Crecimiento personal

Lo que te falta para dar lo mejor de ti mismo…

Por

No siempre damos lo mejor de nosotros mismos. En demasiadas ocasiones, tú y yo sabemos que no estamos al 100%, que nos dejamos energía en la recámara, y cuando eso ocurre, no aprovechamos todo nuestro potencial. Las razones para no hacerlo son muchas, y el hecho sólo de no estar dándolo todo ya es un indicador de nuestra falta de motivación en algún sentido. Lo que te falta para dar lo mejor de ti mismo es ese plus, esa milla extra que tienes que correr…

Si algo sale a medias, sino funciona como tú querías, no culpes a nadie, ni siquiera a ti mismo/a. En su lugar, responsabilízate, hazte cargo de que las cosas salgan bien. Si no están saliendo bien es porque estás a medio gas.

Merece la pena poner toda nuestra energía en lo que hacemos, ya que, desde ese lugar de entrega es más fácil que todo ocurra, que todo suceda.

Está más que demostrado que podemos conseguir resultados extraordinarios, está más que probado que nuestra mente no tiene los límites que creíamos hasta ahora. Y sin embargo, seguimos pensando que ya no podemos más, que ya ha llegado nuestro límite.

Uno tiene que caminar por la vida sabiendo tomar decisiones, las mejores decisiones. El inmovilismo y el exceso de análisis nos paralizan frente a la toma de decisiones. Si algo no funciona como hasta ahora esperabas, puedes hacer dos cosas: o te esfuerzas más porque funcione o cambias de tema.

Quedarte quieto sin hacer nada no es una solución

Conozco personas que han dejado pasar sus vidas esperando que algo se arreglara, que todo funcionara mejor. Las cosas no van a funcionar mejor, eres tú quien hará que funcionen mejor.

A la Plaza del éxito se llega por la Avenida de mover el culo.

Date cuenta de cómo es tu energía cuando estás con alguien que no para de quejarse, de sentirse infeliz cuando habla contigo. La negatividad, el pesimismo y la queja no sirvieron para cambiar el mundo. El mundo evoluciona gracias al talento y al trabajo de las personas que se atreven a soñar. Gracias a personas como tú.

No te engañes a ti mismo/a, no digas aquello de «no puedo», «hice todo lo que pude», «yo no valgo para…»  y ese sinfin de excusas y fantasías que te cuentas a ti mismo/a para no mostrar tu mejor versión. A mi no me engañas.

Tengo una buena noticia: Puedes, eres capaz, eres valioso, lo mereces, perteneces, la felicidad está hecha para ti. Mejor dicho, tú estás hecho de felicidad.

Dar lo mejor de ti mismo es cuestión de hábitos, de actitud, de una creencia firme en tus propias capacidades, de compromiso.

Soy de los que cree que cuando algo falla es porque no he dado lo mejor de mi mismo. Prefiero actuar bajo la creencia de que soy el principal responsable de mis resultados que pensando que el universo se decidirá un día a hacerme feliz.

El universo no te traerá nada que tú no estés buscando con todas tus fuerzas. Y cuando lo consigas el responsable no será el universo o tu Dios, el responsable serás tú.

Por eso no sirven las excusas, las medias tintas. No, no cambian el mundo. La pasión mueve montañas ¿Sientes pasión por lo que haces?, ¿Vives apasionado/a?

Necesitas dar lo mejor de ti mismo

  • Siempre se puede hacer una llamada más a un potencial cliente…
  • Siempre se puede respirar una vez más antes de perder el control
  • Siempre se pueden correr 100 metros más…
  • Siempre se puede comer un poco más sano…
  • Siempre se puede decir que «no» a esa invitación a la que no quieres ir…
  • Siempre se puede fijar un tope, un límite a algo que nos perjudica…
  • Siempre se puede mejorar lo que ya tenemos…
  • Siempre se puede revisar una vez más eso que estás a punto de enviar…
  • Siempre se puede pensar mejor antes de tomar cualquier decisión…

Lo demás son excusas.

No tengas prisa, haz las cosas bien.

Que tengas un gran día

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos