Emprender

Las 7 razones por las que dejarás tu empresa

Por

razones para dejar tu empresa

Los proyectos profesionales no son para siempre, tu carrera profesional cambiará en un futuro y tus aspiraciones también serán distintas. En esta reflexión de hoy me gustaría hablarte de las razones por las que dejarás tu empresa. No quiero hacer ninguna suposición, simplemente aludir a causas comunes que veo en personas cercanas a mi y en profesionales a los que conozco…

Las 7 razones por las que dejarás tu empresa

1. Tu jefe es un cretino. Antes de la crisis económica de la que estamos saliendo la mayor parte de las personas cambiaban de puesto de trabajo porque no podían soportar a su jefe. Es posible que sea por su caracter excesivamente dominante o controlador, o quizás porque no predica con el ejemplo en nada de lo que te dice que hagas. Ya sabes que hay una amplia diferencia entre líderes, jefes y psicópatas, como explico en este post.

Es esta época, todavía dentro de una situación económica complicada, todavía sigue habiendo mucho pseudolíder que en cuanto las cosas repunten verán como las personas más talentosas de sus equipos salen de su empresa as soon as possible. En el seminario de después de Pascua daré muchas claves para evitar esto.

2. Tu empresa no te apasiona. Aquello que hace, el trabajo en sí mismo, no es aquello a lo que dedicarías el resto de tu vida laboral. De alguna forma, la misión, el mercado, o cualquier otra variable de tu empresa no te gusta, y no estás dispuesto a seguir allí por mucho tiempo. Yo salí de una industria del automóvil porque en verano y Navidad había que currar como nunca, y era algo que no quería para el resto de mis días.

como dejar tu trabajo

3. El significado de lo que haces es muy poco noble. Uno de los grandes motivadores para las personas es para qué sirve el trabajo que hacemos. Pero si lo que hacemos es algo muy pobre espiritualmente hablando, es fácil que te desmotives en poco tiempo. Para algunas personas, no es lo mismo trabajar para un fabricante de armas, tabaco o máquinas tragaperras, que hacerlo para una asociación de ayuda a los más necesitados, profesor, médico, etcétera. Seguramente en cada una de estas funciones la motivación puede ser diferente según la persona. Es evidente que cada uno tendrá su opinión…

4. Tu trabajo no se reconoce. Cuando te dejas los cuernos (mundanamente hablando) y no recibes ni esa palmadita en la espalda, entonces es fácil que en poco tiempo tu motivación caiga por los suelos. El reconocimiento es uno de los grandes motivadores, hay mil gestos de reconocimiento, formas de hacer que las personas se sientan más orgullosas de lo que hacen y más motivadas. Otra cosa es que se sepan poner en práctica.

5. Eres de los que quiere hacer las cosas a la suya. En definitiva, tener autonomía de verdad. “¿De qué vas César? Pero si yo tengo mucha autonomía en mi trabajo!!!” A ver, quizás con esto no me he explicado bien, lo he dicho demasiado rápido, me refiero a tener autonomía 100%. No conozco ninguna empresa en la que puedas tener autonomía 100%, sólo en la tuya.

La mayoría de gerentes sufren también de esta falta de autonomía, no creas que el director general de tu empresa se libra de ser controlado por un consejo de administración, junta rectora o como se llame en cada caso. Quizás en la cúspide es dónde todavía la falta de autonomía se sufre más.

Muchos directores generales abandonan sus proyectos profesionales porque no tragan a uno o varios miembros del consejo de administración.

La autonomía es un gran motivador, y eso las mejores empresas lo saben. El exceso de control y supervisión actua como un freno para la inspiración e implicación de las personas. Por eso cualquier empresa con dos dedos de frente diseña puestos de trabajo en los que exista sensación de autonomía, pertenencia, libertad para poder hacer y decidir. Pero repito, hay personas que por mucha autonomía que les den nunca será suficiente (yo me incluyo en ese saco), y hasta que no han creado su propia empresa y proyecto profesional no han parado.

dejar la empresa

6. Tu salud corre peligro. Hay empresas que son tóxicas para la salud, hay puestos de trabajo que ponen en peligro la salud de las personas. En una empresa que conozco de tamaño considerable, el 33% de la plantilla se medica contra el estrés, la ansiedad y todas estas cosas… Hay empresas que simplemente son tóxicas, las razones pueden ser muchas: el líder, los clientes, el mércado, la situación actual… En estas empresas las personas no quieren permanecer

7. Tienes sangre de emprendedor. Si la sangre de emprendedor corre por tus venas, entonces no tienes nada que hacer. Irás dando tumbos de una empresa a otra, hasta que al final crearás tu propia empresa, proyecto, o te harás un freelance.

Porque sabes que tus ideas valen mucho, porque quieres caminar por ti mismo/a, porque sabes que tu futuro es tan extraordinario que no quieres regalar tu talento a otros…

Ser emprendedor (ahora tan de moda), tiene muchas ventajas. No siempre las conseguirás, muchos emprendedores quedan en la cuneta víctimas de la fiebre de las startups y otras corrientes. Si todo te sale bien (mejor dicho, “si todo lo haces bien”), puedes conseguir muchas ventajas hechas realidad. Las tres ventajas principales por las que yo lo fui en su momento fueron: Autonomía al 100%, tener más ingresos que en cualquier empresa privada, tener muchas más vacaciones que en la empresa privada.

