Gestión empresarial

Modelo EFQM y otros bichos. El daño de unas siglas

Por

Antes que nada quería comentarte que hasta el jueves que viene no escribiré de nuevo en el blog. Empezaré la semana en Sigüenza descansando unos días. El miércoles día 5 empiezo a trabajar bien temprano cerca de allí once again con el grupo BdB, mejorando la experiencia del cliente. Nos hacía falta este kit kat después de las tres últimas semanas, que han sido de locura. Ahora el siguiente paréntesis lo veo ya en las vacaciones de Navidad, de paréntesis en paréntesis vamos caminando.

Por suerte cada día más las empresas deciden emprender procesos de mejora, y digo por suerte, porque muchos habían creído que a la gallina de los huevos de oro se le podía exprimir ad infinitum. Ahora cada día hay más información, muchos más métodos como el modelo EFQM o LEAN y filosofías para trabajar de forma eficiente, organizada y efectiva…

Como verás en el título de este post, esto de las siglas me tiene algo resentido, y es porque ya he visto en varias ocasiones el daño que pueden hacer unas siglas, o una filosofía de trabajo, si no se interioriza lo suficiente.

Lean, Modelo EFQM, Coaching, y otros bichos…

Pongamos el caso de que el gerente de una empresa asiste a una conferencia sobre lean manufacturing y eficiencia en las operaciones, al día siguiente vuelve a su empresa y lo primero que dice es: Tenemos que ser Lean (y se queda tan ancho, luego se va a almorzar).

La gente sin saber exactamente de qué se trata se vuelve medio loca buscando qué es eso del lean. Se contrata a consultores lean, nos hablan del SMED, MUDA y más tecnicismos. Al final la empresa parece haber mejorado algo, pero con el tiempo las aguas vuelven a su cauce y desgraciadamente los cambios que se habían producido.

Lean no ha entrado en la cultura de la empresa, ha sido el fruto del sueño de una noche de verano… Miles de euros tirados por el suelo. 

Así ocurre con muchas otras disciplinas y métodos. El otro día una empresa quería que hiciéramos una intervención de desarrollo organizacional y de EFQM en su empresa. Estaban convencidos de que esto es lo que haría que pudieran dar el salto. Cuando profundicé un poco sobre lo que creían que significaba EFQM, me di cuenta de que no estaban muy acertados, por decirlo de alguna forma. 

En seguida pensé: el dueño de esta empresa ha ido recientemente a alguna conferencia de EFQM.

El problema es que esto también ocurre con palabras como coaching, etc… no sería la primera empresa en la que el coaching se tira encima de los empleados como cuando se lanza fertilizante sobre una tomatera. Y al final los empleados acaban mirando en internet qué es eso del coaching para saber qué es lo que se les viene encima, descubriendo en uno de esos videos que a Telecinco y otras cadenas les gusta poner con ejecutivos bailando, dando palmas y abrazándose entre lágrimas. Nada más alejado de la realidad.

El problema suele ser que nos fijamos más en la herramienta que en el propósito de la misma. Es como en medicina occidental, nos fijamos más en el síntoma que en el qué provoca ese síntoma. Si te duele la cabeza te tomas una aspirina y a correr (que no te pare un dolor de cabeza! Para matar al publicista).

De esta forma, si en tu empresa hay desmotivación, le pones un coach. Si hay problemas de productividad, le pones un consultor Lean, que los problemas son de calidad, EFQM hombre. Y si no es suficiente le pones un coach motivacional, un Lean plus o un EFQM integral.

La cuestión es marear la perdiz y no ir al problema de raiz.

Aquí el problema lo hemos creado sobretodo los que presentamos soluciones. Nos gusta identificarnos con unas siglas, con un método, con una herramienta… En lugar de arreglar el grifo decimos: «señor, no sé cuál será su problema, pero tengo una llave inglesa excelente». Luego las consecuencias las pagan los que vienen detrás: «Ah, yo creía que los fontaneros tenían que tener todos esa llave inglesa, y si usted no la tiene es porque a lo mejor no es un buen fontanero».

Lo importante no es la herramienta, la herramienta te la copiarán otros en dos semanas, un software sustituirá tu metodología Lean, EFQM, Seis Sigma o como quieras llamarla. Lo importante realmente es tu actitud, lo que tú haces para provocar el cambio, las habilidades que utilizas y lo que transmites.

De la herramienta tienes que saber al máximo, pero que no te sustituya.

En el modelo de gran consultoría tradicional, lo importante es la herramienta y el método. Es normal que sea así, se pretende cobrar 200€/hora pagando a los consultores que realizan las intervenciones 35€/hora. Sin embargo en el modelo de consultoría actual, lo importante es la solución, cuánto valor (duradero) aportas a una empresa.

No vendas herramientas, vende soluciones

Así que la próxima vez que te pidan algo sobre el Modelo EFQM o similar, pregunta a tu cliente ¿qué necesitas? será más útil.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


6 Comentarios

  1. César, adhiero completamente a tu post.
    He vivido dos entornos respecto a las herramientas: aquellos clientes que empiezan por comprar una que le han recomendado -muy habitual- y te piden que les ayudes a implementar mejoras para la gestión y aquellos que -peor aun- luego de comprarla diseñan los procesos basados en la herramienta. La consecuencia de esto es un proceso burocrático que deja de hacerse.

    Responder
    • Hola Oscar, totalmente de acuerdo contigo. Diseñar la empresa en función de la herramienta… puf… eso sí que es doloroso para una empresa. Aunque también es cierto que en muchas ocasiones las herramientas dan ideas y mejoran los procesos de las pymes de forma importante. Habría que primero saber qué se quiere y necesita y después implementar tecnología que nos ayude a ello. Gracias por tu comentario Oscar, clarificador.
      Un fuerte abrazo!

      Responder
  2. Hola Cesar,

    Eso que dices me toca de lleno…la gente cree saber lo que quiere, así como las empresas. Lo llaman desplazamiento de la carga por algo…jaja. Muchas no se dan cuenta de que hay algo que nunca está de moda, pero que para mí tiene más fuerza que muchas herramientas: el sentido común (que no se porque lo llamamos común, si es tan difícil encontrarlo). Casi lo que más admiro de ti es esto, tu gran profesionalidad, pero que combina con tu arte y pericia de aplicar mucho sentido común a las cosas.

    Sigo aprendiendo de ti!

    Muchas gracias

    Responder
    • Hola Juan! Muchas gracias por tus comentarios y elogios! Sin duda que sí los puedes ver es porque también están en ti. Espero que todo vaya estupendamente Juan, y ahora que llega el invierno no te enfríes, sino todo lo contrario, a por ello! Un abrazo

      Responder
  3. Jose Manuel

    En el clavo. Vamos como el chiste de los remeros.
    Con demasiada frecuencia, tendemos a satisfacer los deseos de clientes, sin evaluar el problema y crear solución personalizada como profesionales; esto tiende a provocar «efectos secundarios». Un circulo viciosa del que es difícil salir.

    Que disfrutéis de los días…

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad