Gestión empresarial

La agresividad en los negocios ¿fantasía o realidad?

Por

El otro día estaba haciendo un outdoor con alumnos del Exective MBA de la UEV y alguien dijo la frase «con lo agresivo que es el mundo de los negocios»… Todos seguimos conversando, pero esa frase se quedó dentro de mi, en forma de pregunta, ¿es el mundo de los negocios agresivo?, ¿Hay agresividad en los negocios?…

Luego lo reflexionamos juntos, hablamos sobre ello. Por un lado, uno puede pensar que la visión clásica de los negocios nos habla de agresividad y competitividad. De «tiburones» sin corazón al estilo Leonardo Di Caprio en El Lobo de Wall Street, o Michael Douglas en cualquiera de las películas como empresario que ha protagonizado.

Sin embargo, esta visión «competitiva» de los negocios está dando paso a nuevas visiones…

«Lo que creo es que todavía nos juega malas pasadas nuestra antigua concepción del mundo»

¿Dónde está la agresividad en los negocios?

Yo particularmente no encuentro tal agresividad por demasiados sitios. Trabajo con empresas de casi todos los tamaños, desde grandes empresas con más de 20.000 empleados a empresas con entre 5 empleados, desde el primer directivo al conserje. Normalmente no encuentro tal agresividad. Casi el 99% de mis clientes son personas con las que me siento cómodo, con las que podría irme a tomar unas cañas si hiciera falta o compartir cualquier rato agradable. Me parecen personas formidables.

Pero esas mismas personas pueden tener otras caras, quizás mayor agresividad, una agresividad que yo no veo…

Esto me hace reflexionar también sobre la actitud de los demás. Dicen que la actitud de los demás es una respuesta a nuestra propia actitud. Es algo así como que si yo no sonrío, no voy a invitar a la otra persona a sonreir, y por lo tanto nuestra conversación será más seria.

De igual forma, si yo no confío en ti lo suficiente, si tengo recelos, si creo que me vas a engañar, es fácil que tu respuesta hacia mi contenga también una parte de desconfianza, recelo y agresividad, como respuesta a mi actitud.

Hay personas que se van encontrando problemas en todas las relaciones que tienen, ya sean de negocios o personales. Generalmente no es una cuestión de los demás, es un tema que tiene que ver con su propia actitud.

No es que los negocios sean agresivos por naturaleza, los negocios son negocios, intercambios, formas de colaborar y ayudarse entre personas.

El problema es que a los negocios les puede faltar algo de ética, y entonces es cuando se vuelven agresivos.

El sábado pasado estuve en un programa que acabo de comenzar y que me llevará algunos años para iniciarme en la meditación budista, más allá de las meditación que hago habitualmente, creo que tengo todo un mundo por descubrir dentro del budismo. Me gustó la forma de hablar del maestro sobre los negocios y sobre la falta de ética en muchos casos, sobre la falta de humanidad de algunas empresas y líderes, y cómo eso en realidad no puede traer sino malas consecuencias para todos.

Escuché de mi amigo, y también maestro, David Alpuente hace ya demasiados años una frase «Los mejores directivos son las mejores personas», y me gusta trabajar bajo esa creencia. Además, pienso que todos somos potencialmente buenas personas, y que nos gusta que nos traten como buenas personas. Si nos tratan como buenas personas seremos más buenas personas.

Es posible que encuentre algo de agresividad en muchos directivos, pero me doy cuenta de que es una máscara, una forma de no mostrar su otra cara al mundo, algo así como una coraza que les provee de autoestima.

«Si quieres ser un buen directivo, no tienes que ser agresivo, sé una buena persona. Te irá mejor»

Mientras tanto, yo vivo en mi mundo, en un mundo en el que no hay algo llamado agresividad, sino algo llamado «falta de amor» y esa falta de amor en cualquiera de sus formas, tiene consecuencias desastrosas en muchos casos. Pero la agresividad nunca se ha solucionado con más agresividad, el odio no se cura con más odio. El odio se cura con amor, no hay otra.

«Quizás sea lo más difícil, responder al odio con amor»

En cualquier caso quizás sea de las pocas cosas que merecen la pena. Es posible que estés roto por dentro, es posible que tus heridas todavía duelan, pero no permitas que tu desconfianza invite a que los demás también se muestren desconfiados. Si cambias algo dentro de ti, puedes estar seguro que algo va a cambiar en las personas con las que te encuentres.