Espero que te encuentres en uno de esos proyectos profesionales que saca de ti lo mejor, que te hace vibrar, disfrutar, contribuir, reir, estirarte… Si no fuera así, espero que tu siguiente paso profesional sea ese proyecto.

¿Qué otras razones encuentras para dejar tu empresa?, ¿Alguna idea?

Que tengas un gran día.

 


23 Comentarios

  1. Barry Sheene

    Lo malo de tu propia empresa es que acabas trabajando 24 horas/7 días en la mayoría de las ocasiones. O no desconectas del todo…Es como un nuevo hijo, con todas sus fases…De todas formas, hay excelentes apreciaciones!

    Responder
  2. Hola César, yo sólo añadiría uno: porque ya te ha llegado tu momento. Creo que hay momentos para todo y tras unos años que pueden haber sido estupendos, el desarrollo se estanca por las razones que sean y uno puede caer en la comodidad y sentirse atado a un paquete de beneficios sociales y a una buena nómina más que a un proyecto o a un futuro en esa empresa. Cuando llega ese momento, uno lo siente y creo que es importante escuchar al destino, hacer las maletas y buscar nuevas ilusiones dejando atrás el miedo o llevándolo como compañero de viaje, como cada uno quiera.

    Responder
    • Hola Marta! Qué razón tienes! Me gusta lo de hacer las maletas, tendríamos que hacerlas más a menudo, pero sin tanta tragedia, como algo natural y normal. El miedo como aliado, como me gusta ese pensamiento. Qué disfrutes Marta, all the best!

      Responder
  3. Roberto Lacambra

    Hola César, ¿Qué tal va todo?, espero que bien!!; que coincidencia tan curiosa….; hace unos días que quiero ponerme en contacto contigo y precisamente hoy leo (como muchos días) tu post.., y me digo, que casualidad!!…; y es que acabo de dejar mi empresa. Un día de estos me pongo en contacto contigo y te cuento “mis razones”.

    Un abrazo desde Huesca

    Responder
    • Robertooooo!!!! me quedo impresionado y boquiabierto. Tenemos que hablar, ya me contarás. Y yo que había dado tu contacto a algún cliente. Bueno, espero que me llames en cuanto tengs un hueco y nos ponemos al día. Lo cierto es que los grandes profesionales suelen dejar sus empresas, a no ser que sean ese tipo de empresas extraordinarias con las que todos soñamos. Un abrazo desde el Mediterraneo!

      Responder
  4. Ahora con este periodo de crisis también abandonas una empresa, ya que se cierra por liquidación, es algo muy triste dejar algo por lo que has trabajado una parte de tu vida con ilusión y con desempeno y derrepente desaparece tu estabilidad y no puedes hacer nada, solo resignarte.

    Responder
    • Vaya que sí Juan, es una verdad como un templo. Gracias por compartirlo. Tengo un email pendiente con información que nos enviaste, disculpa que mi agenda de las dos últimas semanas haya sido tan ajustada como para ponerme con ello. Lo leo y te contesto al email. Nos hacen falta personas como tú como empresarios Juan, no te enfríes. Un abrazo

      Responder
  5. José Miguel Pedraza

    Muchos jefes (que no líderes) aún son de “la vieja escuela” lo que hace que exista un choque culturo-educacional que hace que los procesos que tratan de transmitir los jóvenes talentos, no sean respetados ni asumidos por estos gerentes. Sencillamente se han quedado anclados al pasado.
    Este choque desmotiva, paraliza el desarrollo de la empresa, el reconocimiento de los trabajadores, ancla la empresa en un estado de fracaso inminente. Lo cual hace que muchos pensemos en dejarla.
    Gracias Cesar!!

    Responder
    • Vaya que sí José Miguel, estoy contigo. ¿Cómo haremos para cambiar todo esto?, ¿Cómo podemos cambiar al propio sistema desde dentro? Creo que lo mejor que podemos hacer es ser ejemplo de ese liderazgo en el que creemos. Es una cuestión de actitud. Un abrazo José Miguel, y mucho éxito!

      Responder
  6. Rodrigo

    Hola César. Buen artículo. Te propondría una continuación….” Las 7 barreras que impedirán que dejes tu empresa teniendo motivos para hacerlo”. Buen día.

    Responder
  7. Juan Manuel Pereira

    Hola Cesar ,!!! Excelente artículo. Oye, crees tu que habrá una fórmula ideal entre jefe y empresa ? De forma de dejar que los profesionales exitosos se desarrollen un abrazo. Juan Manuel Pereira

    Responder
  8. Manuel Garcia

    Te falto las mafias y compadrazgos que existen en muchas empresas donde los mediocres, los defraudadores, los arrastrados son los que prevalecen mientras los honestos, responsables, son acosados. Ah tambien se me olvido las empresas donde hay discriminación por edad, por ser mujer, por tu orientacion sexual, por tu color de piel, por su estrato social.

    Responder
  9. Hola! Suscribo lo que comenta Manuel García. Me he encontrado con una empresa tóxica, pues prevaleceno los pelotas, los que meten cizaña, los que lían, y se da hasta mobbing……

    Responder
  10. Cómo recuperarse ante situaciones de,este tipo Cesar? Y de un despido….?
    Gracias

    Responder

Deja tu comentario




*