Comunicación

Estructurar un discurso y no morir en el intento

Por

Hablar en público se ha convertido en uno de esos temas cruciales que importan a muchos profesionales. Cada día más, tenemos que mostrar nuestras mejores dotes de oratoria en reuniones, presentaciones de producto, a inversores, empleados, clientes o cualquier otro foro de personas. Sin embargo, nuestra competencia al hablar en público no es demasiado alta. El otro día hablaba con una persona que me relatava como alguien se quedó en blanco en un discurso para muchos de sus potenciales clientes. Imagina la pérdida económica que supone para una empresa un discurso mal realizado. Hoy me gustaría hablarte de la forma de estructrurar un discurso al hablar en público…

por cierto, al final de este post encontrarás una buena noticia…

Estructurar un discurso y no morir en el intento

Cualquier discurso tiene que tener tres partes diferenciadas:

  1. Cómo empezamos,
  2. Lo que decimos durante el mismo,
  3. Cómo finalizamos.

Muchos de los sentimientos y el sabor de boca que el asistente se lleva del discurso vienen determinados de dos puntos clave en el mismo: la forma de empezar y la forma de acabar. A cada uno de estos dos puntos le llamamos BANG. Porque es como una explosión, una forma de llamar la atención de las personas para que empiecen y salgan de tu presentación con una sensación muy positiva.

Dicen que las personas nos acordamos de cómo empieza y cómo finaliza un discurso mucho más incluso de lo que se dice en el mismo (al igual que nos acordamos más de nuestro primer y nuestro último día de trabajo en una empresa), por este motivo vamos a poner especial atención en estos dos puntos. Al estructurar un discurso diseña cuidadosamente principio y final.

«El BANG inicial pretende captar la atención del oyente y crear expectativa»

Además, suele servir para que el orador rompa el hielo con el público y vaya sintiéndose cómodo hablando para éste.

Empezar una charla o discurso con el típico “Hola, buenas tardes…” “yo venía a hablarles de…” es de lo más aburrido y no capta la atención de nadie, recuerda que la gente siempre tiene algo mejor que hacer con su pensamiento que escucharte a ti, por lo que será fundamental saber captar su atención.

Algunos de mis clientes son políticos y aunque sí es cierto que en estos ambientes es muy difícil, e incluso puede estar mal visto saltarse el protocolo, tampoco habrá que ser excesivamente formal o solo conectaremos con aquellos incondicionales que «hagas lo que hagas» te dirán que lo hicíste genial. Este tipo de discursos suelen empezar con un “Muy distinguidos presidentes autonómicos, señora presidenta de la comunidad de Castilla y León, distinguido rector de la universidad de…” y así una larga lista de personalidades asistentes al acto, de la que si te saltas alguna luego te lloverá alguna crítica”.

Aun así, e incluso respetando cualquier tipo de protocolo, todo discurso es mejorable y se puede hacer más ameno e interesante. A los políticos les falta piel…jejeje ¿quién decía esto?

Tipos de BANG que recomiendo utilizar al empezar un discurso

Empezar con un silencio. Es el más fácil y sin embargo muy efectivo. Consiste en dejar pasar unos cinco segundos desde que el público se ha callado hasta que empezamos la conversación. Estos segundos facilitan que todo el público ponga su atención en lo que vas a decir y generan mucha expectativa. Puedes aprovechar estos cinco segundos para calmarte si estás algo nervioso y también para mirar al público con una sonrisa.

El público necesita saber que tienes el control, y sentir que algo extraordinario está a punto de pasar

Empezar con frases que enganchen. Empezar una presentación creando expectativa con una o dos frases que tengan impacto, directamente, sin preludios…

  • “Durante los siguientes cuarenta minutos vais a descubrir porqué emprender es lo segundo mejor que os va a pasar en vuestra vida”,
  • “Hoy descubriréis un método efectivo para facilitar la gestión del cobro”.

Hacer imaginar a la audiencia. Mediante esta técnica extraída del lenguaje hipnótico (del que tengo un post pendiente!), conseguimos desde el principio situar a la audiencia en un lugar concreto, hacer que piensen en algo o que se planteen algo.

  • Es posible que todos recuerden la primera vez que empezaron a trabajar en una empresa…
  • Imagino que para vosotros será importante saber tomar buenas decisiones…
  • Seguramente al verme aparecer hoy aquí se habrán preguntado
  • Es muy probable que de las cien personas que hay en esta sala, al menos veinte tengan alguna patología cardiovascular…

Preguntar a la audiencia. Lanzar alguna cuestión a los asistentes les engancha desde el principio y les implica en el discurso. Si son pocos asistentes podemos esperar una respuesta concreta, si son muchos seguramente las personas no contestarán, pero podemos hacer que su contestación la den levantando las manos.

  • ¿Cuántos de vosotros sois empresarios? ¿Podríais levantar la mano?
  • ¿A cuántos de los que estáis aquí os gustaría mejorar vuestra gestión del tiempo?
  • De todos los que somos en esta sala, ¿qué personas han venido desde fuera de Madrid?

Cuenta una historia. Las historias enganchan al público y hacen que este sienta y experimente sensaciones que se transmiten con el hilo conductor.

  • “En el 1754 dos naves españolas salieron rumbo a Cartagena de indias con una misión bien definida…”
  • “Allá por el año 1150 tres monjes cistercienses recorrieron a pie los 1.345 kilómetros que separan el Norte de Francia de la localidad tarraconense de La Espluga de Francolí…”

Tipos de BANG que recomiendo utilizar al finalizar un discurso

El final de un discurso también es igual de importante, habrá que utilizar otra vez algún recurso para llamar la atención del público. Algunos aprovechan para hacer referencia al BANG del principio.

  • “Ahora ya sabéis porqué es importante empezar el día con un objetivo en mente. Muchas gracias”

También podemos finalizar con una cita memorable que resuma nuestra ponencia:

  • “Es tiempo de cambiar y evolucionar. Como dijo Gandhi, «conviértete en el cambio que deseas ver en el mundo. Muchas gracias”

Otras personas, sobre todo a nivel político, aprovechan el final del discurso para elevar la energía del auditorio repitiendo una palabra o frase varias veces, aumentando su tono de voz y lenguaje no-verbal.

  • Futuro es de lo que hemos hablado hoy aquí, el futuro es lo realmente importante. Futuro significa prosperidad y significa oportunidad. Futuro significa trabajo. Futuro significa felicidad. Amigos y amigas, por vuestro futuro, por el de todas las personas que creéis que algo va a cambiar y por los que sabéis que el futuro es sin duda un lugar mejor en el que vivir. Gracias. El 24 de Mayo, votar a aquellos que apostamos por el Futuro. Muchas gracias»

El final más sencillo es que llegado el punto final simplemente añadas “Muchas gracias” es la señal que llega al público y que les indica que has acabado y pueden aplaudir.

«La vivencia emocional se graba en el público en dos puntos fundamentales del discurso, la forma en la que comenzó y la forma en la que terminó»

La verdad es que hay mucho más que decir sobre esta disciplina tan interesante. En el segundo semestre se publicará junto con otros mi libro «Hablar en Público es fácil». En cuanto lo tengamos en las librerías te lo diré.

¡Y ahora viene la buena noticia!, si eres de los que les gustaría mejorar su capacidad de hablar en público, vencer el miedo escénico, captar la atención de los demás en una charla, diseñar una buena presentación y sobretodo ¡que te den un aplauso de más de dos segundos!, entonces tienes que venir el próximo día 15 a este seminario.

Las inscripciones se abren hoy, y esperamos que en unos días se llenen, sólo 25 personas podrán asistir. Si además al inscribirte le dices a Belén que has leído este artículo, te ahorras un 10%. Puedes inscribirte aquí.

Es uno de los programas más prácticos y más útiles que he realizado en estos años, por él han pasado políticos, empresarios, directivos, comerciales, emprendedores y profesionales que han mejorado su capacidad de hacer presentaciones ¿te apuntas?

Que tengas un gran día!

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos