Emprender

Deja de buscar tu elemento, él te encontrará a ti.

Por

encuentra tu esencia

Muchas veces la ansiedad se apodera de nosotros cuando no encontramos las soluciones que buscamos, cuando las cosas no salen como queremos. Ayer hacía una reflexión, mientras volvía paseando a casa, que quiero compartir contigo, tiene que ver con la idea de buscar tu elemento…

El elemento tiene que ver con las cosas más apasionantes de tu vida, con todo aquello que acaba por seducirte y conquistarte, no lo has buscado conscientemente sino que ha aparecido en tu vida y ha tirado de ti con una fuerza imparable.

Lo que Ken Robinson define como el Elemento es algo así como el lugar en el que confluyen las cosas que te gusta hacer y que se te dan bien.

Tu elemento es algo que fortalece tu sentido del yo, tu identidad, y sin duda mejora tu bienestar.

Cuando una persona encuentra su elemento a nivel profesional, las cosas le suelen ir bastante bien (si además cumple la tercera regla que verás aquí ganará dinero)

  • El elemento de Mark Zuckerberg es conectar personas.
  • El elemento de Howard Shultz es la experiencia del café.
  • El elemento de Juan Roig es la cesta de la compra de calidad al precio más ajustado.
buscar tu elemento
  • El elemento de Olga Casañ es lograr que todos seamos considerados iguales como seres humanos.
  • El elemento de Apolo Esperanza es ayudar a otros a superar sus límites.
  • El elemento de El Brujo es liberar a las personas de la opresión de ellos mismos a través de la risa y las emociones.

avapace

Últimamente estoy inmerso en muchas lecturas y estudios sobre el poder del subconsciente y sobre como casi todo viene determinado por ese poder. Es decir, que atraemos experiencias y resultados sin darnos cuenta. El que quiere ser rechazado acaba siéndolo, el que se siente víctima encontrará un agresor, El que tiene mentalidad de ganador, ganará y así sucesivamente…

Es sorprendente, la mente subconsciente es más ímportante de lo que pensamos. Aunque siempre cabe la posibilidad de conocerte mejor a ti mismo/a, y de actuar decidida y conscientemente para cambiar tus patrones de funcionamiento. En realidad pienso que todo se puede cambiar, si se quiere, claro.

El elemento tira de ti, te abduce:

  • El que pinta cuadros siente que hay una fuerza misteriosa e imparable que tira de él para que esté horas y horas pintando.
  • El que escribe sabe que hay una pulsión misteriosa que le invita a seguir tecleando palabras, construyendo frases.
  • El que ama el deporte no mide las horas de entrenamiento, podría estar haciendo una media de 4 horas de entrenamiento cada día sin darle apenas importancia.

Cuando amas algo el tiempo no pasa, el esfuerzo deja de considerarse un problema y se convierte en tu mayor oportunidad.

Buscar tu elemento y caer en él

Piensa en un ejemplo muy sencillo ¿Cómo se dice “enamorarse” en inglés?

El verbo (seguro que lo sabías) es to fall in love. Es decir, “caer en el amor”. Tú no has sido el que se ha tirado, te has caído, has caído en el amor. Uno no decide si quiere enamorarse de una persona, simplemente se enamora. El amor te ha encontrado y te ha puesto la zancadilla, te has caído de lleno. Otra cosa es que sepas encontrar la salida del pozo, yo todavía no lo he conseguido (y espero no encontrar esa salida nunca).

la busqueda del elemento

Uno no puede decir “me voy a enamorar de Marta”. Sin embargo sí que dirá “Me he enamorado de Marta”. Considerándose a sí mismo un sujeto pasivo, víctima de una fuerza mucho mayor que su aparente voluntad de enamorarse o no.

En realidad con todas nuestras pasiones ocurre casi lo mismo, caemos en ellas.

Muchas personas no han encontrado su elemento, por eso vivir y disfrutar les cuesta tanto esfuerzo.

Pero cuando encuentran su elemento todo es más sencillo. Ayer una cliente me decía que no sabía como yo me las arreglaba para escribir tanto en este blog. Yo no tengo conciencia de que esto suponga un esfuerzo importante. Simplemente me siento a escribir con una idea en mente y dejo que las palabras tomen forma a través del teclado. Escribir es uno de mis elementos. Como me dijo Quique Dacosta en una ocasión “He encontrado mi lenguaje”.

Así que mi invitación hoy a ti es clara: Abre tu mente y tu corazón, deja que tu elemento te encuentre.

Lo cierto es que si andas todo el día corriendo de un lado para otro difícilmente poca sabiduría acudirá a ti. Cuando el cuerpo se encuentra bajo una situación de estrés considerebla el cerebro se vuelve menos inteligente (no lo digo yo, lo dicen los científicos) y por lo tanto difícilmente tu elemento podrá encontrarte.

encontrar tu elemento

Pero si te abres a la experiencia, si dejas de correr tanto y de tener tantas responsabilidades, es posible que un día tu elemento te pueda encontrar. Entonces dirás aquello de “He caído en mi elemento y ahora ya no hay salida”. Sentirás que estás on fire y que nada ni nadie te puede detener.

¿Has encontrado tu elemento?

He visto a muchas personas encontrar su elemento, perfeccionarlo y ganar dinero con ello. Por suerte trabajo la mayor parte del tiempo con personas apasionadas por lo que hacen. Cada año me enorgullece estar con los alumnos del Máster en Innovación y Desarrollo de Modelos de Negocio de Florida Universitaria, porque entre ellos muchos se dejan llevar por esa pulsión interior que les quiere acercar al éxito. Si quieres más info sobre el programa no dudes en contactar con ellos, están cerrando el plazo de inscripción para la edición 2015/16 que empezará muy pronto.

Que tengas un gran día.

Deja de buscar tu elemento, él te encontrará a ti.
Vota este post

4 Comentarios

  1. Javier Zubiaur

    Hola, César!

    Lo cierto es que llevo unas semanas algo nublado y ya me imaginaba que el estrés podría ser la causa principal.

    Gracias por compartir tus pensamientos!

    Javier

    Responder
  2. Diego Rodriguez

    Cesar, lo que vienes escribiendo este mes lo encuentro muy util e interesante. Me resulta interesante ir pensando lo que escribes y poder analizarlo con mi realidad. Son puntos utiles en donde alumbrar o poner la mirada. Gracias por compartir!!

    Responder

Deja tu comentario




*