¿Hay agresividad en los negocios? No lo sé. ¿La llevas tú dentro? entonces sí.

¿Porqué no hacer a la gente más feliz? ¿te atreves?

De todo corazón, que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


11 Comentarios

  1. BIANEY MORALES

    LOD DIRECTIVOS DEBEN DE SER LIDERES HUMANOS. DESDE ADENTRO DE LA ORGANIZACION DEBE DE EXSISTIR RESPETO EN EL TRATO.

    Responder
  2. Hola César! También creo que lo que traemos dentro lo reflejamos en otros (como la agresividad o empatía), sin embargo me encuentro precisamente ahora en una posicion donde mi jefa ha tenido que ser «agresiva» para quitarle a un par suyo las funciones y al equipo entero, esto no me parece adecuado por supuesto y no creo que este bien, pero es la forma en la que ha podido crecer en la organización. Me deja una señal de mal ambiente hacia adentro y hacia el otro líder. ¿Que otras formas podrían haber para trabajar en un ambiente que no fuera agresivo? Yo creo que hay otras, y quisiera encontrarlas, por que no estoy de acuerdo en que no se pueda trabajar en equipo respetando a los pares… si tienes alguna idea buena como siempre en tus publicaciones, me daría un poco de esperanza… Las guerras por territorios de hace años en teoría ya terminaron, no me gusta ese ambiente de agresividad que puede no terminar muy bien…

    Responder
  3. Yo también estuve dándole vueltas a ese comentario…en realidad a la jornada entera,fue muy enriquecedora así que, lo primero de todo, gracias César.
    A grandes rasgos concluí que la confianza ha de empezar por uno mismo, porque así podrás confiar en los demás,y que es fundamental confiar en los demás y que así lo sientan(que confías y que cuentas con ellos).
    La agresividad como defensa…en algunos caso si pero en otros no,creo como muy bien dices en una falta de ética y sobretodo como también dices en una confusión de los valores para crear efectividad que, afortunadamente, esta cambiando,no lo había visto así,pero es por la antigua concepción del mundo,vaya.
    Como responder ante la falta de ética? Con más ética
    Como responder ante la falta de amor? Pues sí,con más amor,no hay otra
    Y funciona, lo he comprobado,aunque también a veces he fracasado y no lo he conseguido y yo misma he fallado y no he respondido con confianza y control,así que voy a trabajarlo más todavía. Para ser mejor persona, y así poder llegar a ser un buen directivo, tanto a nivel profesional como a nivel personal.
    Que tengas un día fantástico

    Responder
    • Hola María! Gracias por tus comentarios, y por tan buena reflexión «La confianza ha de comenzar con uno mismo/a». Como dices, algo está cambiando, y lo mejor de todo es que estamos siendo testigos y protagonistas María, son grandes noticias.
      Sé que eres una incansable buscadora, sigue así María, sigue creando un mundo mejor. Un fuerte abrazo y nos vemos pronto!

      Responder
  4. Perfecto para hoy,. Ayer de nuevo reunión con amenazas de despido que generaron agresividad expresiva, …..claro, …..se trataba de poner sobre la mesa los objetivos comerciales para 2015 de mi Banco…..no es absurdo? Lo paré como si fuera Iker Casillas en su mejor momento ( no entiendo mucho de «football»?) Desde que soy Coach y he trabajado mi inteligencia emocional, sido consciente de mis reacciones lo primero, de las de otros y de la energía que podemos generar, todo esto me parece tan absurdo que no pude soportarlo. Sólamente pude decir: dame objetivos, políticas y herramientas, y luego déjame en paz, quiero ser felíz haciendo mi trabajo……mientras me dejes. Muchas gracias, Feliz día (fin de café). ;D

    Responder
    • Hola Eva! Eso es lo que se llama una reunión amistosa! Espero que te vaya muy bien Eva, hagas lo que hagas, y estés dónde estés. Un fuerte abrazo y ánimo, que en la portería se pasa muy mal a veces, pero algunos porteros también meten goles 😉

      Responder
  5. Beatriz Guerra

    Hola César.
    Suelo escuchar con cierta frecuencia la opinión de que para ser directivo hay que ser mala persona y no puedo estar más en desacuerdo. Me alegra saber que no soy la única persona que piensa de tal forma.
    Un saludo.

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad