Liderazgo

El apasionante viaje hacia tu poder interior

Por

Buenos días ¿Cómo estás?, comienza una nueva semana, 5 nuevos días laborables a los que espero que puedas sacar el máximo partido posible. Empiezo esta mañana en la que me he despertado algo más tarde de lo habitual (7:00a.m) y escribo sobre un tema que me apasiona, el poder interior…

Por cierto, si me sigues por Facebook, simplemente aclarar que Belén y yo no hemos sido padres, menuda se lió ayer… Ponía una foto del nuevo primo de Belén y 218 personas le dieron a me gusta, y unos 40 me felicitaron, recibí algunas llamadas y todo. Sin duda que ha sido un buen simulacro!!

A lo que iba, hablando de poder, decimos que hay dos tipos de poder, el externo, y el interno o interior. El poder externo se puede comprar o robar, te pondré un ejemplo:

Si yo soy un trepa y le pongo la zancadilla a mi compañero de trabajo para que posteriormente me promocionen, lo que he acumulado es poder externo. Es decir, que «desde fuera» parezco más poderoso, pero en realidad sigo siendo el mismo piltrafilla.

y además acumulo mal karma!

Sin embargo, cuando uno cambia algo dentro de sí mismo, entonces es cuando empieza a acumular poder interior. Hace poco hablaba de liderazgo, de mi experiencia en Italia con Dou Dou, eso tiene mucho que ver con el liderazgo interior.

¿Cuando tenemos poder interior?

Tenemos poder interior:

  • Cuando creemos en nosotros mismos…
  • Cuando nos validamos a nosotros mismos…
  • Cuando nos legitimamos…
  • Cuando confiamos en nosotros mismos…
  • Cuando sabemos que no vamos a fallar, que no vamos a ceder ni un milímetro en nuestro empeño…

Por eso no tenemos tantas personas a nuestro alrededor con poder interior, porque es algo que cuesta de conseguir. Si fuera fácil ya se habría mercantilizado.

Si nos centramos en una de mis series preferidas «Breaking Bad», de la cual ya escribí este artículo, podemos ver en el personaje de Walter White alguien que empieza a ganar poder interior con el paso de los días, a confiar más en sí mismo, a no tener miedo a nada, a avanzar pese a cualquier dificultad…

Es evidente que no defiendo la actividad que realiza, ni los medios que utiliza, pero me parece extraordinario el cambio que vemos en el personaje de esta serie.

Hay un diálogo memorable con su mujer, Skyler (Quién también hace un papelón en la serie) cuando Walter dice aquello de:

-Yo no estoy en peligro Skyler, yo soy el peligro. Un tío abre la puerta y dispara ¿crees que sería a mi?. No. Yo soy el tío que llama.

Este diálogo lo podemos ver aquí.

En ese momento Walter White deja de tener miedo, ya no es una víctima, ahora ya es protagonista, es el peligro.

Lo cierto, es que nosotros, volviendo a nuestra realidad cotidiana, también tenemos que ser un poco más protagonistas, y dejarnos de historias, dejarnos de victimismos, de tonterías. Hay que ser el peligro también de vez en cuando. Se te tienen que hinchar las p….s o los o….s de vez en cuando para empezar a marcar límites, para decir basta, hasta aquí…

¿A cuántas situaciones en tu vida te gustaría decir «¡basta!»?

No podemos quedarnos en nuestra actitud infantil, no podemos seguir quejándonos sin hacer nada. Hay que entrar en el negocio hasta las últimas consecuencias (no en el de la metanfetamina claro) sino en cualquiera que sea tu actividad profesional. Meter las narices hasta el fondo y pegar un par de golpes encima de la mesa.

Tienes que entrar, calarte hasta los huesos, pringarte las manos, caerte cincuenta veces, levantarte cincuenta y una, conseguir que algunas personas te acaben odiando, copiando o envidiando, y después de un tiempo podrás decir aquello de «Yo soy el peligro».

