Crecimiento personal

Es tan difícil aprender de los obstáculos…

Por

Esta semana está siendo de vértigo, no supone un desafío especial o reto intelectual importante, pero sí la dedicación de un número de horas considerable. Para mañana viernes por la noche habré trabajado un total de 60-65 horas, es decir 12-14 diarias. Es lo que tienen algunas épocas en mi trabajo, no me quejo, las asumo como un regalo. Uno aprende con el tiempo, que hay que saber aceptar las dificultades como retos, como desafíos que expanden su capacidad. Esta mañana, reflexiono unos minutos sobre los obstáculos y difucultades que nos encontramos en el camino… 

Lo primero que uno se pregunta sobre los obstáculos es ¿Sirven para algo? ¿Cuál es el motivo de su existencia? He aprendido con el paso del tiempo, que su significado es muy profundo, mucho más de lo que imaginamos.

Por lo general, los obstáculos que la vida nos pone delante no son sino oportunidades para ser mejores, para desarrollar nuestras cualidades dormidas.

Aquí reside la diferencia entre personas que pese a las dificultades se ven felices, y aquellas que caminan con la cabeza agachada día tras día. ¿Qué haces cuando la vida te planta un obstáculo delante?, ¿Qué palabras te repites a ti mismo/a?

Ser más capaces de superar los obstáculos

Me gustó mucho el ejemplo que leí en el libro «El Arte de lo Posible» de Benjamin Zander, y de su costumbre de decirse a sí mismo «¡Apasionante!» ante las dificultades que va encontrando en su trabajo como Director de la Orquesta Filarmónica de Boston.

Aprender de los obstáculos es una tarea que, por lo general, no se nos ha enseñado, la debemos aprender con el discurrir de la vida.

Las dificultades nos ponen a prueba, nos enseñan, nos dibujan de nuevo, nos hacen desarrollar nuevas cualidades, nos despiertan talentos dormidos…

Dicen que no es bueno sufrir, pero sí que viene bien el haber sufrido.

Quizás sea porque cuando uno ha pasado por dificultades y obstáculos aprecia con mucha mayor claridad el color y el tono de la vida. Es como si uno fuera más capaz de percibir con sencillez y humildad como cualquier pequeña muestra de vida, es un milagro en sí misma, como la vida no puede ser sino maravillosa.

Desconfía de lo que sea demasiado fácil, no aprenderás….

O mejor todavía, desconfía de lo que sea demasiado fácil, porque quizás no hayas sido suficientemente realista y la cosa se complique más de lo que imaginas. Esta no es una mirada pesimista hacia la vida, es una mirada más realista. No se trata de pelearse con las dificultades, sino de aceptarlas. Algo así como, «Esto va a ser complicado, lo sé. Ahora voy a hacerlo lo mejor que pueda».

Casi todo tiende a complicarse, mucho más de lo que habías imaginado. ¿Por qué no aceptarlo? ¿Por qué no asumir ya desde el principio que la vida viene con obstáculos?

En fin, reflexiones de un jueves que quería compartir contigo.

Que tengas un gran día (y que sea apasionante!)

 

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos