Crecimiento personal

En bici por la ruta de la plata, cumpliendo retos

Por

FullSizeRende r

Buenos días, ¿Cómo estás? Espero que te encuentres muy bien. Yo a estas horas ya voy en bici y llevo algunos kilómetros, exáctamente 35, estoy en Fuenterroble de Salvatierra, provincia de Salamanca. Acabo de parar a desayunar después de mis tres primeras horas en ayunas, hoy ha sido duro. El puerto de Béjar a las 6:00am y las 3 horas de pedaleo restantes me han dejado KO desde primera hora. Cuando entrenas en ayunas te acostumbras a este tipo de cosas y te viene mejor, así cuando desayunas (además de esperarlo con todas las ganas del mundo), ya has hecho un 35% de la ruta planificada para el día, que no es moco de pavo…

Esta mañana bajando el puerto de Béjar he visto dos jabalíes y sus crías, ha sido genial. Es una zona preciosa de bosque.

Si todo va bien esta tarde llegaré a Salamanca, habiendo cumplido 300kms de ruta y quedándome dos días todavía de pedaleo.

Ahora desayuno, y descanso… Lo más importante en estos retos es que el cuerpo y la mente estén alineados. En ello pongo todos mis empeños.

Empecé esta ruta hace dos días, el lunes a primera hora. Voy por la Vía de la Plata, la original, la calzada romana que hacían los soldados que iban en escuadrón romano desde Emérita Augusta hasta Asturica Augusta, 500kms.

Eso fue antes del nacimiento de Jesucristo, y luego se utilizó como Camino de Santiago, para las personas que vienen desde el Sur.

Aqui me tienes pasando por el arco romano de Cáparra.

3FullSizeRender

Está costando bastante, ha coincidido con ola de calor más sofocante del año. El calor a partir de las 14h empieza a ser de 40 grados, y eso complica las cosas. Pero voy de cine, las piernas y la mente están respondiendo extraordinariamente bien. Me he entrenado para esto, aunque no quiero todavía cantar victoria. De hecho los dos primeros días han sido duros, por las temperaturas, de ahí que esté saliendo a las 6:00 de la mañana con luces y todo, cuando todavía es de noche.

Esta foto es de la presa romana de Proserpina, a la  salida de Mérida.

FullSizeRender 1

La otra vez que la hice fue en el 2003, en Abril, con 2 amigos, y con 13 años menos. Eran otros tiempos. Aqui una foto de ese viaje, lloviendo.

FullSizeRender

Este lunes fue el día récord, 123kms. Para aquellos que hayáis hecho bicicleta de montaña sabéis que significa hacer una ruta por montaña de más de 100kms, con un sol de escándalo, y hacerte 40kms justo después de comer, cuando el resto de España (el que está de vacaciones) duerme la siesta.

F5ullSizeRender

Un comienzo tan cañero lo hice a propósito, si el primer día hacia 123kms además de ser un subidón de autoconfianza, podría ir algo más relajado el resto, y tener un pulmón ante cualquier contingencia técnica, física o climatológica. También, si todo sale bien, podría en lugar de rodar 6 días, rodar 5. Una vez que estás en la bici y tienes horas por delante hay que pedalear, y eso me pasó el lunes, me vine arriba. El trabajo diario aquí consiste en pedalear de 6:30 a 8 horas de media cada día. De 6h a 18h con descansos de todo tipo, comida y mucha agua. Una media de 7 litros algunos días.

FullSizeRgdsender

El viaje me está enseñando mucho sobre la gestión de la adversidad, y aquí hay mucha. Muchas ganas fantaseadas también de que llegue la próxima estación de tren y coger uno que me lleve de vuelta a Madrid, donde dejé el coche. Todo tipo de pensamientos catastróficos vienen a ti cuando lo estás pasando mal. Por eso trato (sólo trato) de aplicarme lo que dije hace algunos días “no hagas planes cuando estés abatido/a”. Porque de ese lugar vienen los planes peores de tu vida. Aguanta, pedalea, un kilómetro más, tú puedes. Sí.

Me pregunto en cuantas cosas en tu vida también tienes que aplicarte estas palabras… Supongo que en más de una situación te demuestras a ti mismo/a que hay que tirar Pa’lante, que no queda otra ¿verdad?

Me parece fascinante el tema de la fuerza de voluntad. Sin ella, uno no tendría retos personales o profesionales. Hay personas que han dejado de ponerse retos, que no quieren soñar más. Creo que todo el mundo tiene derecho a soñar, y si algo me entristece más que nada es cuando veo que una persona ha perdido la ilusión. Se me parte el corazón.

Todos, por el hecho de ser seres humanos que compartimos planeta, tenemos el derecho y el deber de ilusionarnos, y de ilusionar a otros. Sino no habrá valido la pena.

Por eso me vine a hacer este camino, porque también quería conectar con lo más hondo, con lo que me pasa desapercibido en los días de ajetreo en los que la agenda está llena hasta en los descansos. Al final uno se da cuenta de que no es nada, y que puede caer rendido bajo el sol del mediodía a los pies de un alcornoque y yacer allí sin pena ni gloria. En realidad por sí solos no somos nada. Somos a través de los demás, de los que amamos, de los que están, de los que se fueron, de los que nos quieren.

Son los demás los que nos dan todo el sentido.

La familia, la pareja, los hijos sobretodo, los amigos… Y hasta te diría los clientes. He mantenido varias conversaciones con ellos estos días mientras iba sobre la bici atravesando estepas (con auriculares claro!), y me han animado con su conversación.

Belén se ha convertido no sólo en mi mujer, mi amante, mi asistente personal y mucho más, sino que además está haciendo una labor de apoyo constante, y de ánimo. Nos tiramos horas hablando por teléfono y el apoyo se nota. Cuando estás muy abatido los demás te hacen falta. Eso prueba que nos necesitamos los unos a los otros tanto como el agua de la que estamos hechos.

FullSiz7eRender

Y ya que esto es así, ¿por qué no mantener relaciones saludables con todos los que te rodean?

¿Por qué algunas personas se dedican a amargarse la vida unas a otras?

Nos hace falta educación para la vida, un lugar al que vayas desde niño/a y en el que se te enseñe la actitud (incansable, positiva, proactiva) y los conocimientos para tener éxito en la vida adulta. Ese lugar desgraciadamente no se llama escuela, todavía. Hay mucho que hacer en el sector de la educación… De momento ese papel recae en los padres fundamentalmente. Pero ¿y quién no tenga ese tipo de padres que enseñan ese tipo de cosas? La educación está por cambiar.

Por eso creo que tenemos que construir nuestra vida en base a nuestro círculo de esas personas a las que amamos. Son lo más importante.

Si no la/s tienes, búscala/as. Hay una persona maravillosa deseando conocerte. En realidad miles. Si ya las tienes, cuídalas, mucho. Son lo único que merece la pena, tú círculo, lo esencial.

Parece que ya es momento de salir de nuevo. Es hora de subir en la bici, y en la vida…

eFullSizeRender

Recuerda que puedes seguir este viaje y todo lo que me va ocurriendo en las redes sociales (¿todavía no estamos conectados?) O buscando el hastag #RutaDeLaPlata2016

Que tengas un gran día.

 

En bici por la ruta de la plata, cumpliendo retos
Vota este post