Crecimiento personal

Escribir es terapeútico ¡Empieza ya!

Por

escribir es terapeutico

Todos necesitamos hacer limpieza mental, un mantenimiento psíquico para estar un poquito mejor a todos los niveles. Uno de los consejos que doy a algunos de mis clientes tiene que ver con hacer ese mantenimiento ¿cómo? Escribiendo. Escribir es terapeútico, porque nos hace expresar, estructurar y quedarnos con lo importante.

LA TERAPIA DE ESCRIBIR

Cada vez que pensamos en algo estamos haciendo algún tipo de terapia, ya que el sólo hecho de sacar a la luz una situación que en nuestra mente ya establece las bases para poder mejorarla. Aunque muchas veces damos vueltas y vueltas a los pensamientos sin darle solución. Te habrás dado cuenta.

Sin embargo, al escribir estamos yendo un paso más allá, porque para poder poner sobre el papel lo que te ocurre, tienes que estructurarlo, separar la paja del grano, darle forma y quedarte con lo importante. Ahí es dónde aparece el efecto terapeútico de escribir.

Si te quedas con un problema para ti sólo/a y ni siquiera escribes sobre él, pronto estarás algo más atormentado/a.

Sentirás que no tiene solución. Sin embargo, si escribes sobre este problema quizás consigas transformar esa energía de bloqueo en otra mejor, parece que las palabras que pones sobre el papel son como ese río fluye y que se lleva lo negativo que hay dentro de cada uno de nosotros, dejando en su lugar un agua clara, una energía más limpia.

la terapia de escribir

Escribir es algo así como tener un terapeuta o un coach. El sólo hecho de sentirte escuchado y de poder hablar sobre algo con cierta estructura y profundización, ya es terapeutico y sanador en todos los aspectos.

Cuando trabajo como coach sé que mis clientes me utilizan como diario, un lugar en el que sacan todas sus aspiraciones, deseos, miedos y bloqueos. Quizás lo que aporta el coaching o las terapias humanistas que conozco y practico, como la Gestalt, es que además se hacen las preguntas adecuadas para que toques en tu interior aquello que merece la pena, y así pueda ser estructurado, sentido y comprendido.

EMPIEZA A ESCRIBIR

Podrías empezar hoy mismo a escribir, a poner en el papel todo aquello que pasa por tu mente y es relevante. Lo que deseas, lo que te preocupa, lo que amas, lo que temes, merece la pena ser comprendido mejor y sobretodo sacarle el máximo partido. Escribir te puede ayudar…Mira este video.

Puedes empezar por un diario, un lugar en el que expresarte, para comprenderte.

Un diario no tiene porqué ser políticamente correcto, ni tan siquiera guardar ningún tipo de formas, tiene que ser una parte de ti, una extensión de ti.

Si quieres utilizar otro formato, puedes escribir en un blog, aunque en este caso aparece ya la parte pública de la historia. Este blog es público, y en él están muchos de mis deseos, aspiraciones, temores, no hay mirar demasiado hondo para poder verlo. Pero también es cierto que cuando uno hace algo de forma pública, siempre hay una parte de sí mismo que no expresa abiertamente. De todos modos, el hecho de que me ponga a escribir cada mañana, porque a las 10:00 tiene que salir el artículo del día, me hace ponerme las pilas en lo que a escribir se refiere. Dudo que si fuera un diario íntimo hubiera escrito en él los casi 1.000 artículos que ya puedes leer por aquí. Pero el hecho de estar comprometido con los lectores que lo seguís hace que siga escribiendo muchos días.

Particularmente me encanta leer blogs de personas que te cuentan una parte de sí mismos, que los utilizan también como diarios personales. Quizás es el motivo por el que de vez en cuando también lo hago, y por el que verás un día un artículo de “como ser efectivo en la venta telefónica” y otro día otro sobre la tristeza o alegría que me provoca una situación cotidiana.

El motivo por el que escribo libros también en muchos casos es este, hacer autoterapia. En ocasiones le doy muchas vueltas a un tema, y me digo a mi mismo ¡voy a escribir un libro sobre ello! Ayer, por ejemplo, reservé unos días en el Monasterio de Silos (Burgos) para estar en unas semanas escribiendo allí mi libro, ¡el número 16! No te puedes imaginar la terapia que significará estar varios días escribiendo sobre algo que me suscita mucho interés y motivación en un lugar tan sagrado.

Pero más allá del formato que utilices, escribe, aunque sea en la servilleta del desayuno, en formato Haiku o como mejor quieras. Te ayudará a ser mejor persona.

Que tengas un día excelente


4 Comentarios

  1. Buenos días. Muy de acuerdo con lo terapéutico que resulta escribir.
    En mi caso lo aplico también como terapia de productividad, cuando tengo la mente llena de ideas, de cosas que hacer, de mil historias y todo te abruma o se te hace un mundo y no sabes por dónde empezar, cojo papel y lápiz y suelto ahí todo lo que pasa por mi mente.
    Esto hace que se vacíe y pueda poner foco en lo que toque hacer en ese momento, unos le llaman simpáticamente “pedorreta mental” yo le digo descarga de disco duro jejejeje

    Un saludo, de seguro que vemos una gran obra tras esos días de retiro.

    Responder
  2. Julio Heredia

    Cesar,muchas gracias,eso me confirma lo que pensé justo el día que comencé a escribir mi libro de memorias; siento que voy dejando caer cosas que cargaba sobre mis hombros.

    Responder

Deja tu comentario




*