Gestión del tiempo

Mindfulness en el trabajo. Cada cosa a su tiempo

Por

Un día cualquiera, son las 9 de la mañana, empieza tu jornada de trabajo. La primera pregunta que te viene a la mente es ¿por dónde empiezo?, te pones con una tarea importante, de repente recuerdas que no has consultado el email, lo consultas. Mientras tanto suena tu teléfono, un compañero abre la puerta de tu despacho, mientras atiendes al teléfono fijo, ves cómo te llegan cuatro o cinco whatsapp (ese tipo de personas que para enviar una frase lo hacen en cinco mensajes deberían hacer trabajos forzados), al mismo tiempo piensas lo importante que era la primera tarea del día, y de que no estás pudiendo ocuparte de ella… ¿te suena todo esto?

Es nuestra realidad cotidiana, nos perdemos entre las tareas y obligaciones, nuestras vidas se pierden entre un incesante flujo de actividades, y vamos por ahí como pollo sin cabeza. Si por algo se caracteriza nuestro día a día es por no disponer de la calma suficiente para poder centrarnos en una tarea. Seguro que has oído hablar del mindfulness o atención plena. No es una palabra nueva, aunque está de moda, en el budismo es un término que se utiliza hace miles de años

«estar presente en lo que haces mientras lo haces»

La dispersión es quizás el peor de los males de un profesional, porque nos impide conseguir resultados, sobretodo a aquellos que somos muy artesanos, o que queremos estar tocando tierra constantemente. Por este motivo el mindfulness en el trabajo es una gran práctica que nos puede ayudar a lograr mayor satisfacción, felicidad (sí, felicidad en el trabajo) y resultados en aquello que hacemos.

Se demuestra que nuestra mente tiene más de 60.000 pensamientos cada día. Siendo así, es complejo detener nuestra atención para vivir el presente y poder obrar en lo que hagas con la mayor sabiduría, inteligencia y destreza. Si cuando estoy haciendo algo no estoy realmente presente, no daré lo mejor de mi, mi trabajo será mediocre.

  • Si cuando hablo con un cliente estoy pensando en la reunión de esta tarde, no se sentirá lo suficientemente bien atendido.
  • Si cuando me entrevisto con un colaborador para evaluar su desempeño pienso en la auditoría de calidad, le seré de poca ayuda.
  • Si cuando estoy haciendo un informe pienso en las ganas que tengo de acabarlo, se agravará el sufrimiento.
  • y así ad infinitum…

Como lograr más mindfulness en el trabajo

  1. Lo primero a considerar, es que el mindfulness no es algo reservado a un área de tu vida, si mejoras tu atención plena, lo harás en toda tu existencia. Así que a por ello, tu vida mejorará.
  2. Conviene que interiorices el hecho innegable de que preocuparse de algo no sirve de nada, que sólo puedes estar en una cosa al mismo tiempo, y que la mejor forma de ejecutar una tarea es estar plenamente con ella. Por supuesto que evitar interrupciones (y tentaciones) o seguir cualquiera de las técnicas de gestión del tiempo te será de utilidad.
  3. La ansiedad es causada por el miedo, el miedo a perder algo. Conoce tu miedo, date cuenta de que no va a pasar nada, de que no vas a perder nada. Si haces cada cosa a su tiempo y estás presente en cada cosa que haces tus resultados será mejores. Sé que cuesta cambiar esta forma de pensar, pero como todo cambio implica un pequeño sacrificio, ¡y tener fe!
  4. En el pie de mi iMAC tengo escrito un post it con varios consejos que releo varias veces al día si estoy en la oficina, me ayudan a centrarme. Son «Me doy permiso para tomarme este tiempo», «Confío en mi, todo va a salir bien», «Disfruto del aquí y el ahora», «Cada cosa a su tiempo»
  5. Una de las formas más eficaces de lograr mindfulness en el trabajo es detener tu jornada durante un par de minutos para hacer 10 respiraciones lentas y profundas. Respiración abdominal (inspirar y expulsar por la nariz). Es uno de mis hábitos preferidos contra el estrés (Y también una práctica muy divertida si tu jefe te ve hacerla)

Ahora que ya he escrito este post, me puedo poner con mi siguiente tarea. Qué tengas un gran día, que lo disfrutes y que seas consciente de todo lo que haces, este momento es único, no lo volverás a vivir. Repito… este momento es único, no lo volverás a vivir

Si te ha gustado este artículo, compártelo en redes sociales o coméntalo, estaré agradecido de unirme a la conversación.

Keep walking

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


,