Crecimiento personal

Lo que somos es gracias a lo que fuimos

Por

lo que somos es gracias a lo que fuimos

Echamos la vista atrás y vemos el camino que hemos recorrido para llegar hasta aquí. Miramos a nuestro pasado y nos encontramos con eventos y situaciones que hicieron posible lo que hoy somos. Lo que somos es gracias a lo que fuímos, de eso no tengo duda.

Es posible que si miras a tu pasado y haces una colección de eventos, quedes algo confuso y sorprendido. Puede que te parezca que todo ello ha sido fruto de la azarosa vida que, a veces, tira por ti los dados. Uno mira hacia detrás y puede ver:

  • Unos cuantos fracasos.
  • Algunos triunfos.
  • Una personalidad que no siempre le gustó.
  • Un divorcio que dolió mucho.
  • Algunos reencuentros.
  • Unas cuántas pérdidas.

En definitiva una serie de eventos que te ocurrieron, que sucedieron en ti y en los que no ves ninguna correlación.

Somos gracias a lo que fuimos

Sin embargo, podemos mirar con más perspectiva, con más distancia, con mayor capacidad de abstracción. Y cuando lo hacemos, nos damos cuenta de que empiezan a aparecer ciertas correlaciones.

Parece que los puntos se empiezan a unir y todo conforma un tapiz lleno de sentido.

-Esa persona que fracasó resultó aprender las lecciones más valiosas de su vida. Ahora no volverá a cometer los mismos errores.

-Los pocos triunfos que tuvo le ayudaron a tener más seguridad en sí mismo para afrontar el presente y sostenerse sobre sus propios pies.

-La personalidad que no siempre le gustó no era más que su propia sombra pidiendo también ser reconocida, buscando un espacio en el cual poder expresarse.

-El divorcio que tanto dolió es ahora una experiencia más, un punto necesario que también te enseñó qué errores no tendrías que cometer en tu próxima relación de pareja.

abrazar nuestro pasado

-Las pérdidas… bueno, las pérdidas son muy difíciles de aceptar. El ser humano no está psicológicamente preparado para ello, aunque muchos quieran decir sí, que todo pasa. Con las pérdidas perdemos una parte de nosotros, cuántas más pérdidas acumulamos, más sentimos que se nos fragmenta la vida. Luego eres tú quien tiene que recomponerla.

La cuestión es que todo esto está ahí, en una carpeta de tu disco duro que lleva tu nombre, en la que pone “Historia de César”, o “Historia de Marta”. Está todo dejado caer en algún sitio, de cualquier forma, porque tampoco has tenido tiempo de abrir ese cajón para empezar a urgar y a comprender.

Sin embargo, cuando miras desde la distancia, te das cuenta de que todo tiene un sentido, incluso lo más difícil de aceptar, lo que más duele.

Es cuando ponemos cierto órden en nuestro cajón de historias cuando empezamos a encontrar sentido a todo, cuando podemos unir los puntos.

Creo que lo que somos es gracias a lo que fuimos, que nuestro pasado siempre nos conforma y que, por muy negativo que sea, podemos mirar con la serenidad que propone la distancia y empezar a comprender.

Cuando desde tu madurez has mirado tu historia, cuando has puesto cierto orden en ese cajón, es cuando te sientes capacitado para mirar al presente con confianza, para coger tu pequeño bote de madera y navegar en el río de todas las lágrimas que hicieron falta, no para  ahogarte sino para disfrutar de sus aguas.

Desconozco quién eres tú, cuál es tu historia, de dónde vienes. ¿Cómo fue tu infancia? ¿Cómo pasaste la adolescencia? ¿Qué pasó en tu edad adulta? Lo desconozco, sólo tú sabes cómo has llegado hasta aquí. Has trabajado duro, eso sí, y no ha sido fácil.

Seguramente no seas perfecto, pero eres maravilloso/a. Y por este motivo siento una gran admiración hacia ti.

Esta mañana entraba en mi despacho de casa a las 6:45 y veía esta foto de mi infancia.

cesar piqueras

Era el invierno de 1981, no había cumplido tres años y en mi familia hacia muy pocas semanas que mi padre fallecía jugando al tenis sin haber cumplido los 33. Miré la cara del niño y no pude sino darle un abrazo, decirle “tranquilo, todo está bien. Ya estoy aquí”.

Todos tenemos que abrazar nuestro pasado para construir nuestro futuro.

Que tengas un gran día.

Lo que somos es gracias a lo que fuimos
Vota este post