Marketing y Ventas

Las desventajas del coworking que no imaginabas

Por

No es mi intención con este post hablar mal, ni mucho menos menospreciar de algún modo, la forma de trabajar colaborativa, abierta y dinámica que suponen los centros de coworking. Todo lo contrario, tengo buenos amigos trabajando en ellos o dirigiendo este tipo de centros. Más bien me gustaría centrarme en una de las posibles desventajas del coworking para quien es su usuario, especialmente si ese usuario/a es un emprendedor/a.

Y además, la desventaja tiene que ver con las ventas, un tema que como sabes me lleva a escribir muy a menudo en este blog.

En muchas ocasiones el emprendedor se siente sólo/a, busca apoyo, otras personas con sus mismas preocupaciones. En muchos de estos casos, trabajar en un centro de coworking puede ser genial. Ya que nos brinda el calor humano y profesional suficiente, y es algo que recomendaría muchos pequeños emprendedores o personas que no tienen porqué alquilar un despacho fiijo para su negocio.

Además, la riqueza personal, técnica y profesional que existe en este tipo de centros es formidable, y cualquiera disfrutará de trabajar en un lugar así. Cuando he visitado alguno de ellos, te apetece quedarte a vivir allí, buen rollo, dinamismo…

El problema puede venir cuándo tenemos que salir a vender

El principal peligro es que la persona que está trabajando en un coworking se acomode, que no salga a vender sus productos o servicios lo suficiente, que se acomode con el calor humano y la comprensión que ofrece el lugar.

Es decir, que toda su incomodidad y frustración en lugar de redimirla saliendo a vender como un tigre (o pantera!), la redima tomándose un café más con los compis de la mesa de al lado…

Muchas veces el coworking sustituye a un despacho en tu casa, un lugar mucho más incómodo, sin nadie a quien hablar y en el que te sentirás miserable a la primera de cambio. Por ese motivo saldrás a vender tanto como puedas, a quedar con clientes, a comer con ellos, a escuchar sus preocupaciones, a pisar el terreno de juego… (y no te quedarás en el banquillo entrenando la próxima jugada).

No digo que esto le ocurra a todo el mundo que trabaje en un coworking, sólo quería alertar de este peligro.

Es muy difícil salir de la zona de confort, es realmente difícil vencer a la inercia. Vender es incómodo (de narices!), y por este motivo debemos de tener pequeñas técnicas para no autosabotearnos, para no decir, «bueno, hoy me quedo en la oficina y ya si eso mañana saldré a buscar clientes…»

  • No te acomodes, sal.
  • No te quedes en la silla, levanta.
  • No te tomes otro café con tus compañeros, hazlo con tus clientes.

Qué tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos