Liderazgo

Los secretos de la cohesión de un equipo

Por

La semana pasada tuve el placer de compartir una jornada durante viernes y sábado con un equipo al que admiro. Aunque no era la primera vez que trabajaba con ellos, disfruté de cada minuto del coaching de equipos y parece ser que al final se consiguió el objetivo deseado: mayor cohesión. Hoy me gustaría hablarte de los secretos de la cohesión de un equipo, ya que a veces nos infravaloramos esta palabra.

Es Lunes, y antes de empezar a escribir este post quería desearte una feliz semana, y también decirte que te estoy muy agradecido. Mi sentimiento de agradecimiento tiene que ver con tu fidelidad a esta bitácora y con tus mensajes de ánimo en los comentarios, en la última semana he leído a varias personas que decían algo así como: «por favor, no dejes de escribir»… y cosas similares. Me ruborizo al leer algo así, uno no sabe la influencia que tendrán sus palabras en los demás, y me alegra sinceramente que pueda ayudar a algunos/as.

También quería dar las gracias a las personas que la semana pasada asistieron a mis seminarios y conferencias y que sois lectores de este blog. El miércoles varias personas de la conferencia que hice para CECE eran lectores de este blog y de los 25 asistentes al programa «Liderazgo y Dirección de Equipos» varias personas también seguían el blog. Gracias de corazón.

Yo hoy tendría que estar empezando una ruta que me prometí a mi mismo al empezar a trabajar después del verano. Había pensado en hacer de nuevo los 500 kms en bici que separan Mérida de Astorga por la Ruta de la Plata, o recorrer a pie un trocito del Camino de Santiago…Pero lo cierto es que el tercer cuatrimestre me ha arrollado como un tren en marcha y no me ha dejado tiempo para planificar días libres en esta semana, así que ya la he llenado de compromisos con clientes. Creo que ha sido lo más saludable para todos, dice el dicho popular que no se puede estar en misa y repicando. Así que ahora me toca estar repicando.

Secretos de la cohesión de un equipo

Ahora te cuento mi experiencia de este fin de semana. Lo primero que hicímos hace cinco meses esta empresa y yo fue diseñar un itinerario para lograr la cohesión de este equipo, 11 personas en total que forman parte de un área de la empresa. El objetivo era tener un mayor rendimiento gracias a la mejor vinculación entre todos y la mejora de la comunicación interpersonal. Hace 7 años que me encargan el desarrollo de esta empresa, y desde entonces vengo siguiendo su evolución y pasos, a través de sesiones de coaching, jornadas de formación y reuniones estratégicas.

Mi primera reflexión es que solemos hablar de cohesión demasiado rápido, así como de Equipos de Alto Rendimiento. Como lo políticamente correcto es ser un gran equipo, todos creemos que trabajamos en grandes equipos, pero en realidad no es así, es todo fachada. Y lo sabes cuando hablas con las personas de ese equipo.

Aunque tú creas que sí, lo más probable es que no trabajes en un Equipo de Alto Rendimiento.

Este itinerario finalizaba con una jornada de coaching de equipos y un outdoor training en un entorno rural que hicímos la semana pasada. Para ello elegí uno de los lugares histórica y culturalmente más atractivos de nuestro maravilloso país. Esta empresa suele hacer cada año algún tipo de actividad lúdico-formativa en entornos diferentes para sus equipos. Ésa es una de sus claves de la cohesión que existe.

«En estos 7 años les he visto muchas veces convivir juntos, partir el pan, caminar unos al lado de los otros, hablar de cualquier otra cosa menos de trabajo»

El viernes nos encerramos en una sala de formación durante todo el día. El objetivo era promover la mirada interior, girar la cabeza hacia el ombligo y lograr que cada persona contactase consigo misma para así poder dar lo mejor de sí misma al equipo. Esta es otra de las claves de la cohesión de un equipo:

«La mejora en los equipos siempre parte desde el interior del individuo hacia el grupo. No puedes comunicar con autenticidad si primero no has logrado liderarte a ti mismo/a»

La jornada no prometía ser una de esas jornadas de bailes y abrazos, no es mi intención hacer este tipo de actividades per se. Están muy de moda los formadores y coaches que aprovechan cualquier momento para poner a bailar a toda su audiencia, sin más motivo que diluir la incomodidad que ellos mismos experimentan. Los abrazos vinieron durante el día, pero de forma natural, porque se quería abrazar de forma sincera al otro.

Nada más comenzar, empezamos a hablar sobre el grupo, y sobre las emociones del grupo. Poco a poco, logramos un clima muy auténtico, una comunicación honesta y sincera entre las personas. Empezamos a transitar por el delicado borde que existe entre la barrera profesional y la parte personal de cada uno y finalmente entramos sin apenas darnos cuenta en la parte más bonita de cualquier ser humano: su interior. Pronto vinieron algunas lágrimas, y más tarde muchas lágrimas, que se tornaron en ojos llenos de felicidad y en amplias sonrisas al final de la jornada. Este el otro de los secretos de la cohesión de un equipo:

«Cada persona logró mostrarse tal como era a su grupo, y esto provocó un fuerte sentimiento de cohesión»

La vulnerabilidad es la clave de la cohesión de un equipo, es decir, poder ser tal y como somos, poder mostrarnos sin máscara frente a los demás. En el momento en que descrubres que los demás son como tú y los  demás descubren que tú eres como ellos, no hay necesidad de conflicto, no es necesaria la confrontación.

Descubrirnos humanos nos hace confiar de nuevo en los demás y provoca la confianza de los demás hacia nosotros.

Escondemos demasiados dolores que no mostramos a los demás, no compartimos la parte más desnuda de nosotros por miedo a ser rechazados… pero nos damos cuenta de que cuando existe el clima propicio, lo mejor que se puede hacer para lograr un fuerte sentimiento de identidad y espíritu de equipo, es compartir y permitirse ser uno mismo dentro del grupo. Esa era mi función, propiciar el clima adecuado para que la magia acabara ocurriendo.

Al final de la tarde, muchas sonrisas, abrazos, unas cuántas lágrimas de felicidad y algunos comentarios que recordaré como el que me dijo alguien: «Ahora me siento más feliz que nunca dentro de este equipo».

Como las jornadas continuaban y el trabajo más importante estaba hecho, finalizamos el día con una visita cultural por el conjunto histórico de la ciudad con un guía de excepción, y después una cena en la que no faltaron risas y bromas hasta entrada la madrugada. Al día siguiente concluímos las jornadas con un outdoor training en uno de esos circuitos llenos de tirolinas y pruebas individuales y grupales con sus correspondientes momentos de reflexión. El objetivo aparentemente se había conseguido. Era sábado por la tarde, caía una lluvia fina de otoño y vuelta a casa con una sonrisa.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


10 Comentarios

  1. Alicia Palacios, Coach Ontológico

    Gracias César,

    Soy de Ecuador. Te leo desde hace algo más de tres meses, y mucho de lo que escribes me ha llegado como anillo al dedo y me aporta en procesos personales que estoy manejando.

    Me gradué como Coach Newfield hace un año y estoy empezando a ejercer formalmente, ya compré un libro tuyo y puedo decirte que me encanta el trabajo que haces y tu profesionalismo.

    Sabiduría infinita para ti!

    Responder
  2. María Luisa de Miguel

    Muy interesante y sin duda un trabajo apasionante el de acompañar a un equipo en su evolución y avance hacia sus objetivos. Desde que leí tu libro Coaching de Equipos estoy enamorada del Coaching de equipos. Eres afortunado por tener estas experiencias. Tu libro a mi me ha ayudado mucho con mi equipo y con los que he podido trabajar. Un saludo

    Responder
  3. Vanessa Pérez

    Hola César,

    Ojalá fuera tan sencillo lograr la cohesión de un equipo en 2 días!!! A ti no te faltaría trabajo y los equipos conseguirían resultados extraordinarios…

    Pero no seas iluso, como mucho habrás logrado llevar a un buen número de personas a la emoción, y ahí casi todos somos vulnerables. Unos se habrán sentido mal y otros bien… después lo pasamos por el filtro de la razón y habremos sacado algún aprendizaje, aunque el sentimiento perdurará algún tiempo. Pronto se enfriará la emoción, desaparece el sentimiento de bienestar y el equipo vuelve a estar en una situación parecida a donde le encontraste… Qué le vamos a hacer, somos personas, nos cuesta cambiar. Lo he visto y lo he experimentado muchas veces… Cada uno debemos encontrar nuestro camino y caminar a nuestro paso, sirve de poco empujar el río… fluye solo. Pero como marketing y marca personal, nos has dejado impresionados O_O

    Responder
    • Hola Vanessa, Gracias por tus aportaciones. Es posible que, inconscientemente, hayas omitido parte de la información del artículo: «Lo primero que hicímos hace cinco meses esta empresa y yo fue diseñar un itinerario para lograr la cohesión de este equipo», en ningún caso pretendo decir que el equipo se ha cohesionado en dos días, ha sido un trabajo metódico y deliberadamente planificado. Sobre las referencias que haces a mi sobre si no me falta trabajo o ser iluso, en cualquier caso, no hace falta ser irrespetuosa para poder opinar. Muchas gracias. Saludos

      Responder
    • Juan Daniel Pérez Fernández

      Hola Vanessa,

      El coaching de equipos como dice Cesar es un proceso largo y metódico, donde además se pactan unos indicadores medibles para poder saber que se ha logrado algo. No se trata de altruismo o de una jornada, team bulding o similar para reír y llorar, esto obviamente no funciona. Un proceso entero que culmine con algo similar si, pero hay mucho trabajo previo.
      Y en el caso de Cesar Piqueras en particular, es un profesional que no necesita marketing aunque eso lo haga muy bien, es muy conocido en el mundo del coaching y es uno de los referentes en España. No es un vendedor de humo, tuve el placer de conocerlo y ser su alumno, es un excelente profesional y no lo digo yo, lo dicen las grandes corporaciones con las que ha trabajado a nivel nacional e internacional. Gracias y un saludo

      Responder
  4. Mercedes

    Hola César,

    Cómo siempre, muy enriquecedor leerte, muchas gracias por compartir, recién estoy iniciando mi propio proyecto, esto me ayudará sin duda.
    Que tengas maravillosos días.

    Responder
  5. Hola César,
    Buen trabajo. Me alegro que lograras esta cohesión del equipo. Seguro que representará una mejora para ellos y para la empresa.
    Un abrazo.

    Responder
  6. ¡Buena reflexión, César!

    Cuantos conflictos se ahorrarían los jefes si en su empresa hubiera más coaching de equipos…
    ¡Genial artículo! Yo soy de los que digo, no dejes de escribir, porque se aprende bastante y te hace crecer en lo personal y en lo profesional. Sigue así.

    Un saludo.

    Responder
  7. César, sigo el blog desde Argentina y me parece enriquecedor seguir tus reflexiones. Deseo sigas escribiendo, ya que es muy bueno lo que aquí haces.
    Te deseo una buena semana, y nuevamente Gracias por Compartir!!

    Slds.

    Diego

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad