Gestión empresarial

Estar abiertos al cambio. Be water my friend

Por

estar abiertos a los cambios

Como dice un cliente a quien tengo mucho aprecio, be water my friend; recordándome la mítica frase de Bruce Lee y la importancia que esta tiene en cualquier contexto empresarial. Estar abiertos al cambio no es una necesidad, es un imperativo para los profesionales y empresas. Hoy me gustaría reflexionar sobre ello.

Antes que nada, pedirte que recuerdes que la semana que viene estaremos en varios proyectos por Madrid, Santiago, Coruña y Lugo y no escribiré en este blog. Me tomaré un descanso de esta bitácora, con tu permiso. De todos modos, el míercoles sí que recibirás una entrevista genial que realizaré a uno de los mayores expertos en nutrición en este momento, Jesús Sanchís. Así que la podrás recibir en primicia el miércoles, y aprender lo que no está en los escritos sobre nutrición saludable (de verdad), prepárate porque promete. Como siempre, a la hora habitual (10:00am en España).

Estar abiertos al cambio o morir en el intento

Cada vez que me identifico a mi mismo resistiendome demasiado a algo, en realidad lo que veo es una parte de mi que no quiere salir de la zona de confort, que quiere vivir en la comodidad de la rutina.

Sin embargo, sino fuera por todos los cambios que hemos vivido en nuestra vida, habría poca evolución en nosotros, ningún avance significativo.

Son los cambios los que nos hacen crecer, conseguir, lograr sueños y metas imposibles, o caminar hacia ellos ¿no te parece?

Incluso las partes más negativas de cualquier experiencia de cambio se pueden transformar en positivas con el paso del tiempo.

Se trata de unir los puntos, como nos diría Steve Jobs en su mítica conferencia de Stanford.

La capacidad de apertura al cambio es una de las caraterísticas de las mejores empresas y profesionales. Vivimos en entornos empresariales muy complejos y ambiguos, por lo que se hace necesario ser flexibles, como el agua.

¿Qué sectores conoces que no se estén reinventado?

El de la música… Spotify, pirateria, etcétera… ¿no son cambios demasiado significativos?

El editorial… libro electrónico y el futuro Librofy (mi versión particular de Spotify para libros) que seguro que tendremos pronto.

El hotelero… ¿qué me dices de AirBnb, Tripadvisor y otros? ¿no son agentes demasiado importantes como para tenerlos en cuenta?

El de la alimentación… ¿alimentos demasiado procesados y poco saludables? Con una obesidad creciente en los últimos años, dudo que sigamos alimentándonos tan mal en las próximas décadas. Este sector se reinventa sí o sí en menos de 10 años. Hasta los más rígidos tendrán que cambiar, o desaparecer, o fabricar en países muy poco desarrollados a los que exportaremos todo lo que hoy empezamos a desdeñar por aquí la mayor parte de personas que pensamos antes de comer algo (cada día somos más).

El del transporte… ¿qué me dices de UBER, vehículos autodirigidos, Tesla Motors y Elon Musk cambiando tantas cosas? ¿no son temas a tener en cuenta?

El bancario… ¿Dinero físico? ¿para qué hace falta? Lo único que genera es dinero negro y corrupción. En pocos años veremos como desaparece de nuestras manos para ser todo digital. Pagar ¿con tarjeta de crédito? ¿porqué no con el iris y el reconocimiento facial?

El de la administración pública… ¿para qué ir a hacer cualquier gestión a un lugar en el que, muchas veces, no funciona de forma eficiente?, ¿podría hacer todo esto desde casa?. Seguro, hasta inscribir a tu hijo en el registro civil. La tecnología lo permite, hay empresas que lo están haciendo posible.

Lo cierto es que todo está cambiando drásticamente. Y estos últimos 10 años no han sido más que el principio. Lo bueno viene ahora.

Seguro que no necesitas que te recuerde las cuatro características de las empresas más longevas. Recordarás que dos de ellas tienen que ver con los cambios…

Más vale que pienses en qué papel quieres jugar tú en todos estos cambios.

  • ¿Cómo de preparado/a estás para gestionar el cambio?
  • ¿En qué medida abanderas el cambio o te resistes a él?
  • ¿Está tu empresa preparada para cambiar o será la próxima Kodac?

Más que resistirte por castigo, la pregunta es ¿qué podría tener de interesante este cambio?, ¿en qué medida me podría beneficiar?

También puedes decidir quedarte atrás.

Reconsidéralo…quizás te estés quedando demasiado atrás.

No con esto quiero venderte la idea de que hay que cambiar porque sí. Sino que hay demasiadas señales en el entorno que nos dicen que muchas de las cosas que vivimos hoy no van a ser iguales… muy pronto. Y más vale que uno se vaya preparando. Quizás tengas ventaja cuando llegue el momento.

Te dejo con un video en el que hablo sobre este concepto, y recuerda, be water my friend.

Recuerda que me puedes seguir en mi canal de Youtube, dónde todos los martes y jueves publicamos un video.

 Que tengas un gran día.

Suscríbete a mi newsletter y recibe nuevas herramientas y recursos.