Lamentarte no te va a servir de nada, tampoco te va a servir mucho aquello de decir «no puedo» o «nunca podré».

En realidad hay dos tipos de personas los que lo hacen y los que no. Con determinacíon puedes conseguir cualquier proyecto que tengas en mente, el resto son lloriqueos absurdos.

El poder interior se manifiesta el día en el que sales de casa tan empoderado/a que irradias una belleza que pocos conocían. Se nota en tu forma de caminar, de sonreir, hasta de vestir… Ese liderazgo interior emana de ti por cada poro, y es tan potente que se puede percibir a varios metros de distancia.

La determinación, la confianza en uno mismo/a, la firme creencia de que lo vas a conseguir, no pueden faltar en la mente ganador.

Hay una arquitectura del éxito, hay todas unas normas subyacentes, reglas no escritas, y una de ellas es que te tienes que empoderar, es decir: llenar de poder.

Muchos líderes hoy en día carecen de esta fuerza, no son capaces de tener tanta confianza y determinación, se quedan a medio camino, a medio gas. Adoptan un liderazgo de escuela de negocios, de MBA, pero no un liderazgo personal, auténtico, que no conoce de currículums, sino de hechos, de locuras, de actos irracionales pero que podrían ser capaces de cambiar el mundo.

El mítico Steve Jobs nos decía aquello de «Esto es para los locos» en este anuncio tan extraordinario (por cierto, me vuelvo a iPhone, me acaban de regalar el iPhone 6 plus, jeje):

Espero que tengas un gran día, que te empoderes, que grites un par de veces, y que digas aquello de «¡Yo soy el peligro!»

Enjoy!

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


14 Comentarios

  1. Mª Jesús

    Hasta ahora siempre me habían dicho: «que peligro tienes», nunca sabía que responder…
    Gracias por darme la respuesta: «No tengo peligro, el peligro soy yo»

    Responder
  2. Fernando Hernández Toraya

    Excelente reflexión Cesar… excelente frase: «Yo soy el peligro».
    Ya tengo algunos meses siguiéndote y he empezado a leer tus libros (2 de ellos, Coaching de Equipos y Jardinero en la Empresa…ya lo solicité) Soy de México y me siento muy motivado al leerte y saber que no soy el único loco que cree que puede cambiar vidas… Tú me has cambiado, yo pretendo hacer los mismo con otras personas. Gracias por tu ejemplo…
    Un fuerte abrazo desde México…
    P.D. Cuándo nos regalas tu presencia de éste lado del Atlántico?

    Responder
  3. Ricardo

    Creo que es un artículo formidable. Cuando lo lees aparecen en mi mente imágenes de amigos y familiares que no les vendría mal leerlo… a mí me viene genial. Tenemos que ir a por todas y sentirnos a nosotros.

    Muchas gracias!

    Responder
  4. Julio Moscardó Fernández

    Me quedo sin dudarlo con el poder interno, el ser » tu», genuino y con fuerzas de tirar hacia adelante, de utilizar todos los recursos y habilidades para conseguir tus metas, logros u objetivos, mostrar esa energía aun cuando te falte, desafiar a las hostilidades con un actitud positiva,.
    El diálogo interno me ayuda día a día, y porque no decirlo Cesar, con ayuda de personas como tu, con esas pinceladas que das a la vida personal y profesional con estos artículos haces que nosotros también seamos mejores.
    Gracias migo por compartir tu magia y sabiduría.
    Un fuerte abrazo.

    Responder
  5. Vicen Ginestar Esteve

    Me encanta el artículo. Me impresiona…..gràcies. Felicidades por tu sobrino. jjjjj Pensaba también por la foto que era hijo, pero igualmente felicidades, lo mejor del mundo. Saludos

    Responder
  6. Scarlet

    Extraordinario articulo Cesar!!! Concuerdo contigo 100%…. Hago meditación zen diariamente y lo que dices es lo que he ido desarrollando a través de la conexión contigo mismo que se necesita para empoderarse interiormente. Gracias por compartir. Feliz semana!

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad