Crecimiento personal

El poder de las creencias y sus consecuencias sobre ti

Por

Hace unos días me entrevistaron Arnau Benlloch y Nadia Montero en su programa de radio para hablar sobre el poder de las creencias, sobre todos aquellos condicionamientos internos que tenemos y que nos impiden conseguir objetivos. En este post podrás escuchar esta entrevista y además saber en qué medida tus creencias limitantes están en tu vida…

Las creencias son condicionamientos internos, predisposiciones mentales, formas de entender la realidad y el mundo que nos rodea. Dependiendo de nuestras creencias podremos tener unos u otros resultados.

Muchas personas cuando escuchan hablar de creencias piensan en las creencias religiosas, pero en este caso no nos referiremos a ellas, sino a tus propias creencias sobre ti mismo, los demás, tu entorno… Aquellas que impactan positiva o negativamente en ti.

Cuando las creencias que tienes te ayudan a conseguir buenos resultados decimos que son creencias posibilitadoras. Cuando no es así, son limitantes.

¿Las creencias limitantes se hacen realidad?

Las creencias tienden a hacerse realidad, por el conocido Efecto Pigmalión o la profecía autocumplida.

Si salgo a la calle pensando que las personas con las que me cruce me mirarán con desprecio, es fácil que cuando vuelva a casa me haya encontrado con varias personas que me miraron de esta forma. Si pienso que hoy será un día estupendo, seguramente encuentre muchos motivos para sentir que lo es.

A nivel empresarial, nos encontramos con como las creencias condicionan cada día nuestros resultados:

  • Si yo creo que si desarrollo a mi equipo este realizará un mejor trabajo, es una creencia posibilitadora, que tenderá a hacerse realidad.
  • Si por el contrario pienso que mi equipo es un desastre, es una creencia limitante, que también tenderá a hacerse realidad.
  • Si creo que venderé una nueva línea de productos y que los clientes serán muy receptivos, yo mismo provocaré esa situación.
  • Si creo por el contrario que la nueva línea de producto no interesará a nadie, yo mismo provocaré el resultado.

Dime lo que crees y te diré cuáles son tus resultados.

Aquí tienes uno de mis ejemplos sobre cómo un simple pensamiento acaba haciéndose realidad y confirmando mi creencia:

Y por el contrario otro ejemplo de una creencia posibilitadora que también acaba por hacerse realidad y confirmarse cada vez:

Lo cierto es que si uno cultiva su capacidad de eliminar creencias limitantes y cambiarlas por otras más positivas, descubrirá que la vida le va un poco mejor. Aquí tienes un artículo más completo sobre el cambio de creencias tan necesario para muchos.

Hay algunas claves que me gustaría decirte antes de que puedas escuchar el podcast que hoy traigo para ti:

Las creencias son más fuertes dependiendo de cuánto de ancladas estén a tu personalidad. No es lo mismo una creencia sobre algo: «Desconfío de los extraños», que una creencia sobre tí mismo/a «Soy muy introvertido», «No tengo ningún atractivo», «Soy una persona muy callada». Cuanto más ponga el verbo SER para definir mi creencia más anclada estará a mi personalidad.

La creencia más fuerte es el guión de vida. Hablaré de ella la semana que viene en este blog.

Las creencias van en racimos. La creencia «Soy un desastre» será un racimo que contendrá muchas otras creencias: «No consigo organizarme», «Nunca llego a tiempo», «Siempre me equivoco»… y otras tantas. Al final, una fuerte creencia anclada a la personalidad provoca otras tantas pequeñas creencias que condicionan tu vida.

Las creencias configuran tu presente y tu futuro. Este tema es el tema clave del desarrollo personal y empresarial en el que hay que meterse de lleno si queremos tener mejores resultados. Si en este momento analizamos tu vida, nos daremos cuenta de todas las creencias que te hay traído hasta aquí: Creencias sobre el dinero, sobre la pareja, sobre las personas que te rodean, etcétera.

Las creencias están contigo desde hace mucho. En nuestros primeros años de vida se configura nuestra personalidad, y con ella nuestras creencias. Incluso se está demostrando, gracias a las investigaciones del Dr.Bruce Lipton y otros, que ya al feto cuando está dentro de la madre, se le transmiten sensaciones, y creencias. Puedes ampliar esta información leyendo «La Biología de la creencia» (Aquí te lo recomiendo junto con otros libros).

¿Son todas positivas o negativas? En ocasiones depende de en qué medida las creencias sean fuertes para que sean positivas o limitantes. Conozco a alguien que no puede darse por vencido, decir «hasta aquí, no puedo más, lo dejo». La creencia que puede ser positiva «Soy perseverante y consigo lo que me propongo», puede convertirse en una cárcel de por vida. Si uno piensa de esta forma, seguramente conseguirá muy buenos resultados algunas veces, pero ¿qué pasará cuando tenga que decir «Lo dejo, no sigo, asumo que era un error estar aquí»?. Sencillamente él mismo se impedirá dejarlo.

Por lo tanto, en muchas ocasiones lo que importa es el grado de limitación que me impone la creencia. No es lo mismo la creencia: «Cuando viajo a otros países tengo que tener cuidado de con qué personas me relaciono», que «Todos los desconocidos que conozca son peligrosos». Mientras que una me puede venir bien para protegerme, la otra me limita claramente y me impedirá relacionarme con nadie.

Mira cómo es tu vida y podrás ver qué tipo de creencias tienes.

  • ¿Se pueden cambiar?
  • ¿Estoy condenado/a a vivir con mis creencias limitantes?
  • ¿Cómo puedo hacerlo?

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos