Liderazgo

El nuevo liderazgo: El líder prescindible

Por

¿Cuál es la función de un líder? Seguramente dirás que tiene que ver con motivar, desarrollar y hacer que el proyecto se haga realidad. Solemos poner demasiadas exigencias en las personas que dirigen equipos. Sin embargo, pienso que existe una función última, el líder tiene que ser prescindible, te explicaré porqué…

El líder prescindible

¿Cuál es la misión de una ONG? Desaparecer. Se ha creado para que todo funcione bien a su alrededor. Su misión es no hacer falta, hacerlo tan bien que no haga falta. Creo que en el liderazgo ocurre algo muy parecido.

Cuando las cosas se hacen muy bien, la importancia del líder pasa a un segundo o tercer plano, el protagonismo es del equipo, no del que lo dirige.

El líder tiene funciones críticas que cumplir cuando llega a un proyecto:

  • Conocerlo de cerca para tomar buenas decisiones (esto suele durar unos dos meses). Implica conocer a las personas, el mercado, los productos, etc…
  • Hacer los cambios estratégicos necesarios para que el proyecto sea un éxito (esto suele durar entre 6 meses y 2 años dependiendo de la complejidad de los cambios)
  • Desarrollar a las personas que han quedado hasta que consigan ser su mejor versión (Esto se puede conseguir en 1 o 2 años).
  • Y por último (en un mundo ideal) tendría que desaparecer…

Sin embargo, esto no suele ser así, normalmente no nos conformamos con proyectos a medio gas, sino que nuestra forma de entender la realidad empresarial suele ser más ambiciosa y esto hace que ningún líder desaparezca sino que siga haciendo planes para el futuro y creando nuevas estructuras que sustenten el futuro.

En una empresa de tamaño medio / grande, todo el mundo tiene su función:

  • La dirección de marketing piensa en los productos que necesitará el cliente y las formas de comercializarlos y ser visibles.
  • La dirección de operaciones se ocupa de que todo salga según lo previsto.
  • La dirección del capital humano se ocupa de la gestión del desarrollo y bienestar de las personas (aunque esto es misión de todos).
  • La dirección financiera se ocupa del pulmón de la empresa, la tesorería, las inversiones para el futuro y los análisis de costes.
  • La dirección comercial se ocupa de vender.
  • ¿La dirección general?, ¿Para qué sirve, si cada persona está haciendo su trabajo?

En realidad el líder más efectivo es aquel que vemos actuar poco, porque su trabajo seguramente ya lo hizo anteriormente. Las personas que capacitan a otras personas y dirigen con eficacia hay un momento en el que tienen que pensar en desaparecer, simplemente no hacen falta.

El problema es que hay pocos líderes que capaciten, desarrollen y sean buenos estrategas. Se quedan en un plano operativo en el que no son prescindibles, sino un cuello de botella.

Conozco proyectos empresariales en los que su líder tiene que pensar en cambiar de lugar, moverse, liderar otros proyectos, porque en la situación actual no está aportando el máximo valor. Cada persona está motivada, formada y capacitada para hacer lo que tiene que hacer. El líder se ha vuelto prescindible, es la mejor noticia.

Nuestro narcisismo nos invita a querer tener el protagonismo, a hacer falta, a que nuestra puerta del despacho se abra todos los días 50 veces porque tenemos dudas que resolver a los demás. Sin embargo, este liderazgo es disfuncional. Haces demasiada falta.

Para no hacer falta es necesario que desarrolles algunas cosas:

  • Tu visión estratégica, para ver el futuro y para tomar hoy las mejores decisiones.
  • Tu capacidad de desarrollar a otros. Para que las personas sean autónomas, capaces y están comprometidas con el proyecto.
  • Tu capacidad de creer en los sistemas, la tecnología y todo lo que se pueda hacer más fácil. Muchos líderes son esclavos de su trabajo porque no saben utilizar la tecnología para ponerla a su servicio.

Pero esto no es un mundo ideal, y sigues haciendo falta. En realidad siempre harás falta, eres el engranaje que hace que las cosas funcionen hoy. Pero tu horizonte debe ser el de la prescindibilidad.

El líder tiene que salir por la puerta de atrás de la empresa cuando todo el mundo está celebrando los éxitos.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


12 Comentarios

  1. Alvaro Gonzalez

    Que gran importancia tiene todo lo comentado y que poco se ve en la práctica. Lastima que sigamos en un país en el que la mayoría de las organizaciones siguen dirigidas por estructuras «autoritarias».
    Un texto muy interesante!!

    Responder
  2. Martín G. Bermúdez

    Excelente y motivador. Lamentablemente, no siempre se comprende desde arriba de esos lideres, porque sus jefes son ortodoxos en los conceptos de dirección por autoridad.
    ESsel problema de los accionistas que contratan lideres imprescindibles; ojalá muchos entiendan tu concepto. Gracias!

    Responder
  3. Javier Ribas

    Conozco esta situación y sus resultados. Todo viene a partir de que consigues con la «mesa vacía y papeles cero» resultados más que sorprendentes. Incluso muy superiores a las mejores perspectivas que tuvieron al contratarte. Todo funciona con la precisión de un reloj suizo. Entonces aparece el ser superior que decide: «Para que no hagas nada te tiro» o «puedo prescindir de este elemento, total no da golpe» o » Es un puesto tan fácil de desarrollar que puedo prescindir de él» o «Me ahorro este sueldo y me lo gano yo». Y te sacan rápido de esa empresa donde sabías que aún quedaban mil tareas para mejorar, hasta donde ellos ni alcanzaban a imaginar… En fin, es lo que el mundo empresarial da muchas veces de sí.

    Responder
  4. Camila Hurtado

    César, aunque no es el objetivo del post, me encanta que recalques que el bienestar de las personas es misión de todos.
    A menudo se piensa que los responsables de RRHH son los encargados de ello, y si bien es cierto que deben estar ahí para apoyar cuando hace falta, la empresa y el ambiente laboral lo forjamos entre todo el personal, por lo que en mi opinión nuestro propio bienestar y el de los compañeros está en nuestras manos.
    Un saludo!

    Responder
  5. Salva Faubell

    No se si conoces el libro «Radical». Cuenta la historia empresarial de Ricardo Semler. Posiblemente ( al menos de lo que yo conozco) el paradigma de este tipo de líder que describes en tu artículo.
    Es uno de mis libros de cabecera y siempre acudo a él cuando me siento un poco perdido. Lastima que hace tiempo que no esta disponible en español, aunque creo que su versión en inglés «Maverick» se puede encontrar en amazon.
    Tiene otro libro «El fin de semana de siete días» en el que narra su experiencia personal después de «desaparecer» de su empresa.
    Si decidís leerlos os deseo que los disfrutéis como los aún los sigo disfrutando yo.

    Un abrazo.

    Responder
  6. Guillermo Llofriu

    Extraordinaria entrada César. La verdad es que lo que resumes en 700 palabras tiene un componente de valor extremo y extenso en el desarrollo del las empresas actuales. Algo tan simple de entender cuando es leído genera decenas de miles de problemas diarios en nuestro tejido empresarial y todo por una mezcla entre falta de comprensión sobre lo citado y un irracional arraigo a lo antiguo.

    La necesidad de repintar el modelo de empresa basado en esas premisas es más que urgente. Esperemos que tus palabras vayan sedimentando.

    Como siempre gracias y un placer leerte, César

    GUILLERMO LLOFRIU
    @gllofriu

    Responder
  7. Miguel Ángel García

    Me gusta el concepto de ser un líder prescindible porque ya ha hecho lo que tenía que hacer. ¿Cuántos piensan así? La mayoría buscan justo lo contrario. Un abrazo

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad