Liderazgo

La autoridad moral vs la que pone en tu tarjeta

Por

autoridad moral

Puede que en tu tarjeta de visita ponga CEO, Coordinador, Director de…, Supervisor… Pero una cosa muy distinta es si las personas te dan la autoridad y el permiso para liderarlas. La autoridad moral es esa autoridad no escrita que una persona puede tener sobre otras, no por imposición, sino por que los demás te la otorgan.

Hay líderes de tarjeta de visita, ataviados con cargos que se han inventado ellos mismos o que han inventado otros para ellos. Los cargos se pueden otorgar libremente, podemos mañana mismo llamar “Director” o “Vicepresidente” a un cretino y de la noche a la mañana se considerará apto para cumplir con ese papel.

Los cargos también se pueden robar o incluso comprar, en los partidos políticos es muy común este tipo de prácticas, a las que llamamos “politiqueos”, todos esos asuntos de poder que hay entre varias personas que forman parte de un grupo.

Pero una cosa es el poder y otra el liderazgo. Una cosa es el poder interno y otra el poder externo.

El poder interno lo tienes porque sí, sin necesidad de liderar a nadie, sin que lo ponga en tu tarjeta.

El poder externo te lo dan desde arriba, lo puedes comprar y en ciertos lugares hasta robar. Un golpe de estado es una muestra de ello.

la autoridad moral y el liderazgo

Lo curioso es que las personas que más poder interno tienen, además son las que más congruencia, intregridad y honestidad proyectan hacia su exterior y por lo tanto son creíbles y fiables, lo que hace que los demás quieran dejarse influir por ellas.

Los mejores líderes no son líderes de tarjeta, son buenas personas.

El liderazgo es una ciencia muy simple: los mejores directivos son las mejores personas. Las más congruentes, honestas, sinceras e íntegras.

Los mejores líderes son ese tipo de personas confiables, en las que el audio coincide con el video.

Sin embargo, muchas veces una persona sin la suficiente autoridad moral ocupa un puesto de liderazgo y entonces te das cuenta de cómo parte del castillo de naipes se empieza a desmoronar. Es lógico, sin autoridad moral no hay liderazgo.

Conquistemos primero el corazón de las personas y ellas nos darán el permiso para liderarlas.

Toma nota.

Que tengas un gran día.