Crecimiento personal

Lo que pudo ser y no fue

Por

Pasar tiempo pensando en lo que pudo ser y no fue no te servirá demasiado.

Lamentarnos no nos lleva a ningún lugar. Quizás ahondamos un poco más en el sentimiento de autocompadecerse de uno mismo.

¿Por cuántas cosas te lamentas? ¿Cuántas cosas te gustaría que hubieran sido diferentes?

Da igual. Ahora ya no sirve. Ese tiempo pasó. Cierra el círculo.

Lo que pudo ser y no fue es la triste historia de alguien que miraba al suelo, tratando de encontrar solución a lo que ya no tenía solución.

Cada vez que ocurre algún evento negativo en tu vida, te puedes quedar mirándolo o puedes aceptarlo.

Si lo rechazas se quedará contigo. Si quieres que vuelva también. La única forma es dejar ir, el único mensaje es: «Por mucho que me duela, acepto lo que ha ocurrido como parte de mi vida. Ahora tengo que seguir adelante».

Es evidente que hay heridas que tardan en cerrarse más que otras. Es cierto que la vida a veces parece tan brusca como una fiera, que nos lanza sus zarpazos y que a veces nos alcanzan en lo más profundo. Pero sigues vivo.

Tenemos la responsabilidad última de ser felices, de hacer algo útil durante todos estos años.

Lamentarte no es útil. Desmotiva. A ti y a los que te rodean.

¿Qué podrías hacer en lugar de lamentarte?

Haz algo útil.

Si quieres empezar a practicar la habilidad de superar todo lo negativo que ocurre en tu vida, empieza por lo más pequeño y mundano: Si se te rompe un plato, ¿cuánto dura tu enojo? Si un radar de velocidad te pilla 10km/h más allá del límite percibido, ¿cuánto tiempo andas lamentándote por los 100€ que acabas de perder?

No te lamentes demasiado, no te servirá. Ya ha pasado, lamentarse es pasar por el dolor varias veces más…

Aprender a soltar es una de nuestras asignaturas pendientes.

Quizás si aprendemos a soltar los pequeños enfados o decepciones, más capaces seremos de hacerlo con otros temas más importantes.

Dejar ir… Qué fácil decirlo y qué difícil practicarlo.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


6 Comentarios

  1. Juan Luis

    César, lo que dices es cierto, pero muchas veces es muy difícil de llevar a cabo. El viernes después de 12 años de trabajo me despidieron y te puedo asegurar que estoy poniendo en práctica todos tus consejos. Pero cuesta. Un abrazo

    Responder
  2. José Alberto

    Gracias César, ayer me sucedió algo que me hizo perder dinero, le comentaba a mi esposa lo enojado que estaba por lo que había pasado, y se lo repetí como tres veces mientras íbamos a nuestra cita. Hoy me doy cuenta que al lamentarme con ella, pase tres veces por mi dolor y quizás la contamine también.

    Dejar ir y fluir es el reto.

    Responder
  3. Toda la razón César, a veces pasamos demasiado tiempo lamentándonos por algo que ya no tiene solución en lugar de emplear ese tiempo en algo más útil, aunque sea para «no hacer nada o emplear ese tiempo para pensar» como bien decías en el post de ayer. Es complicado, pero todo es cuestión de practicarlo.

    También te doy las gracias por tus mensajes y consejos . Aportas otros puntos de vista a muchas situaciones haciéndolas más fáciles de abordar y sobre todo, haciéndonos pensar. Saludos.

    Responder
  4. Un sabio consejo César. Cuánta razón tienes pero que difícil resulta de cumplir, en ocasiones. Gracias por tus mensajes, te aseguro que siempre son útiles.

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad