Crecimiento personal

La gestión del fracaso y la sobrevaloración del éxito

Por

gestión del fracaso

Vivimos en una sociedad en la que hay una excesiva valoración del éxito, nos sentimos muy atraídos por historias de personas y empresas que han innovado mucho, crecido mucho, ganado mucho dinero, multiplicado sus ingresos, etc… Existe quizás una sobrevaloración del éxito, y al tiempo que esto ocurre una minusvaloración del fracaso. La gestión del fracaso se vuelve un tema fundamental cuando sólo un pequeño porcentaje de personas y empresas logran ese éxito que todos admiramos. Pensé en escribir este post después de un comentario de Miguel Ángel García en otro artículo sobre el crecimiento orgánico (gracias por la inspiración Miguel Ángel).

Siempre que escucho historias de éxito, no puedo evitar preguntarme ¿Y qué pasa con los que no han tenido éxito? ¿No son también merecedores de admiración y reconocimiento?

Hace unos meses hablando con Dolores Cortes (una de las protagonistas de mi próximo libro junto a Luís Bassat, Quique Dacosta, El Brujo y otros) me decía que todos somos iguales en dignidad. Hablábamos sobre el liderazgo y las estructuras de poder en las empresas y de cómo los líderes en muchas ocasiones creen estar en un escalón humano diferente al resto de la plantilla. Si todos somos iguales en dignidad,

“¿Por qué sobrevaloramos tanto a los que han tenido éxito?”

No nos damos cuenta de que hacer una valoración tan alta es hacer una minusvaloración de los que no lo tienen. Quizás nos falta un poco de humildad, todos vamos detrás del sueño americano “cuanto más mejor, no importa el precio que pagues por ello”. Persiguiendo la felicidad en un lugar en el que no se esconde.

gestión del fracaso

La gestión del fracaso es un tema clave, que se debería de enseñar en las escuelas. Tendemos a pensar en éxito o fracaso como lugares que son para siempre, a los que llegas y te quedas en ellos, sin tomar conciencia de que éxito y fracaso son sólo estaciones de un mismo recorrido en tren. Dime dónde estás hoy y te diré dónde puedes estar mañana. Pocas personas tienen éxito durante toda su vida, en todas las facetas de su vida. Y también pocas personas fracasan durante toda su vida en todas las facetas de su vida.

¿Cómo se puede hacer gestión del fracaso en una sociedad que sólo mira al que triunfa?

  • Empezando a valorar a la persona, a lo humano. Más allá de sus logros.
  • Tomando conciencia de que el fracaso es una experiencia muy profunda y que puede ser transcendental, nos conecta con lo efímeros que somos y con una humildad que muchas veces perdemos.
  • Sabiendo “sostenernos” a nosotros mismos cuando hemos fracasado. No culparnos, no autocastigarnos, sabernos merecedores de la misma dignidad tengamos éxito o hayamos fracasado.
  • Invitando a la persona que fracasa a contar su historia, a expresar sus sentimientos y emociones, a salir del agujero en el que se ha metido (especialmente si la sociedad en la que vive estigmatiza el fracaso)
  • Sabiendo que no hay fracaso, sólo feedback. Es decir que si algo no ha salido como queríamos, no nos tenemos que hundir en la miseria. Es una buena oportunidad para aprender y hacerlo diferente la próxima vez.
  • Sabiendo que las mejores etapas de la vida vienen después de grandes fracasos. Cuando metas la pata (hasta el fondo), exagerándolo un poco piensa “¡Salir de esta va a ser apasionante!

Recuerdo una frase que decía “No valoramos los resultados, valoramos el esfuerzo. Un esfuerzo muy grande tiene una valoración muy grande”. Quizás un paso intermedio en la mejora de nuestra gestión del fracaso sea empezar a valorar más el esfuerzo, y no tanto el éxito.

En fin, reflexiones de una mañana pre-primaveral, que tengas un gran día.

¿Qué opinas tú de la gestión del fracaso?

 Keep walking

La gestión del fracaso y la sobrevaloración del éxito
4.5 ([por]) 2 votos

Suscríbete a mi newsletter y recibe nuevas herramientas y recursos.


,

6 Comentarios

  1. Miguel Ángel García

    Genial forma de afrontar el éxito y el fracaso, dos palabras tan importantes en nuestra sociedad. César, no tengo palabras de agradecimiento para que me nombraras en tu post y además enlazaras con uno de mis blogs (te invito a leer mi último post de mi otro blog estamos dormidos o abducidos) un blog que me gustaría encaminar de alguna manera hacia el coaching, aportando valor diferencial tan difícil de conseguir. Siempre desde la humildad de querer aprender cada día más, cosa que hago leyendo tu blog todos los días (y compartiendo lo que me gusta) Puede que una palabra lo resuma todo GRACIAS

    Responder
    • Gracias Miguel Ángel, a cada uno lo que le corresponde, y la inspiración me vino de tu comentario. Me gustan tu blog y tus artículos, sigue en ello que aportas mucho valor. Un fuerte abrazo

      Responder
  2. Raquel Vilanova

    Buenos días César,
    Me encanta este escrito,gracias .
    Cuantas palabras ….humildad y dignidad.Es muy complejo en el mundo laboral llevar a cabo estas dos palabras…y si que es cierto que todos sin dejar a nadie somos dignos de….un logro y un fracaso.Forma parte de la vida.
    Yo como comercial caigo en el error de mirar mi resultado .No el esfuerzo , debo ver y valorar el recorrido y aceptar si hay acuerdo (logro) o no acuerdo(fracaso)y aprovechar la oportunidad de mejorar(humildad).

    Muchas gracias de nuevo,
    Un abrazo,
    Raquel

    Responder
    • Hola Raquel! Gracias! ahora que nos conocemos en persona ya me resultas más que familiar! Un placer que vinieras a Valencia, espero comunicarte cuando yo esté por Barcelona.
      Qué reflexiones tan profundas y tan llenas de sentido las que haces. Estaría bien que las empresas sirvieran a la raza humama y no al revés, entonces la dignidad, la humilidad y la igualdad estarían aseguradas. Seguiremos caminando! Un abrazo Raquel y Feliz día

      Responder
  3. Me encanta este artículo y lo conecto con el tema de las atribuciones, pienso que realmente muchas veces gestionar el fracaso se vuelve complicado porque lo llevamos al lugar inadecuado, es decir, a nuestra identidad; nos medimos y nos evaluamos en función de si hemos tenido éxito o fracaso. Cuando más bien el fracaso en sí es una cuestión de proceso, de circunstancias que confluyen y decisiones que pueden ser cuestionadas.
    Gracias por compartir tanta sabiduría con nosotros!

    Responder
    • Hola Irene! gracias por tu comentario, lleno de sentido. Dices “El fracaso es una cuestión de proceso, de circunstancias que confluyen”, qué razón le veo a tus palabras. A veces se nos escapa que el proceso lo incluye todo, el éxito el fracaso, la alegría, la tristeza… y en ese afán de querer desprendernos de lo que peor fama tiene, nos dejamos a una parte de nosotros que también quiere ser escuchada.
      Gracias Irene, por ayudarme a comenzar el día con una reflexión tan profunda. Un fuerte abrazo.

      Responder

Deja tu comentario Miguel Ángel García

Clic para cancelar respuesta.




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad

*