Gestión del tiempo

Intenciones vacías de acción

Por

El otro día estuve en una reunión en la que escuché varias expresiones que no me son ajenas y que estaban relacionadas con no asumir ahora la responsabilidad de un asunto en concreto. Posponer como costumbre, eso que tan bien sabemos hacer en las empresas… 

Buenos días ¿Cómo estás? Espero que estés disfrutando de la semana ¡ya es viernes! Parece que ya voy acabando esta primera semana de trabajo, el síndrome postvacacional me duró el lunes por la mañana ¡no he tenido tiempo de vivirlo a fondo! Hoy viernes trabajaré con clientes a los que quiero y aprecio mucho, esta mañana estaré con el Grupo Inditex y esta tarde con Edicom, mañana sábado estaré con Dulcesol. Empiezo el último cuatrimestre del año disfrutando y dando lo mejor, también organizándome y planificando, algo que tanta falta nos hace cuando volvemos al trabajo después de las vacaciones.

Cuando las intenciones están vacías

Nuestro tiempo está limitado, no llegamos a todo. Es algo que todos los que estáis leyendo sabéis, especialmente si sois dueños de vuestro propio tiempo o negocio. Si tuviérais más tiempo trabajaríais más, si el día tuviera 5 horas más seguramente la mayor parte de las personas que conozco (incluido yo) las pasaría trabajando. Triste, pero cierto.

La cuestión es que acostumbramos a procrastinar, a dejar para luego muchos temas porque no llegamos ahora, o porque no nos apetecen ahora.

Es posible que alguna vez hayas escuchado expresiones como estas:

  • «Tenemos que reunirnos…»
  • «Podríamos mirarlo…»
  • «Tendríamos que hablar de…»
  • «Habría que hablar sobre esto…»
  • «Sería bueno que lo viéramos pronto…»
  • «A ver si nos vemos…»

En realidad todas estas expresiones no sirven de nada. Las escuchamos demasiadas veces, y tan sólo nos hablan de nuestra particular forma de posponer las cosas, de dejar para mañana o de no asumir la responsabilidad de decir un «no» a secas.

En las reuniones de trabajo son muy habituales expresiones vagas y faltas de movimiento. Las decimos, pero no sirven para nada.

Creo que lo que suponen es una indeterminación, un «no sé qué pasará con esto», un signo de interrogación aislado para los que esperan una respuesta.

Dice uno «Ey, tenemos que quedar a comer» y responde el otro «Es verdad, a ver si nos vemos». Estas frases las habrás escuchado más de una vez (confieso que las he dicho unas cuantas veces). En realidad están vacías, estas dos personas no se verán. Tan sólo están escenificando.

En una reunión dice alguien «Tendríamos que hablar sobre esto», los demás contestan «Sí, es verdad». Luego todos piensan «Con el lío que tengo mejor me voy olvidando de este tema. Cuando vuelva a lo mío seguramente todos lo habremos olvidado».

Es como cuando uno se dice a sí mismo «Tendría que adelgazar…» o «Sería bueno dejar de fumar…» y otras tantas palabras vacías de contenido, pero llenas de miedo por no dar el paso que supone cambiar definitivamente tu vida.

¿Porqué no ser más efectivos en la comunicación?, ¿Qué nos impide ser más directos?

Porqué no cambiar un «Tenemos que reunirnos» por «El martes que viene veremos este tema» o por un «hablémoslo ahora en cinco minutos».

Porqué no cambiar un «A ver si nos vemos» por un «Mira tu agenda y dime cuándo podemos quedar».

Cuando la comunicación se fundamenta en intenciones se queda en eso, en una idea de lo que habría que hacer, pero huérfana de acción. Recuerda que no es lo mismo un objetivo que una intención, clica aquí para ver la diferencia.

Creo que si algo diferencia a los high performers en cualquier actividad en la vida, ya sea el deporte, la empresa o en la vida en general, es su capacidad de ignorar lo irrelevante. Prefieren no decir algo así, y también prefieren no escucharlo ¿Qué les aporta? Ya lo decía Julio Iglesias en una mítica canción «Vuela amigo, vuela alto. No seas gaviota en el mar». Pues eso, vuela más alto y verás como no te hace falta perder el tiempo con lo irrelevante.

O se hace o no se hace. Pero dejarlo para un mañana sin fecha es la mejor forma de no hacerlo.

La próxima vez que escuches una expresión de este tipo (en los demás o en ti mismo/a) pide algo más de concreción y responsabilidad a la persona: ¿A qué te refieres exáctamente?, ¿Qué tendríamos que hablar?, ¿Cuando? Saca tu agenda y apunta esto.

Acción para valientes: Es posible que haya alguna actividad o compromiso que pospones a menudo, que evitas abordar. Si así fuera (lo es), comprométete antes de cerrar la pestaña de este blog a hacerlo antes de una semana. Mira ahora en tu agenda, anota cuándo le vas a dedicar una hora a este tema y apúntalo, o mejor todavía, empieza ahora.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


,

3 Comentarios

  1. La verdad que muchísimas felicitaciones por los artículos publicados en el blog, sobre todo este, ojo, sin quitar merito al resto.

    Me parece muy interesante el aspecto sencillo pero con un gran sentido de la razón que le das a cada uno de los post.

    Por favor no dejes de escribir, cada post publicado nos ayuda, por lo menos a mí al aprendizaje .

    Un Saludo.

    Responder
  2. jose maria

    Gracias por escribir cada dia.. es una manera ideal de insuflar un poco mas de animo a la mañana para los que estamos al otro lado de la pantalla. Saludos

    Responder
  3. Carmen Franco

    Cuan cierto! Reflexionando acerca de lo que dices, me pregunto si al responder con evasiones nuestro subconsciente intenta sacar a lo racional ese NO que en el fondo queremos decir por miedo, por no saber que hacer, por desanimo….. Y de esta manera procrastinamos…

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad