Gestión empresarial

Estas personas no han entendido las nuevas reglas del juego

Por

Los últimos diez años han sido fugaces. Si echo la vista atrás al 2005 y veo la forma en la que utilizábamos la tecnología, el marketing y también la forma en la que los mercados y las empresas evolucionaban, no podría haber adivinado lo que iba a ocurrir. Las nuevas reglas del juego han provocado que cambiemos radicalmente la mayoría de supuestos que hacemos sobre cómo será el mundo en el futuro. Ahora parece que sí tenemos una idea de lo que será importante en los próximos años. En este post espero darte algunas ideas…

Puede que tú también seas un bicho raro como yo, y en muchas ocasiones te guste decir aquello de «paren el tren que yo me bajo», pensando que quizás lo más inteligente que se puede hacer en estos momentos de cambio sea no cambiar. Parece inspiradora esa idea de comprarse una casa antigua en la montaña, cerca de un pequeño pueblo, restaurarla, y vivir allí con tu pareja e hijos, cogiendo setas todas las mañanas, haciendo tu propio pan en un horno de leña, comprando la verdura a la señora Remedios que tiene una huerta, etcétera…

Seguramente es una visión que has tenido alguna vez, yo al menos más de doscientas. Aún así, mientras tanto, parece lógico pensar que mientras vivas en este otro lado del mundo, lo interesante sería tener una visión más global y sistémica, más profunda sobre lo que está ocurriendo en el planeta, por si de esta forma te sirve a nivel profesional y personal para tomar algunas decisiones.

Las nuevas reglas del juego y cómo afectarán a la mayoría

¡El éxito! (Es efímero). Tener éxito está de moda. Cualquier libro, curso o video motivacional te dirá aquello de «lo que tienes que hacer para tener éxito…». La verdad es que el éxito es cada día más efímero, las empresas se dan cuenta de esto porque aunque den un pelotazo extraordinario durante dos años, al poco tiempo pueden estar en bancarrota. Ejemplos tenemos miles, en este mundo internetizado, empresas como Adtriboo se han pegado un buen batacazo, después de saltar a la fama en todos los medios de comunicación y empezar bien fuerte, ahora se encuentra en concurso de acreedores… ¿dos años de fama? Demasiado tiempo.

El éxito cada vez dura menos. Hace veinte años si escribías un best seller, podías vivir de los royalties el resto de tu vida. Ahora si escribes un gran libro, quizás puedas vivir de los royalties un par de años. Es el ejemplo de libros como el éxito del gran Leopoldo Abadía «La crisis NINJA» y otros tantos, con 125.000 copias vendidas el primer año y… ¿3.000 el segundo?. Al tercero nadie se acuerda de él.

«Hoy en día las empresas saben que el éxito es algo muy rápido y se esfuma sino sigues teniendo éxito»

Para muchos emprendedores y nuevos keyplayers esto es fabuloso, empresas como Milanuncios, que desde fuera no parecían gran cosa, más allá de ser un portal de anuncios sin demasiado marketing, se han vendido por 100 millones de Euros. Con lo que sueñan millones de personas a nivel mundial es con crear algo que luego sea comprado por unos cuantos millones de euros por otros más grandes ¿Quién podría adivinar hace 4 años que Whatsapp lo comprarían por 19.000 millones de dólares?

Las profesiones del futuro no tienen nada que ver con las actuales. Ahora muchos de nuestros hijos sueñan con ser youtubers, con ganar varios millones de dólares cada año como German Garmendia, el youtuber de habla hispana más popular y que más ingresos obtiene de youtube:

La intrusión es total. El mundo 2.0 ha entrado en nuestras vidas, un smartphone con todos tus «amigos» se interpone entre tú y tu concentración, entre tú y tu vida de pareja, entre tú y tus hijos. ¿Cuántas veces miramos el móvil (sin necesidad) delante de nuestros hijos, pareja, familiares, amigos?. La publicidad ha entrado más de lleno. El retargeting es una realidad, si buscas algo en google o amazón, las dos semanas siguientes te verás mensajes publicitarios por todos los lados vendiéndote eso mismo.

Bigdata es una realidad hace ya varios años. La cantidad de datos que tienen las grandes (y no tan grandes) empresas sobre nosotros es tremenda, sus estrategias de marketing han cambiado radicalmente y cada vez van más al grano. Cualquier empresa, con cierto poder sobre los datos, puede saber ahora mismo qué tipo de consumidor soy yo, mi poder adquisitivo, qué gustos tengo, cuántos hijos puedo llegar a tener, y dónde me gustaría ir de vacaciones el año que viene y qué me apetecerá esta noche para cenar.

«La inteligencia de los mercados es cada vez mayor. Las estrategias de marketing son cada vez más personalizadas«

¿Leer o ojear? ¿Qué está pasando con los hábitos de lectura? Nuestra capacidad de prestar atención a un buen libro disminuye. Eres afortunado/a si tienes la suerte de estar quince minutos sin que te llegue un whatsapp, sin querer tuitear una frase que acabas de leer o de mirar en facebook a ver cuánta gente te ha felicitado el cumpleaños…

Sin embargo, si mantienes tus hábitos de lectura, cada vez puedes leer más. Tener acceso a más libros en formato ebook, la facilidad de comprarlos y de leerlos sin que la letra sea muy pequeña o muy grande, sin tener que sacar la mano de debajo del nórdico para cambiar de página, jeje.

Ahora sin embargo, muchos de nosotros leemos más blogs que libros (a lo mejor tú eres uno/a de ellos). Tenemos nuestra lista de personas y empresas a las que seguimos, y cuando tenemos un hueco libre nos leemos quince o veinte artículos suyos y nos quedamos tan anchos. Esa es una de las principales formas de aprender hoy en día. Muchos de mis «conocimientos» (lo pongo entre comillas porque dudo de si tengo alguno) los he aprendido leyendo blogs. Cada semana en mi Newsify se amontonan entre 80 – 120 artículos que leo de una forma u otra.

Facebook será el periódico del futuro. Si no lo sabes, pregúntate porqué Jeff Bezos (Amazon) ha comprado el Washington Post.

El contenido es el rey. Algo que ya se viene advirtiendo desde hace unos años en toda la red es hoy una realidad. Google ha cambiado (cienes y cienes de veces!) sus algoritmos, para irlos acomodando cada vez más a páginas webs y portales que creen contenidos de valor. Muchas empresas que nacieron con una estrategia SEO y se posicionaron los number one durante meses, cayeron en picado al cambiar el algoritmo de google, bajando sus ingresos de 1millón de Euros al mes a apenas 100.000€.

El marketing de contenidos ha venido para quedarse, ahora los artículos en blogs, periódicos, videos, infografías, etcétera tienen todas las papeletas para posicionar en google si son de calidad. Las empresas que quieran diferenciarse tendrán que ser excelentes en la creación de contenidos.

«Lo que importa es el contenido que creas, es lo que te puede diferenciar«

El dinero. Hablar del dinero nos daría para un blog en sí mismo, pero trataré de resumir lo que creo que está ocurriendo. Quizás mi visión del mundo sea algo más catastrofista de lo habitual.

Las diferencias se están acrecentando, lo que quiere decir que las personas con más dinero ganarán cada vez más dinero. Esto es algo que se puede comprobar fácilmente. En breve el 1% de la población (70millones de personas) ganarán más que el 99% restante. Después de la crisis económica en España, por ejemplo, las grandes fortunas tienen más dinero, y los que menos tenían tienen todavía menos. A veces me pregunto ¿dónde nos llevará todo esto?, ¿quién será el rey del mundo? Porque al final todo converge hacia una o muy pocas personas.

El dicho de la sabiduría popular de «el dinero llama al dinero» es más cierto que nunca. Esto no quiere decir que la personas con muy poco poder adquisitivo vayan a estar cada vez peor. Ni tampoco que en zonas muy deprimidas del planeta se vaya a seguir viviendo en condiciones infrahumanas indefinidamente. Pero no podemos obviar el hecho de que todo se democratiza y se crea una capa social demasiado grande que gana muy poco y con pocas expectativas de futuro.

Los hábitos de compra. Yo no soy un nativo digital, y sin embargo ya compro la mayor parte de lo que me hace falta a través de internet, unas zapatillas de andar por casa en Amazón, un cable para el ordenador, una lavadora, unos zapatos en Zalando, etcétera. El día a día no me da tiempo a pararme demasiado e ir a un centro comercial, soy de los que si va, entra y sale en menos de treinta minutos y ha comprado dos trajes, dos jerseys y un pantalón vaquero. Imagino que los que hoy viven con su mano pegada a un smartphone y en breve tendrán más poder adquisitivo comprarán casi todo por internet.

«El pequeño comercio tiene que reinventarse, no le queda otra. La mayor parte de los pequeños comercios que conocemos cerrarán sus puertas en los próximos 10 años a no ser que se diferencien y consigan ser rentables en esta nueva economía.

Todo cambia rádicalmente, las oficinas bancarias por ejemplo, dejarán de existir como tales en unas décadas. Mis hijos no sabrán casi lo que es ir a un banco a sacar dinero, ingresar o hacer cualquier otra gestión. El dinero en sí mismo es algo totalmente inutil cuando todo lo que ocurre está en la red (al menos en el «mundo desarrollado»). ¿Para qué el dinero y tantas monedas cuando se podría crear una moneda única digital? Es evidente que esto seguramente no lo veré con mis ojos, pero sí los que vengan después.

Estas son algunas de las creo que serán las nuevas reglas del juego, voy a parar ya porque no quiero escribir un libro antes de las 9:00 de la mañana, y ya llevo una hora escribiendo.

En fin, de cambios va la cosa ¿Te subes al tren o nos bajamos los dos?, ¿Qué opinas?

Qué tengas un gran día

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos