Crecimiento personal

Tengo que ir dando las gracias

Por

No sabéis cuánto, pero según pasan los días, uno no puede sino sentirse muy agradecido por las personas que conoce y con las que trabaja, personas que leen lo que escribo por aquí o que interactúan conmigo de otra forma. Empieza la semana y para mi es momento de ir dando las gracias, a todos vosotros/as, tengo muchas razones…

El sentimiento de gratutid es una de las emociones más bonitas que podemos tener y en eso me considero muy afortunado. No sé si hay algún truco para sentir gratitud, pero poder sentirla es de un valor incalculable.

Goethe nos dice esta frase:

«Es dulce ser amado pero amar,
oh dioses, qué ventura…»

Cuando uno recibe bondad no puede sino sentir gratitud.

El sentimiento de gratitud es una forma de admiración, amor y alegría hacia el otro, es algo así como sentirse sorprendido por lo que recibe uno de otras personas o del universo mismo.

Todos los días recibimos muestras de bondad de nuestro entorno, desde ese animal de compañía que se alegra de verte al despertar, hasta la sonrisa de un dependiente/a en la tienda en la que compras o el hecho de que un conductor amable te ceda el paso gentilmente. Hay tantas cosas por las que sentir gratitud cotidiana.

Yo tengo mucha suerte. Ayer conocí a Julián, un malagueño residente en Murcia que había comprado toda mi biblioteca de casi 300 libros en papel y vino a recogerla a casa. Julián es una de esas personas con brillo en la mirada, con un corazón que no le cabe en el pecho (esas cosas se notan) y con una historia personal de superación admirable. Creo que cuando uno conoce personas extraordinarias lo tiene que decir y Julián, tú eres extraordinario. Así que te deseo lo mejor, cuenta conmigo para lo que necesites.

Con el embarazo de Belén, cada vez que paso por nuestro despacho en Valencia, recojo algún que otro detalle que va llegando. El otro día María Isabel nos hizo llegar este vestidito tan chulo para Noa o Nacho Aguilar quien el viernes también nos hizo llegar un conjunto precioso (¡creo que tenemos ropita para los primeros 6 meses seguro!). Es todo un honor recibir tantas muestras de cariño, uno no las espera (faltaría más), pero sin duda que tienen la capacidad de iluminar cualquier tipo de día, por muy nublado que esté.

Eso es lo mágico que tiene la vida, sin que uno quiera recibe un tipo u otro de bondad.

Hay que estar pendientes porque no siempre es un regalo o alguien que te sonríe, en ocasiones, el simple hecho de salir a la calle y ver salir el sol por el horizonte puede despertar en ti un sentimiento profundo de gratitud.

La semana pasada escribí este artículo para Belén y de buenas a primeras me encuentro con un montón de comentarios de aquellos/as que lo habíais leído. La sensación es de nuevo de una profunda gratitud y sorpresa. Sonia y Mari Carmen, como me conocen y trabajo con su empresa muy a menudo, me enviaron un mensaje de WhatsApp para decirme que el artículo les había encantado ¡Qué más puedo pedir!

El viernes por la tarde estuve trabajando con una empresa a la que quiero mucho, con gente que admiro especialmente, varios de los cuales seguís este blog. Cada vez que llego y que varias personas me preguntan cómo ha ido esto o aquello, me siento más que agradecido.

Luego están los amigos, aquellos que cuentas con los dedos de la mano y que sabes que estarán ahí pase lo que pase. Tengo la suerte de contar con grandes personas como Nacho o Joan y otros tantos, gente con la que me iría al fin del mundo  si hiciera falta.

Es obvio que la familia siempre está cerca y aunque no tengo la suerte de tener una familia numerosa, es la mejor familia del mundo. Todos son geniales sin excepción. Este fin de semana vinieron también mis suegros a casa. Yo no tengo «suegros» en el sentido tradicional de la palabra, sino que más bien son dos amigos. Al ser tan jóvenes, es cómo si tuvieras dos de tus mejores amigos cerca de ti. Además de mucho amor, como siempre, esta vez nos regalaron el carrito de Noa (os habéis ganado muchos paseos y unas cuántas vacaciones con vuestra futura nieta, jeje). Como veis su habitación cada vez está más preparada.

Pero sois muchos/as las personas a las que debo todo un universo de gratitud, muchos Paco, Alexandre, Jose, Raúl, Rafa, Miguel, muchas MªLuz, Ana, Olga, Raquel, Manoli, muchas personas que con vuestra mirada simplemente hacéis que un servidor se sienta vivo y con ganas de devolver esa gratitud en la forma que sea. Si algún día necesitáis algo, no dudéis en llamar a esta puerta.

Y también siento esa gratitud hacia todos los clientes que han apostado por mi desde Agosto del 2007 ¡Gracias!

Lo cierto es que me faltarían páginas para poder agradeceros a todos/as lo que hacéis, muchos sin daros cuenta, cada día por mi. El hecho de estar ahí, más o menos activos en nuestra relación, de leer sin decir nada, de apoyar de una u otra forma, es sin duda impagable. Uno de esos regalos que uno nunca esperó recibir.

Sois unas cuantas las personas a las que tengo que estar más que agradecido, entre ellos tú. Gracias, de corazón.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


24 Comentarios

  1. Buenos días Cesar y Belén.Gracias a vosotros,por vuestra dedicación,entusiasmo,sencillez,por ser personas.Me alegra mucho leerte César,cada momentin que puedo.Felicidades por vuestra noticia sobre Noa,disfrutar de vuestro momento.Y cómo un compañero ha comentado….César recojemos lo qué sembramos,éste es tu /vuestro caso.Felicidades y gracias!feliz día:)

    Responder
  2. José Antonio

    Gracias César por tus comentarios diarios. Deseando que llegue el momento del cafelito para poder leerte. Ayudas mucho.

    Verás cuando llegue la pequeña y te regale momentos de risas y gestos. A los que tenemos enanos en casa no paramos de agradecerles esos instantes.

    Espero poder asistir pronto a un evento tuyo.

    Un fuerte abrazo

    Responder
  3. Mª Luz Rosaleny

    Os deseo que sigáis teniendo ese sentido de gratitud que es el mejor tesoro, solo superado por Noa cuando la tengáis en vuestros brazos. Leo tus publicaciones y las recomiendo, desde siempre, pero especialmente ahora estás muy emotivo. Un abrazo a Belén.

    Responder
  4. jose maria

    Hola Cesar, eres un soplo de aire fresco cada día que te leo, siempre con tu positivismo infundes positivismo a otros. Por otro lado, me encanta la habitación de Noa. Yo soy padre de una niña de dos años y me ha producido mucha ternura ver dicha foto. Y que afortunada tu niña de nacer con un padre como tu! que la vas a orientar desde el primer día en ese positivismo que infundes. Educar es una labor en la que hay que tener mucha determinación y tu la tienes. Ojala hubieran muchos mas como tu. Te mando un saludo

    Responder
  5. Enrique Garcia

    Te descubrí por casualidad y fui ha verte a la conferencia de Gandia, mi mujer y yo. Desde entonces…gracias por todo lo que escribes y haces.

    Responder
  6. ALICIA MOLIAS

    Hola César:

    LLegué a tu blog, a través de un camino que ahora empiezo a entender, dicen que las personas se encuentran con otras cuando les son necesarias en su vida…tú eres una de esas personas que yo quiero tener en mi vida….por tu entusiasmo…por tu forma de entender la vida…que es también trabajo y esfuerzo…sin dejar de lado la ilusión, la constancia y el agradecimiento…….

    Desde el trabajo, espero tus comentarios diarios (que se están haciendo imprescindibles en mi día a día…

    Graciassss por entender la vida de una forma tan completaaaaaa…y me encanta la habitación de Noaaaa……

    Namaste.

    Un abrazo:

    Alicia.

    Responder
    • Caramba Alicia, gracias, me alegra haber llegado a ti de alguna forma que ahora empiezas a entender (ya me contarás!). Espero seguir a tu lado mucho tiempo. Un abrazote y Namasté!
      (Gracias por lo que dices de la habitación. Vamos poco a poco, pero no sé como, cualquier rinconcito se llena, es lo que tiene la llegada de un niño, que se expande la alegría)

      Responder
  7. Nosotras también te damos las GRACIAS, por lo que aprendemos de ti cada día al leerte. Sabes que te admiramos por el Cesar Piqueras profesional que eres, pero sobre todo, por el Cesar Piqueras como persona. Por cada detalle que tienes y por la grandisima calidad humana que muestras siempre en el trato hacia nosotras. Poco más podemos añadir, siempre que tenemos la oportunidad, te o decimos en persona.
    A Belén, le mandamos un beso enorme!!
    Sonia y MªCarmen.

    Responder
  8. Eduard Barri Coach

    Gratitud es lo que siento hacia todo lo que haces, dices, sientes y por eso trasmites y traspasas a todos las personas que te seguimos.
    Mi más sincera enhorabuena por vibrar en esta frecuencia donde todo es amor y gratitud en esencia.
    Un abrazo muy cuántico amigo César.

    Responder
  9. Ángel Flores

    Gracias a ti por compartir todo lo que sabes y enseñarnos a ser mejores personas.
    Cuando llegue vuestro hijo, disfrutad al máximo de cada momento con él, ya que el tiempo pasa muy rápido.

    »Si quieres empujar a los demás, camina delante de ellos»(Luis huete), creo que está frase define el gran trabajo que ejerces sobre muchos de nosotros.

    Que paseis un gran día.

    Responder
  10. Te vi en una charla en una ocasión en Sevilla y me sorprendió que tanta gente quisiera saludarte al acabarla. Ahora que te sigo, lo entiendo, porque siempre recogemos lo que sembramos. Eres una de esas personas extraordinarias que de vez en cuando nos encontramos y que siempre tienen esa palabra o ese consejo apropiado para cada situación. Gracias por compartir generosamente cada día tanta información interesante. Un abrazo

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad