Liderazgo

Empresas que desarrollan el talento

Por

Buenos días ¿Cómo estás? Espero que te encuentres de cine. Hoy estoy en Ciudad de México, desarrollando el liderazgo de 13 personas de una empresa global, promoviendo en ellos todas las dimensiones que esperamos de un líder en estos tiempos: agilidad, inspiración, análisis, toma de decisiones, desarrollo de otros…

Muchas empresas creen que tienen líderes, pero en realidad tienen gestores. La diferencia es notable, mientras que los segundos gestionan bien el presente, los primeros gestionan el presente y el futuro.

Si no estás desarrollando a las personas no estás liderando.

Las mejores empresas que conozco están encaminándose a pasos agigantados hacia un modelo de liderazgo orientado al desarrollo del talento, en el cual las personas avanzan, evolucionan y crecen para alcanzar así su mejor versión.

En los últimos dos años he formado a líderes de las principales empresas mundiales del sector hotelero, retail o tecnológico. Las organizaciones se dan cuenta de que en estos entornos VUCA es fundamental que el modelo de liderazgo esté orientado al desarrollo del talento, a que más líderes emerjan de la propia empresa, a que las personas evolucionen y crezcan, creando un entorno altamente motivador.

Las culturas de liderazgo

Existen tres culturas de liderazgo predominantes en las empresas (las comenté aquí):

  1. Autoridad
  2. Resultados
  3. Desarrollo

Dejando de lado las culturas de autoridad (por suerte estas empresas van a menos cada día), me centraré en un pequeño análisis de las culturas de resultados y de desarrollo.

En las culturas de orientación a resultados alguien es un buen líder si consigue resultados. Los/as que dirigen gestionan.

En las culturas de orientación al desarrollo alguien es un buen líder si consigue resultados y desarrolla a las personas. Los/as que dirigen lideran.

En las culturas de resultados ponemos la mirada en el corto o medio plazo. En las culturas de desarrollo miramos a los próximos 3-5-10 años.

El objetivo de una empresa orientada a resultados es obtener la rentabilidad prevista cada año. El objetivo de una empresa orientada al desarrollo es perdurar.

Foto: Junto al Ángel de la independencia del Paseo Reforma en Ciudad de México.

En las culturas de resultados la formación es adaptada al puesto al 100%. En las empresas orientadas al desarrollo, la formación va un paso más allá y además se centra en lo que las personas pueden llegar a ser.

En una cultura de resultados, las personas son lo que son. En una cultura de desarrollo, las personas son todo lo que pueden llegar a ser.

En una cultura de resultados las personas son manos con cerebro para tomar decisiones. En una cultura de desarrollo las personas son manos con cerebro para tomar decisiones y con corazón para establecer relaciones positivas y que fomenten el trabajo en equipo.

La inspiración, motivación, innovación y orgullo de pertenencia son claramente mayores en las culturas de desarrollo.

En las culturas de resultados tienes que llevar una máscara, ser tú mismo/a sería demasiado arriesgado. En las culturas de desarrollo se necesita que seas tú mismo/a, porque así darás lo mejor de ti a la empresa.

En las culturas de resultados los que dirigen ejercen un liderazgo timonel o directivo. Los que dirigen en una cultura de desarrollo se centran en ser líderes-coach de sus equipos.

En las culturas de resultados los mejores acaban por irse y buscar su desarrollo en otras empresas. En las culturas de desarrollo los mejores se quedan porque sienten que cada año son mejores y se les ofrecen nuevas oportunidades.

Mientras que unas empresas tienen éxito en el presente, otras están garantizando su futuro.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos