Crecimiento personal

¿Intentarlo una vez más o tirar la toalla?

Por

¿Cuántas veces has dejado atrás un proyecto?, ¿En cuántas ocasiones has tirado la toalla? Nuestra capacidad de conseguir objetivo depende en gran medida de nuestra capacidad de perseverar e intentarlo una vez más. Por eso esta frase: «inténtalo una vez más» debe ser un mantra, algo que nos digamos a nosotros mismos en más de una ocasión si queremos que nuestras metas se cumplan.

Ninguna meta se cumple de forma lineal, por el contrario, nos vemos metidos en interminables dientes de sierra que nos hacen caer de nuevo y que nos obligan a levantarnos o por el contrario nos hacen tirar la toalla. Estos setbacks son el pan nuestro de cada día, sin ellos nada sería lo mismo. Si quieres ser excelente en algo, acostúmbrate a caminar sobre los dientes de sierra, sube, baja, sube, baja…hasta haber conseguido tu objetivo.

i

Cualquier actividad que requiera ejercicio físico intenso y mantenido te enseñará esta habilidad, por eso el deporte es algo tan útil y tan paralelo a nuestra actividad profesional. El deporte nos enseña generalmente la capacidad de resistir, perseverar pese a las dificultades, y finalmente, conseguir nuestro objetivo.

Tirar la toalla siempre es lo fácil, lo que menos cuesta, pero ¿es siempre lo más acertado? Generalmente no. La capacidad de resistir y perseverar por mejorar nuestra realidad actual sí que es lo más acertado, pues nos habla de sueños que no son fáciles de conseguir, de metas ambiciosas, de anhelos practicamente imposibles que sin contancia y fuerza interior no podremos conseguir.

El proceso que seguimos hasta que tiramos la toalla es bastante sencillo, todo comienza con una sensación, le siguen unos cuantos pensamientos, sensaciones más grandes, más pensamientos y finalmente nos damos la razón de que lo mejor que podemos hacer es tirar la toalla.

Ayer salí a correr cerca del mediodía, mi mujer me había dejado con el coche unos kilómetros antes del chalet en el que comeríamos: 35º, calor, calor, cansancio, bajón de tensión, una cuesta arriba interminable… y de repente todos esos pensamientos que te vienen a la mente cuando quieres tirar la toalla «Para un poco y ves caminando», «Hoy hace demasiado calor, deberías parar», «Llevas la tensión por los suelos»…

Me rehíce como pude y subí la cuesta repitiendome «Puedo con esto y con más», finalmente llegué a mi meta. Estuve a punto de cometer autosabotaje. Si somos capaces de detectarlo a tiempo, este autosabotaje no tiene porqué hacernos tirar la toalla.

Cómo intentarlo una vez más

  • Repítete una frase motivadora, por ejemplo «Yo puedo» o «Lo voy a conseguir». Al cambiar nuestro diálogo interno, cambian también nuestras sensaciones y pensamientos de fracaso, es como insuflar un poco de oxígeno a tu cerebro cansado.
  • Márcate metas muy cercanas, por ejemplo «Voy a aguantar un poquito más, a ver qué pasa». El hecho de conseguir pequeños retos es motivador. No seas demasiado ambicioso, trata de fijarte metas próximas que puedas hacer realizables en un corto periodo de tiempo.
  • Métete en tu mundo paralelo: Desconecta las sensaciones de tu cuerpo y los malos pensamientos y métete en tu mundo paralelo de pensamientos sobre cualquier otro tema. En ocasiones, sobretodo cuando la presión es mucha, debes de aprender a desconectar, a salir del torrente de pensamientos y emociones nocivas mediante una técnica de choque. Aprender a poner tierra entre nosotros y nuestras sensaciones de fracaso es en muchas ocasiones la mejor opción, ya que nuestro cuerpo y nuestra mente en ocasiones tratarán de que hagamos lo contrario. Es lo que tiene el autosabotaje, al final te mientes tanto que te convences a ti mismo/a.

No depende de nosotros el decidir cómo de difíciles serán las metas que enfrentaremos en la vida, a veces las cosas se complican mucho más de lo que tú quieres, y es entonces cuando la vida te pone a prueba, cuando te hecha un pulso. ¿vas a tirar la toalla? vamos, aguanta, ¡tú puedes!

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


13 Comentarios

  1. patricia

    Muy buenas, muy buen post, pero tengo una pregunta, porque a veces surgen cosas y supongo que en alguna ocasión habrá que «tirar la toalla» en vez de complicarnos tanto como siempre hacemos (después de haberlo intentado bien), porque, a veces, seguir con un proyecto mucho tiempo produce más pérdidas de las que tendrías si no siguieras con ese proyecto, ¿Cuándo crees que hay que dejar ese proyecto y pasar a otro objetivo?

    Responder
    • Gracias Patricia. No es una pregunta que nos podamos responder de forma fácil, ya que la medida la tiene que poner cada uno. Hay que saber cuándo es momento de cambiar de libro, más que pasar página.

      Responder
    • Patricia

      Hola tocaya =) por un momento hasta me pregunté si esa pregunta no la habré formulado yo misma, pero creo que no por tu redacción. Fíjate que justo busqué éste artículo porque en este momento estoy pasando justo por el momento «quiero tirar la toalla» y al leer tu pregunta es tan como me siento que me ha sorprendido. Pero he quedado más sorprendida cuando la respuesta me ha llegado al tratar de ayudarte xD (supongo que es la magia de salirse de uno mismo para contemplar la situación de forma más objetiva). Así que aquí te comparto lo que me ha venido después de estar por una situación como la que planteas y cómo he conseguido mantenerme en la lucha (aún estamos por definir si para bien o no). Cuando estés punto de renunciar a tu proyecto por el que llevas años luchando, pero que parece no darte resultados ni motivación, pregúntate: Si hoy mismo lo sanjo, ?qué haré mañana? en qué cambiará mi vida? qué tengo planeado? es mejor? qué tanto es mejor y en qué? sólo es que estoy cansada o en verdad esto no es para mi? visualiza qué es lo que vas a hacer de manera inmediata. Si tienes nuevos proyectos bien formados con los que te sientes optimista y emocionada y apasionada por esos resultados y crees tener una buena dosis de resiliencia para hacerles frente, entonces quizá si sea momento de dejar un proyecto fracasado, habiendo aprendido lo que estuvo mal y lo que estuvo bien en él. Si por el contrario, no eres capaz de ver qué sigue después de haber dejado tu proyecto, o lo que te ves haciendo es yendo de viaje, distrayéndote con los amigos, descansado (que a lo mejor lo necesitas mucho) lo mejor es buscar la forma de ponerle pausa o de organizarte de modo en que te puedas dejar de exigir tanto y comiences a reconectar con tu vida, sin por ello abandonar el proyecto por completo, sino simplemente poniéndole pausa o limitando un poco lo mucho que haya invadido tu vida personal, dándole su tiempo y su espacio a cada uno. Espero haberme explicado y que al menos mi comentario te sirva como punto de partida para tomar algunas decisiones que te sean provechosas. Saludos! y muchas gracias por hacer que yo también encontrara mi respuesta 😉

      Responder
  2. patricia

    muy buenas, muy buen post, pero tengo una pregunta, a veces surgen cosas y supongo que en algunas ocasiones será mejor «tirar la toalla» en vez de complicarnos tanto la vida como siempre hacemos (después de haberlo intentado), porque, a veces, nuestro objetivo no se cumple y para no sufrir pérdidas. ¿Cuándo crees que habría que abandonar un objetivo?

    Responder
  3. Gracias por este excelente artículo. Efectivamente opino que soy mi peor jueza y saboteadora a la hora de restar energía no hay nadie como uno mismo con ese torrente de ideas que todo lo argumentan y justifican. Hablas de «técnica de choque» para detener este tsunami privado. Me gustaría saber si existe alguna técnica eficaz y como aplicarla. Gracias César.

    Responder
  4. César Morán García

    Así es. Sin embargo es muy difícil luchar contra la indefensión aprendida. ¿Cuál sería tu consejo?
    Gracias.

    Responder
  5. Maria Linsen

    Muy buen post Cesar. Muchas excusas vienen tambien a mi mente para tirar la toalla…y si el objetivo ya está claro, lo mejor es no darle vueltas. No hay otra, a por él !! Independientemente de que ganes o no …para mi la gran victoria es haberlo luchado. Un abrazo

    Responder
  6. Cuánta razón, César. En cualquier faceta de nuestra vida, esfuerzo y perseverancia son ingredientes básicos en el cocktail de la satisfacción. Gracias por el post y un abrazo.

    Responder
  7. He tenido multitud de ocasiones en la que he estado a punto de tirar la toalla…y no hay mayor satisfacción que no tirarla consiguiendo tus objetivos.

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad