Crecimiento personal

¿Cuánto es suficiente? Escasez o abundancia

Por

Hace unos días, viajando en coche escuchaba un audio de Brent Kessel «You already have enough» (ya tienes suficiente), que me había descargado de la web de soundstrue, a la que me he aficionado y desde la que no dejo de descargar audiolibros y música (si quieres que te recomiende alguno, no dudes en decirlo)

Pasamos la vida con un sentimiento de insuficiencia, con un sentimiento negativo de que nos falta algo, de que no tenemos suficiente. Creemos que tendremos suficiente en el futuro, de aquí a tres, cinco o quince años. Albergamos de forma constante un sentimiento de escasez.

Esta sensación de escasez (y no de abundancia), hace que nuestra vida sea un caos, y mientras creemos que no tenemos suficiente, se nos pasa la vida…

«¿Te puedo contar un secreto?: nunca tendrás suficiente. Has oído bien, NUNCA»

Ya lo dijo Erich Fromm «Qué feliz soy con lo que no tengo» y como nunca lo tengo, pues siempre vivo dentro de un estado de infelicidad.

Estamos programados, codificados, para no tener bastante, para sentirnos incompletos y por lo tanto infelices. O te das cuenta de esto y empiezas a decodificarte, a desprogramar esta idea de tu cabeza o tu último pensamiento será que a lo largo de tu vida nunca fuíste realmente feliz.

Cuando tenemos sentimiento de escasez, nos peleamos. Cuando los países sienten insuficiencia entran en guerra.

«¿Experimentamos alguna vez un sentimiento de suficiencia, de que todo está bien?»

Si en el terreno personal ya nos cuesta, llevado al terreno empresarial, la suficiencia es una palabra que no existe. Haz la prueba, si quieres asegurarte un pronto despido, ves al despacho de tu jefe y pregúntale una de estas tres:

  • Creo que no tenemos que internacionalizarnos, ¿No tenemos ya suficiente?
  • ¿Porqué incrementar las ventas todavía más este año?
  • La rentabilidad del año pasado fue de un 12% ¿Para qué más este año?

En las empresas nunca tenemos suficiente, creo que es uno de los problemas fundamentales que nos causa estrés y tensión, vivimos y trabajamos tensos. Y de ahí los problemas y enfermedades derivadas del estrés. Creo que el problema, no es mejorar o querer hacerlo mejor, esto es sano para todos, sino querer hacerlo siempre y de forma desmedida…

«El problema es cuando nos impedimos disfrutar del momento porque nunca tenemos suficiente, porque siempre hay algo más que hacer lograr la felicidad que anhelamos»

Cultivar un sentimiento de suficiencia en tu vida profesional y personal hará que todo mejore, que exista menos dolor, que exista menos competición y más felicidad, de la auténtica. Y al tiempo que lo haces, invitas a otros a hacer lo mismo.

Espero haber tocado una parte de ti con este artículo, piénsalo y responde con sinceridad ¿tienes suficiente?

Espero tus reflexiones.

Keep walking

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


, ,

3 Comentarios

  1. Miguel Ángel García

    Me gusta este post porque busca una reflexión existencial y no comercial (por lo menos directamente, no quiero decir que los otros no me gusten, comparto lo que me aporta valor). Nunca tenemos suficiente porque la sociedad actual ha generado la máxima del consumo. Soy el primero que tiene que consumir, tengo tres hijas y me empeño todos los días en que tengan «lo suficiente» para vivir dignamente. Pero lo suficiente no es tener tres televisores, dos móviles y una consola además de otras cosas, significa las necesidades básicas, alimento, seguridad, vivienda y procurar inculcar la verdadera importancia de la vida que no es otra que
    es estar con los que quieres, salud y esfuerzo por conseguir las cosas. Recuerdo con mucho cariño a mi abuelo, trabajador del campo toda su vida, un ejemplo de persona, cómo nos contaba que en épocas complicadas tenía que cavar cien hoyos para plantar una vid para conseguir una hogaza de pan ¡Y el hacía doscientos! Por supuesto con este post has sabido tocar la fibra sensible y si hay una lección que todos debemos aprender es la de tener más educación social y menos económica. Un saludo

    Responder
    • Gracias por tus comentarios Miguel Ángel, como siempre tan acertados. Tenemos ejemplos muy cercanos sobre la suficiencia, y quizá tendríamos que ir en esa línea un poquito más (si no queremos acabar volviéndonos locos). La vida discurre en distintas capas y nuestro nivel de conciencia según nos acercamos a la esencia es mayor, en este caso hemos ido a un nivel bastante profundo. Me alegra que te haya gustado el post, sigue participando y enriqueciendo tanto como te apetezca Miguel Ángel,
      Un fuerte abrazo.

      Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad