Liderazgo

Provoca un desarrollo en tu liderazgo

Por

Un 93% de los líderes carecen de alguna de las capacidades esenciales del liderazgo. Algo que nos tendría que preocupar a todos, pero que sin embargo todavía pasa desapercibido para muchos. Como sé que a ti te preocupa y quieres mejorar, hoy me gustaría invitarte a que provoques en ti un desarrollo del liderazgo.

Los que lideramos un proyecto, un equipo o una empresa, nos ganamos el sueldo cuando somos capaces de conseguir resultados a corto, medio y largo plazo. No hay medias tintas, o consigues resultados o no has liderado. «Ya, pero era buena persona» te dirán, sí, pero no consiguió resultados.

La clave, siempre suelo decir, es conseguir resultados a través de las personas, es decir «con el equipo», pero aquí es dónde una gran parte de líderes fallan.

El equipo es humano, y tiene nuestras mismas virtudes y defectos. De ahí que un líder, además de un buen experto en su terreno, tiene que ser un experto en personas, en lidiar con la complejidad que en ocasiones supone la interacción humana. Me doy cuenta de esto porque cada vez que participo en un programa de desarrollo de líderes veo cuestiones urgentes que conviene mejorar si queremos realmente ser efectivos.

DESARROLLO DEL LIDERAZGO AL MÁXIMO NIVEL

Hay dos características que distinguen al buen líder, una de ellas tiene que ver con los resultados, el buen líder debe ser exigente, ambicioso, aspirar constantemente a la excelencia como una forma de trabajar, como una constante. No conozco ningún gran proyecto en el que no haya habido detrás un líder ambicioso, ya que la ambición es la que nos hace salir de la zona de confort y la que mueve dentro de nosotros una energía que de otra forma no sería posible.

Si lideras un proyecto y no eres ambicioso con las aspiraciones, resultados y metas a lograr, entonces estás liderando a medias.

La otra característica del buen líder, tiene que ver con generar un excelente vínculo emocional con los demás, con fomentar relaciones de confianza, con provocar lazos irrompibles que nos hagan más fuertes cada vez, con ser cercano, sensible, y humano.

Ser exigente y ser buena persona, este sería el curso más sencillo de liderazgo que te podría ofrecer.

Pero no podríamos dejar el liderazgo solo en estas dos cuestiones, ya que es mucho más amplio el espectro de habilidades y capacidades que un líder debe ejercer con propiedad.

Algunos años liderando proyectos y empresas, y otros tantos años de observación de los mejores líderes, han hecho que finalmente me de cuenta de cuáles son los aspectos esenciales que no pueden faltar en un líder. Son tres, y los tienes que cultivar cada día de tu carrera profesional si quieres resultados.

SER RIGUROSO CON LOS OBJETIVOS

En primer lugar tienes que estar orientado a objetivos, tienes que saber cuál es la meta conseguir y poner a tu equipo a trabajar para ello. Suele ocurrir que en ocasiones las personas de nuestro equipo no están tan comprometidas con la meta como podemos estarlo nosotros. Por este motivo te sugiero que actues de forma más metódica con este tema:

  • Hablando mensualmente o semanalmente con las personas de tu equipo sobre los objetivos, pero de verdad.
  • Poniendo objetivos concretos sobre la mesa siempre que hablamos de ellos (no intenciones, sino objetivos, aquí la diferencia).
  • No comprando «excusas» repetitivas cuando se trata de no haber llegado a objetivos. El problema no es de tu equipo, el ser humano es excelente encontrando razones por las cuáles no ha conseguido sus objetivos. Así que si alguien no ha llegado no compres repetitivamente el «Ya, pero…».
  • Revisando y siendo metódicos al hablar de objetivos con nuestro equipo.
  • Especialmente haciendo hincapié a las reuniones individuales semanales o mensuales que muchos líderes evitan.

No se negocian. Si los objetivos están bien planteados no se negocian. Si el entorno no ha cambiado y estaba todo ok, se consiguen o no se consiguen, y esta es la única prueba de nuestro trabajo.

Puedes empezar a ver porqué el desarrollo del liderazgo es algo que muy pocos líderes abordan con propiedad, sólo el 7%. Estas cosas incomodan, y por eso se dejan para luego.

CREAR UN CLIMA PROPICIO PARA LA MOTIVACIÓN

Las personas dan lo mejor de sí mismas cuando se cumplen las condiciones adecuadas, haciendo mención al título de mi primer libro «El Jardinero en la empresa» (Profit Editorial, 2009), por cierto, con una reciente edición revisada y actualizada que salió la semana pasada. Somos como jardineros que, en lugar de estirar de las personas para que crezcan, creamos las condiciones para que ocurra el desarrollo del talento, compromiso y motivación de las mismas.

Aquí es donde la variable «buena persona» del líder toma un especial protagonismo. Sino reconocemos a los demás, si no les felicitamos a menudo y hablamos con ellos de cómo están haciendo su trabajo (dar feedback aquí una guía), si no tenemos una mirada valorativa hacia el trabajo hacia las personas y hacia la vida, difícilmente podremos crear un escenario propicio para que se desarrolle el talento y el compromiso.

Como puedes imaginar, esto tampoco es tarea fácil, hay personas que nacen con el gen de la negatividad, y con una falta clara de habilidades sociales para conseguir sacar lo mejor de los demás.

DESARROLLO DEL LIDERAZGO CORRIGIENDO

Que nos cuesta corregir a los demás no es algo nuevo, además aquellos que lo hacemos generalmente tampoco tenemos el tacto para poder hacerlo convenientemente y sacar lo mejor de una conversación en la que nuestro objetivo sea provocar un cambio de rumbo en una persona.

Los mejores líderes además de ser positivos y reconocer todo aquello que funciona a su alrededor, también son excelentes corrigiendo a su equipo, tantas veces como sea necesario (suelo decir que con tres tendría que ser suficiente antes de cambiar de estrategia), sin emoción melodrama o agitación. Y contemplando diferentes grados de corrección, hasta que más pronto que tarde (porque habitualmente se hace tarde), se prescinda de la persona como última alternativa.

Esto también nos suele costar, porque a veces el líder actúa con complacencia, tiene miedo a corregir a ser rechazado o a ser percibido como una mala persona.

Sin embargo lo que sí que te haría una persona incompetente como líder es que tu proyecto fracase sin hacer lo necesario para sacarlo a flote y conseguir hacerlo crecer.

Por este motivo, estas tres cuestiones son imperativas para líderar y sobre ellas tiene que girar el desarrollo del liderazgo, luego le podemos añadir más competencias, más habilidades y cuestiones importantes. Habrás visto que he sido bastante claro, y lo hago a propósito porque en temas de liderazgo se ha dicho de todo, de forma que el líder tiene que ser una especie de hombre o mujer que todo lo puede. Pero no es así, es un tema muy claro y concreto que puedes desarrollar desde hoy.

Por este motivo esta semana encontrarás el curso online LIDERAZGO PRÁCTICO al 60% de descuento (Al inscribirte indica el cupón de descuento «liderahoy») más información aquí, para animarte a que desarrolles tu liderazgo al máximo nivel, viendo ejemplos, datos, y situaciones reales, para que puedas ser un mejor líder desde ya. Porque vienen tiempos desafiantes, y lo sabes…

Nos vemos en la cima.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos