Gestión del tiempo

Técnicas para evitar el autosabotaje

Por

evitar el autosabotaje

Todos tenemos experiencias positivas y negativas cada vez que hemos querido conseguir algo en nuestra vida personal o profesional. En muchas ocasiones, no logramos alcanzar nuestras metas u objetivos, con la amarga sensación de saber que no estamos cumpliendo con nuestro propósito y de quedarnos al principio de lo que podía haber sido un viaje apasionante. Evitar el autosabotaje no es fácil, pero es necesario si quieres conseguir ser tu mejor versión…

El autosabotaje es parte del ser humano tal y como lo conocemos. De alguna forma, crecer implica cambio, y cambio implica incomodidad, salir de la zona de confort. Es normal que tengamos mucha resistencia a ese crecimiento, y por eso nos evitamos a nosotros mismos cumplir con algunos de nuestros deseos.

  • ¿En qué ocasiones has querido conseguir algo y no has podido?
  • ¿Cuántas veces has tenido la sensación de estar poniéndote la zancadilla?
  • ¿Qué crees que te está impidiendo avanzar en la dirección que deseas?

En casi todas las ocasiones en las que no estamos consiguiendo nuestras metas, podríamos decir que estamos cometiendo autosabotaje. Es decir, nosotros mismos de forma inconsciente, nos estamos poniendo la zancadilla.

¿Porqué ocurre el autosabotaje?

Son muchas las razones que nos hacen no autorrealizarnos, no ser capaces de llegar a ser nuestro mejor “yo”. Las razones más poderosas para no alcanzar nuestros objetivos tienen que ver con nuestro autoconcepto, con “quien creemos que somos”. El autoconcepto se forma a lo largo de toda la vida, desde que nacemos.

Nuestra personalidad se forma principalmente en la infancia, es entonces cuando casi todos los mensajes de capacidad o incapacidad, la seguridad o inseguridad en uno/a mismo/a se quedan impregnados a nosotros. Desde esa edad tan temprana, solemos creer que somos de una determinada manera, y vamos fortaleciendo este concepto a lo largo de los años en la edad adulta.

De esta forma, es habitual que una persona con un gran sentimiento de fracaso en su infancia, crea a lo largo de su vida que no es muy capaz de conseguir metas ambiciosas en la vida. Aunque también es cierto, que el carácter se puede cambiar y modificar, y si uno es consciente de las limitaciones que se impone, también puede por sí mismo/a dejar de autolimitarse.

Nuestras creencias sobre nosotros mismos determinan nuestros resultados.

conseguir tus metas

Las creencia más fuerte es las que denominamos “el guión de vida”, ese papel que, sin darte cuenta, estás interpretando desde que naciste. Hay personas que interpretan un papel de fracaso y se impiden tener éxito, otras son invisibles, otras que son salvadores, otras se declaran víctimas… Cada persona asume un papel en su vida desde el momento en que es concebido/a (las últimas investigaciones demuestran que los sentimientos de la madre influyen en la personalidad del feto) y a lo largo de sus primeros años, y este papel será interpretado por la persona a lo largo de su vida …a no ser que lo cambie cuando llegue a la edad adulta.

Por este motivo conviene, para evitar el autosabotaje, ser conscientes de las creencias sobre nuestra identidad que podemos tener, de los “yo soy” que nos decimos a nosotros mismos. En muchas ocasiones, cuando escucho a algunas personas, me doy cuenta de cuántas creencias limitantes existen en su mente, y consecuentemente resultados negativos en sus vidas.

Cada vez que nos decimos “No puedo lograrlo”, “Nunca consigo lo que me propongo”, “Yo soy introvertido”, “Yo no soy vendedor”…, estamos de alguna forma fortaleciendo nuestra identidad con ese tipo de mensajes limitantes, y de nuevo entrando en un bucle que terminará por hacerse realidad en nuestras vidas.

Ya lo decía Henry Ford, “Tanto si cree que puede lograrlo como si no, tiene usted razón”.

Cometemos autosabotaje de múltiples formas, son muchos los actos insignificantes y significativos que hacemos cada día para no ponernos con lo realmente importante:

  • Evitamos hacer lo importante, poniéndonos primero a hacer lo menos importante.
  • Buscamos la excusa del “no tengo tiempo”, cada vez que tenemos que hacer algo que nos gustaría.
  • Apagamos nuestra ansiedad comiendo más de la cuenta o con alguna adicción en lugar de enfrentarnos a nuestro propio vacío interior y superarlo.
  • Decimos “lo intentaré” en lugar de “lo haré”…
  • …Y llenamos nuestra vida de “debería…”. Por cierto, todos los “tendría” y “debería” son cosas que no nos apetece hacer.

no autosabotearnos

¿Cómo evitar el autosabotaje?

Ya que el autosabotaje forma parte de nosotros, lo primero que hay que hacer es reconocerlo, admitir el hecho de que te has puesto la zancadilla miles de veces en tu vida. De que tú mismo eres el máximo responsable de no haber conseguido los objetivos que te planteabas.

Una vez que uno decide tomar el timón de su vida, parece que todo es más auténtico, que un nuevo mundo de posibilidades se abre frente a ti. En este mundo tú eres el principal responsable, y sabes que si te lo propones, lo conseguirás.

Una vez que hemos reconocido nuestro propio autosabotaje, conviene llevar a cabo prácticas saludables que nos impidan caer en la trampa. Te mostraré algunas:

Energetizarte

En muchas ocasiones los “me gustaría” se quedan sólo en eso porque no hemos sabido reunir la energía necesaria para llevar a cabo nuestros proyectos. Para que una intención como “me gustaría perder peso” o “me gustaría escribir un libro” se convierta en una realidad, tenemos que empezar a calentar motores.

Cuando un jugador de fútbol sale al campo lo primero que hace es calentar para salir al terreno de juego y dar lo mejor de sí mismo. Esto nos ocurre también a cualquiera de nosotros, si no empezamos a energetizarnos, no podremos lograr lo que nos proponemos.

Para energetizarte tienes que:

  • Escribir sobre tus metas y objetivos. Utiliza un diario y anota allí todas tus intenciones, deseos y sueños.
  • Contarlo a los demás. Una de las mejores formas de comprometernos con nosotros mismos es contar lo que nos proponemos a algunas personas de nuestro entorno.
  • Hacer un pequeño plan. Para quitarnos el miedo que provoca lo desconocido, lo ideal es que podamos esbozar cuál sería el plan, escribirlo sobre el papel y empezar a ganar la seguridad en nosotros mismos necesaria para empezar el viaje.

evitando el autosabotaje

Empezar con un pequeño paso

Los objetivos importantes no se consiguen de un día para otro. No es cuestión de una pequeña acción, sino que son el resultado de muchas acciones, esfuerzos e intentos. Por este motivo, en lugar de ponernos directamente con “el gran objetivo”, podríamos ponernos pequeñas metas.

Esta pequeñas metas, tienen el objetivo de aumentar nuestra autoeficacia (cuánto creemos en nosotros mismos) y por lo tanto nos ayudan a cambiar nuestras creencias o autoconcepto para así alinearnos con nuestros sueños y deseos.

De esta forma:

  • Si queremos perder 10kg de peso, podemos empezar por dejar de tomar azúcar en el café.
  • Si queremos escribir un libro, podríamos empezar por escribir una introducción.
  • Si queremos correr una carrera de 15km podríamos empezar por salir a correr 3km.
  • Si queremos aumentar nuestras ventas en un 50% podríamos empezar con lograr hoy dos pedidos más.

Ya lo decía el aforismo chino “El camino más largo comienza con un pequeño paso”.

Empieza a creer que es posible

Hemos dicho anteriormente que nuestras creencias condicionan nuestra realidad, por lo tanto para cambiar nuestra realidad tenemos que empezar a cambiar nuestras creencias. Las creencias no se cambian de un día para otro, no se pueden quitar de el medio de forma rápida. Forman parte de nuestra personalidad, y cualquier persona necesita un lugar al que agarrarse para hacer frente a la vida, aunque este lugar sean sus creencias limitantes.

Más bien lo que necesitamos es empezar a cuestionar las viejas creencias y a empezar a sustituirlas por otras que sean algo más positivas.

Cualquier cambio que hagamos en nosotros mismos provocará una respuesta en nuestro entorno, por este motivo si cambiamos un poco nuestras creencias, también cambiará la respuesta de nuestro entorno, y por lo tanto empezaremos a creer que una nueva realidad es posible.

Nuestro autoconcepto es dinámico, es decir que se puede mejorar, modificar y cambiar a lo largo de nuestra vida. Por este motivo, cuando cambiamos nuestras creencias y pensamientos, también empieza a cambiar nuestro autoconcepto.

Todo se basa en un simple cambio de pensamientos. Los pensamientos sobre nuestra capacidad para conseguir algo son la clave. La persona que quiere conseguir objetivos, tiene que vigilar sus propios pensamientos, ya que mediante los mismos seguramente se saboteará sin darse cuenta.

Si uno piensa “no podré hacerlo”, seguro que no podrá. Pero si piensa “Cuando me lo propongo lo consigo” es más fácil que se acerque a conseguir su objetivo.

El camino no será fácil

Ningún cambio fue fácil, todo cambio implica algún tipo de incomodidad. Cambiar implica salir de nuestra zona de confort y por lo tanto encontrarnos en un terreno desconocido en el que nos sentimos inseguros.

En muchas ocasiones iniciamos un camino de mejora y nos quedamos a medias. Es habitual que no lleguemos a la meta porque justo después de empezar a caminar hacia nuestros objetivos es cuando experimentamos más incomodidad.

Las personas más eficaces en la consecución de sus metas, son aquellas que comprenden que el camino no será fácil, y se preparan mentalmente para ello, de forma que cuando llega la dificultad se encuentran preparados para afrontarla.

salir de la zona de confort

Sé consciente de la influencia de la tribu

La tribu es tu entorno, todas las personas y medios de comunicación que te rodean. Nuestro entorno ejerce una gran influencia sobre nosotros, muchas personas no pueden cambiar como desean porque siente que su entorno se lo impide.

  • En un hogar lleno de comida poco saludable será más difícil cuidar la línea…
  • Con un grupo de amigos a los que les encanta fumar, será más difícil dejar el tabaco…

Los demás, nuestros seres queridos, se han acostumbrado a que seamos de una determinada manera. De forma que cuando queremos cambiar, normalmente van a ejercer cierta resistencia. El hecho de que tú cambies, les obliga a ellos a cambiar un poco. Ya que en un sistema, si una de las partes cambia, también la otra debe cambiar para seguir formando parte del sistema.

Aunque no podemos decir que nuestro entorno sea el culpable de que nosotros no consigamos nuestras metas. Una vez que tomamos conciencia de la influencia de la tribu, tenemos que empezar a operar de forma distinta para hacer realidad nuestros sueños.

Así que prepárate para escuchar mensajes saboteadores de tu tribu, de las personas que están acostumbradas a que seas de una determinada forma. Escucharás frases como “no cambies…”, “¿para qué vas a hacer…?, “Me gustabas más antes…”. Es normal que la tribu quiera que vuelvas a ser como antes, eso les daba un sentimiento de seguridad e identidad.

Pero no te agobies, las personas que te quieren de verdad, nunca te pedirán que no cambies. Te invitarán a volar, a crecer y a hacer realidad tus sueños.

Busca el equilibrio

Para lograr nuestras metas y evitar el autosabotaje, tienes que sentirte en bienestar y paz contigo mismo/a. El bienestar tiene que ver con el equilibrio en los cuatro planos o dimensiones del ser:

Bienestar Mental. Por un lado necesitas que tu mente tenga el máximo bienestar, orden y tranquilidad posibles.

Bienestar físico. Una alimentación equilibrada, hidratación y algo de ejercicio es fundamental. Si no te encuentras bien, no podrás tener la fuerza que se requiere para conseguir objetivos.

Bienestar emocional. Un punto crucial es el bienestar emocional. Es necesario que te lleves bien con tus sentimientos, que los afectos y emociones no te embarguen más de la cuenta, que logres sentirte en sintonía con la vida y con las personas que te rodean. Si no logras sentirte bien con los que te rodean, conviene que hagas algunos ajustes en vuestra relación, o que tomes distancia. En una relación tóxica las personas suelen autosabotearse más de la cuenta.

Bienestar espiritual. Independientemente de si eres creyente en alguna religión o no, la espiritualidad nos habla del sentido de la vida, del “para qué”, del significado de lo que nos rodea. Si perdemos el sentido de la vida, seguramente nos sabotearemos al conseguir metas. Vuelve a conectar contigo, con los demás, y con el sentimiento único que nos mantiene a todos vivos y parte del mismo universo.

Evitar el autosabotaje es un viaje hacia ti mismo/a, un viaje transformador, el único que te cambia para siempre. Espero que nos veamos en ese viaje.

Si te interesa y quieres profundizar te invito a leer uno de mis libros relacionados con este tema:

evitando el autosabotaje

Que tengas un gran día.

Técnicas para evitar el autosabotaje
3.9 ([por]) 7 votos

6 Comentarios

  1. Juanita

    Cesar,

    Quisiera contarte que es la primera vez que le pongo nombre a mi problema: el autosabotaje. Y con este cambio, también me inspiré hoy a buscar formas de afrontarlo. Llevo varios años autosaboteandome y gracias a tus consejos seguramente podré dejarlo de lado. Muchas gracias!

    Responder
  2. Desmitificando, que es gerundio

    Buenas tardes:

    En vez de fracasos, usted parece hablar de no intentar las cosas. Pero yo creo que, la mayoría de las veces en que no conseguimos algo, el no conseguirlo no se debe a no intentarlo.

    De hecho, diría que el autosabotaje se da en los casos de personas que han fracasado con frecuencia; el miedo a fracasar de nuevo y a sentir el sufrimiento que inflige el fracaso reiterado hace que desistan. El autosabotaje no es miedo al cambio ni a salir de la zona de comodidad, sino miedo a u nuevo fracaso.

    Conviene recordar que la voluntad se estrella en muchas ocasiones contra el mundo, es decir, contra un conjunto de limitaciones objetivas que son insuperables. No todos los problemas son problemas interiores; muchos son externos al sujeto. Desde luego, la voluntad es necesaria si uno quiere lograr algo; pero tener voluntad no garantiza nada.

    Un cordial saludo,
    Desmitificando, que es gerundio.

    Responder
  3. Un artículo fantástico, acabo de comprar el libro.
    Me gustaría que me aconsejaras libros para leer, tengo un comercio de venta al detall de joyería y relojería, la crisis me ha dejado con grandes deudas , estoy convencida que lo voy a conseguir, pero tengo esa vocecita al lado diciendo “seguro que puedes salir?”, es agotador actuar, crear, trabajar a diario y ver que va tan despacio. No ves la forma de encontrar la solución, como conseguir salir, sin calentarte la cabeza a diario por no conseguir el dinero suficiente para estar tranquila y dedicarme al negocio al 100%, disfrutar de mi trabajo que me encanta y estar feliz y tranquila cuando leo, hago deporte, estoy con los amigos. Cada vez que me acuerdo del tema el estómago se me encoge y pensar mañana lunes buffff como voy a pagar. Soy optimista una persona alegre, soy emprendedora, pero pienso ¿ es suficiente?.
    Gracias por tus artículos.

    Responder
    • Muchas gracias por tus comentarios María! La verdad es que son tiempos desafiantes para el comercio, especialmente cuando existen como dices algunas deudas que nos hacen preocuparnos más de la cuenta.
      La vida te está pidiendo valetía y perseverancia María, no dejar de creer en tu proyecto. Formarte, leer y seguir intentándolo. Es posible que algún día lo consigas o que no, pero al menos habrás hecho todo lo posible, no se nos puede pedir más.
      Algunos libros que te recomiendo leer son “Cuadro de mando retail”, “Porqué unas tiendas venden y otras no” o “100 simples ideas para vender más en tu tienda”. Además de cualquier libro que te motive e inspire de todos los que puedes encontrar en la sección “Libros que estoy leyendo”. De los míos, además del que has comprado “Creer para Ver” te puede gustar especialmente.
      Un fuerte abrazo María!

      Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad

*