Gestión empresarial

Mi más sentido pésame. Empresas que mueren

Por

En el último año he recibido bastantes mensajes y peticiones de consejo de personas y empresas que estaban muy preocupadas por sus negocios, que no sabían que hacer para lograr que les fuera mejor. Antes de hacer ningún análisis algo más completo sobre la competencia, las finanzas, el clima, el liderazgo, los recursos y otros factores, suelo echar un vistazo al tipo de negocio del que se trata. Hay empresas que mueren todos los días y la tuya podría ser una de ellas…

Vivir o morir en el mundo empresarial es cuestión de matemáticas. También hay unos cuantos factores más intangibles, es verdad, pero en definitiva casi todo se reduce a la aplicación de cierta lógica sobre los mercados, los consumidores y la situación interna de la empresa.

Empresas que mueren

El empresario, por regla general es alguien ilusionado y con empuje para sacar adelante su negocio, pero lo cierto es que hay negocios que en estos días no se pueden sacar adelante, a no ser que se haga un cambio radical de dirección.

Muchas empresas se quedan obsoletas porque los consumidores han cambiado, la mayoría de ellas en estos dias se están quedando obsoletas por este motivo.

En la fase 2008-2013 la mayoría de empresas desaparecían porque su caja no había podido soportar la recesión económica que vivíamos muchos países. Sobretodo morían aquellas que habían gastado demasiado dinero en ellas mismas, habían construído locales demasiado grandes, se habían expandido más de la cuenta, etc… Es decir que habían previsto una situación económica bien distinta a la que se encontraron. Las empresas longevas actúan de forma distinta…

En la fase 2013-2015 la mayoría de empresas están desapareciendo porque habiendo pasado la etapa más difícil, no han sabido adaptarse a las exigencias de los nuevos consumidores, a sus tendencias de consumo.

Pasar 5 años difíciles porque tienes una caja que te permite hacerlo, se puede lograr sin cambiar demasiado el modelo de negocio, sólo es cuestión de recoger velas y esperar a que pase el temporal. Pero tener que cambiar el modelo de negocio para poder sobrevivir, eso sí que es más difícil. Y es lo que muchos no están sabiendo hacer…

Antes que querer reflotar tu negocio, tendrías que preguntarte si hoy en día tu negocio tiene sentido.

En el management no hay peor pecado capital que la rigidez y la falta de adaptación, un pecado capital que están cometiendo muchos empresarios a día de hoy. Hace unos días hablé del caso Hofmann y otros, de empresas que han sabido innovar para permanecer en el mercado. Y es que parece lógico pensar que lo que hemos vivido no era una crisis económica, era un cambio de modelos de negocio, una irrupción brutal de la tecnología y la información, un asalto al poder de los consumidores, una disrupción, algo que deja de funcionar y que deja paso a otra cosa.

Y no todas las empresas están preparadas para dejar de hacer lo que hacían y empezar a hacerlo de forma distinta. A muchas incluso ya no les dará tiempo.

Y es que, si en el 2015 las cosas no te van mejor que en el 2014 y que en el 2013, es porque algo estás haciendo mal o tu negocio tiene poco futuro. Sé que puede ser tu caso, pero no te ofendas, no lo digo por meterme contigo, lo digo por ver si despiertas y todavía te subes a ese tren al que las mejores empresas y profesionales se están subiendo.

O algo estás haciendo mal o tu modelo de negocio está caducado (o ambas cosas). 

Cuando los modelos de negocio están caducados todavía tienen a sus consumidores más fieles (como cuando comemos un yogurt caducado), pero es cuestión de tiempo, esos consumidores pasarán de ti antes de que te puedas dar cuenta. Mientras tú estás relajado, creyendo que todo va bien, tus clientes están empezando a mirar hacia otro lado…

No se pueden hacer las cosas como se hacían hace 10 años, no se puede tener la misma mentalidad empresarial, tienes que cambiar algo dentro de ti, tienes que replantearte casi todo lo que antes creías que era cierto.

  • Tienes que replantearte la forma de interactuar con tus clientes.
  • Tienes que replantearte la forma de atraer nuevos consumidores.
  • Tienes que replantearte la forma de producir sin asumir demasiados riesgos.
  • Tienes que replantearte la forma de crear productos y servicios con verdadero valor añadido.
  • Tienes que replantearte la forma de utilizar la tecnología…

Son tantas cosas las que tenemos que empezar a hacer mejor…La mayoría de escuelas de negocio creían que si seguían haciendo sus programas de formación y desarrollo directivo, se estaban adaptando a lo que el mercado les pedía. Y aunque era así, es no era lo que el mercado necesitaba. Las escuelas de negocio tienen el poder de despertar la conciencia de las personas, para ayudarles a caminar hacia nuevos horizontes empresariales, nuevas formas de hacer las cosas. No para seguir haciendo la dinámica del famoso caso de la Nasa…

Cuando la mayoría de escuelas de negocio no son capaces de enseñar cómo serán los negocios en el 2016 es porque están más perdidas que un pulpo en un garage.

Bueno, voy a dejar de reflexionar en voz alta. Por aquí ya estoy de vacaciones, son las 9:08 y en la costa levantina ha salido un día de playa bastante majo. Ya te cuento la semana que viene. Nos vemos el miércoles que viene, a las 11:00.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos