 20 Motivos por los que cierra una empresa

Por

el cierre de las empresas

Muchas empresas tienen que bajar la persiana después de muchos años trabajando duro. Es una lástima, pero la evolución que estamos viviendo tiene algunas consecuencias que no gustan a todos. Hoy me gustaría regalarte algo bastante valioso, se fundamenta en mi propia experiencia, después de conocer a varios cientos de empresas de cerca, y de ver cuáles han sido sus mejores y sus peores prácticas, aquellas que les han mantenido a flote o que les han hecho estar en lo más alto. Los motivos por los que cierra una empresa pueden ser muy amplios, pero también son bastante concretos, te cuento…

La checklist de motivos por los que cierra una empresa.

Lo hago a modo de listado para que marces «sí» o «no» en el caso de que este pueda ser algo que le ocurre a tu empresa, así puedes hacerte una idea de la cantidad de peligro que se cierne sobre ella. También te diré que estos motivos de forma aislada puede que no sean determinantes para el cierre, pero sí son indicadores, nos dicen algo y habría que tratar de resolverlo si no queremos morir lentamente.

los motivos por los que cierra una empresa

Mi recomendación sería que marcaras aquellos que sí acusa tu empresa, y que si tienes más de 3 te lo hagas mirar, el futuro pinta muy negro para ti.

  1. La ventaja competitiva ya no es tal. Quizás lo fue hace 10 años, pero ahora muchos te han copiado. O innovas o mueres.
  2. Entre los socios existe mucha toxicidad. Cuando en la dirección existe conflicto y toxicidad esto se transmite al resto de la organización y genera un clima laboral muy peligroso. Aquí puedes ver los comportamientos tóxicos.
  3. No se acepta que vivimos en una nueva economía. Todavía se sigue hablando de «la crisis», y se espera que las «cosas vayan a estar mejor».
  4. Es muy pronto para la innovación que se trae al mercado. Los mercados no están preparados para muchas innovaciones, o no están maduros. La clave es prepararse para la innovación, tomar ventaja e invertir en cuanto sea el momento. Mercadona por ejemplo sabe que las personas cada día se cuidan más, que valoran los productos sin grasas vegetales, azúcar añadido y otras tantas cuestiones importantes que son tendencia. Pero también sabe que si cambiara hoy todo su lineal, perdería ventajas competitivas. La sociedad demanda cambios y las empresas tienen que adaptarse en el momento oportuno. Hacerlo antes de la cuenta hará que te pases de frenada.
  5. Se han hecho inversiones muy grandes en líneas de negocio que generan pocos beneficios. En ocasiones, una nueva idea parece la panacea, cuando en realidad sólo es una posibilidad. Recuerdo una empresa de desarrollo web, que creía que las tiendas online para sus clientes iban a ser su salvación. El plan de negocio era irreal y tuvieron que cerrar en menos de 1 año.
  6. Se ha invertido más de la cuenta en inmovilizado del tipo nuevas oficinas, etc…Es uno de los motivos principales por el que desde el 2008 al 2012 cerraran muchas empresas en España y otros países de la zona Euro. Sólo hay que ver la mayoría de polígonos industriales de tu ciudad para ver cuántas tonterías se han hecho con el boom del ladrillo.
  7. Su producto empieza a estar obsoleto. El caso de Kodac y la fotografía tradicional.
  8. Los clientes molestan. ¿Has tenido la sensación de molestar cuando eras cliente?. Esto se paga muy caro.
  9. Los clientes no hablan bien de ellos. Por mucho esfuerzo comercial que hagan, siempre será mayor el boca-oreja negativo de sus clientes, y les pasará factura.
  10. La realidad cambia y tú no lo quieres ver. Recuerdo otra empresa de desarrollo web que todavía sigue creyendo que el diseño de páginas web en Flash es la clave, que el algoritmo de Google y lo del posicionamiento mediante contenidos no va en serio… Casi han tenido que cerrar, excepto por algunos clientes cautivos.
  11. No han externalizado lo suficiente. Quieren hacerlo todo ellos, con todo su personal en nómina, no han sabido centrar sus recursos en el core de la organización y se dedican a perder el tiempo con negocios que no son lo suyo. Saber dónde invertir tus recursos y dónde no es crucial. Inviértelos en todo aquello que es crucial, que no se puede copiar y que tienes que hacer tú sí o sí. ¿Se puede externalizar? hazlo.
  12. No conocen el marketing de atracción. Conseguir clientes mediante la forma tradicional les cuesta mucho dinero y tiempo.
  13. No hacen que sus clientes se sientan especiales. El cliente compra emociones positivas. Algunas empresas se conforman con un servicio mediocre, que acaba por ser mejorado por la competencia, comiéndoles su cuota de mercado.
  14. El talento se les va. Cuando el clima de trabajo es muy autoritario, o orientado a resultados, pero no a personas y a su desarrollo, las personas más talentosas acaban por salir de la empresa, y entonces el equipo aumenta su tasa de mediocridad.
  15. No hay nuevas ideas. Quizás porque en algún momento se calló a los que opinaban, pero sin buenas ideas, el futuro está escrito, y como diría Leonard Cohen en esta maravillosa canción «it is murder».
  16. Se ha hecho una política de ahorro de costes pero no de potenciación de resultados. Cuando nos preocupamos mucho por los bolis que se gastan, pero no invertimos en ideas para duplicar la facturación en tres años, acabaremos por ser excelentes controllers, pero pésimos empresarios.
  17. Se seleccionan personas sin la mejor actitud. Es un error seleccionar personas basándose en los métodos actuales. La actitud es la pieza clave y saber cómo se llevarán la empresa y el candidato a nivel relacional es fundamental para lograr un buen encaje.
  18. No existe un objetivo compartido. La cultura de la empresa no ha llegado a todas las personas, los objetivos no están del todo claros para todos, no los persiguen de la misma forma. Esto hace que se pierda efectividad, pues es como estar en una balsa con diez personas cada una remando en una dirección distinta.
  19. No existe proactividad. Los problemas siempre «son de los demás», o del universo que trata de hacerte un infeliz. Nunca reconocen que tienen un problema y que son responsables de solucionarlo.
  20. No se quiere correr la «milla extra». En estas empresas las personas se conforman con lo que hay, no piensan en hacer algo más, en llegar un poco más lejos, en superarse a sí mismos. Esto al final crea una sensación de comodidad muy peligrosa que acaba con un desempeño mediocre.

Es posible que tú tengas algunos motivos más, espero que los añadas en comentarios, serán más que bienvenidos.

Que tengas un gran día

Suscríbete a mi newsletter y recibe nuevas herramientas y recursos.


1 Comentario

  1. Me ha gustado el artículo, ayuda a ver nuestros defectos, pero me gustaría ver las 20 soluciones y cómo hacerlo , porque para los que somos empresarios pero con otra especialidad(soy óptico), no hay ningún curso que haya hecho y son varios ya que den soluciones. Gracias

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad

*