Gestión del tiempo

Marcarse objetivos y sobretodo definir los valores

Por

Buenos días, ¿cómo han ido estos días festivos? Espero que estés muy bien, y que hayas disfrutado mucho de cada momento en familia. Hoy empiezo a trabajar, he tenido que acortar unos días mis vacaciones. Así que hoy también empiezo a escribir por aquí, como no podía ser de otra forma. Me despertaba con la idea de los objetivos para el próximo año, y sobretodo con la importancia de definir los valores para estos 365 días. Te hablaré de ello…

Como cada año las navidades han sido geniales, nos han permitido estar con la familia, viajar, comer bien (me he permitido algunas licencias) y disfrutar en toda su plenitud de unos días de descanso. Estoy muy orgulloso porque mi peso no ha aumentado ni un gramo. El hecho de quitarse los azúcares simples y la mayoría de hidratos de carbono poco interesantes, como las harinas, de tu dieta hace que en navidades comas sólo lo necesario. Si a esto le unes hacer algo de deporte y un ayuno de día y medio como el que hago cada año (40 horas), la conclusión es que incluso he perdido algo de peso.

En el artículo de hoy, aprovecho para mostrarte algunas fotos de estos días tan chulos que ahora quedan en la memoria. Estas son de la Alhambra (desde el Mirador de San Nicolás), una calle de Baeza y Úbeda.

Definir los valores es casi más importante que definir los objetivos

A principios de año somos muchos los que definimos objetivos para el año siguiente. La costumbre de definir los propósitos es muy habitual en algunas personas, y realmente saludable si luego esos propósitos no se quedan en una simple lista olvidada, sino que se implementan a través de planes de acción específicos que les ayuden a alcanzarlos.

Sin embargo, los objetivos por sí mismos no son algo valioso, ya que nos hablan del destino, no tanto del camino a recorrer. Y ya sabes que la Felicidad es un camino, no un destino.

De esta forma, uno podría definir sus objetivos en términos económicos por ejemplo y haberlos alcanzado en pocos años, pero sintiéndose igual de infeliz que se sentía cuando empezó el camino.

Son muchas las personas que van detrás de objetivos en la vida y sin embargo no consiguen ser felices, aunque consigan objetivos.

Por lo tanto mi invitación de hoy tiene que ver con esto, con marcarte objetivos, sí, pero definiendo el camino que vas a seguir para conseguirlos, es decir la forma de caminar, lo que venimos llamando los valores.

Los valores te ayudan a caminar por la vida, a darle significado. Te ayudan a tomar decisiones cuando caminas hacia tus objetivos, te explico cómo:

Uno de mis valores tiene que ver con «hacerlo sencillo». Si cualquier cosa nueva que llega a mi va a ser complicada, mejor no la hago. Por ejemplo, los deportes que practico suelen ser todos muy simples: correr, senderismo, ir en bici… la razón principal por las que los practico es que son simples, no tienes que calentarte mucho la cabeza para practicarlos. Es el motivo por el que no practico escalada (muchas cuerdas y aparatos) o buceo (demasiados tubos).

Si algo en lo que me voy a involucrar es complicado, prefiero no hacerlo.

Aquí me tienes corriendo por nuestro maravilloso país estas navidades:

Definir el valor de la sencillez y ser fiel a él, hace que pueda tomar buenas decisiones cada vez que algo nuevo llega a mi vida. Creo que la vida se complica sola, así que es mejor que no me involucre en temas muy complicados.

Otro de mis valores es «valorar lo que hago», es decir, otorgarle el valor que se merece en base a los resultados que aporta. Esto me lleva a que en muchas ocasiones tenga que decir que no a oportunidades que quieren unas tarifas más bajas, o a proyectos en los que sé que mi trabajo no será valorado convenientemente por los receptores. Ya sabes de mis tres valores o elementos cada vez que tengo que tomar una decisión sobre si hacer un proyecto o no.

Los valores te ayudan no sólo a tomar decisiones, sino también a corregir el rumbo.

Si alguna vez te estás equivocando, los valores son los que te ayudarán a volver al sendero que habías definido.

Es decir, si el valor «cuidar de mi mismo» es uno de tus valores, seguramente tengas que corregir el rumbo cuando veas que la báscula marca 2kg más después de las navidades. Aun así, unas pocas veces al año Belén y yo nos permitimos tapear por Andalucía, un pecado para los sentidos como puedes ver en estas fotos de estos días por Granada y Jaen. La de arriba a la derecha se llama «Cazón en adobo» y es de esas tapas que tendrían que estar en el Olimpo de las tapas. La de abajo a la izquierda es «media de patatas bravas», como puedes imaginar, después de esa «media» tapa no pudimos seguir tapeando. El culpable, el bar «Zoraida» de Úbeda.

Otro ejemplo, si el valor «rentabilidad» forma parte de tu empresa, seguramente tengas que hacer algo cuando veas que los años pasan y los beneficios son prácticamente inexistentes. Los valores te ayudan a corregir el rumbo, si una empresa o empresario no tiene unos valores definidos, la decadencia habrá entrado por la puerta.

Por eso, mi invitación de hoy hacia ti tiene que ver con que en primer lugar te marques unos objetivos:

  • ¿Qué te gustaría conseguir este año?
  • ¿Qué 5 objetivos serían los importantes para ti en los próximos 365 días?

Pero sobretodo la invitación es que te sientes a definir los valores, para ello puedes responder a estas preguntas:

  • ¿Cómo quiero recorrer el camino hacia mis objetivos?
  • ¿Qué elementos tendré en cuenta para tomar decisiones? 
  • Si mi vida tuviera cinco principios básicos ¿cuáles serían?

Espero que en estos primeros días del año puedas empezar a hacer de tu vida algo maravilloso.

Por las calles de Granada compartimos algunos ratos con un señor que pedía en la calle y que tenía un perrito de tres meses muy juguetón, aquí va una foto de Belén con este cachorro. Uno de nuestros valores es la pareja, quizás el más importante, porque de la pareja viene la familia, y casi todo lo demás viene después.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


4 Comentarios

  1. Excelente artículo y muy practico para aplicar ya!. Muchas gracias por compartir aprendizajes. Saludos desde Perú.

    Responder
      • Adolfo Solano Fernández

        César Piqueras Gómez-
        La finalidad de fijar objetivos es para realizarnos en lo que hacemos con gusto en el trabajo o en cosas que son importantes en uno. Los objetivos lo podremos fijar correctamente o muy cercanos a la realidad , si usamos las técnicas de definir Metas, que en forma medible, nos lleve a cumplir nuestros objetivos.
        Ejemplo: Mi objetivo es vender a 12 clientes en el mes , puede traducirse en realizarlo a través de varias metas:
        Meta uno: Hacer prospección en la localidad visitando a 20 personas diarias. (20 x 5 días = 100 semanal , mensual visitar a 400 personas
        2: Dando a conocer mis productos y servicios a 10 personas interesadas en mi prospección. (10 personas a la semana, 10 x 4= 40 personas al mes.
        3: Hacer 5 presentaciones de utilidad para el prospecto esperando que compren mi producto o servicio. (5 x 4 = 20 presentaciones al mes.
        4: Cerrrando por lo menos 3 ventas a 3 clientes convencidos de lo que comprarán. 3 x 4 = 12 ventas al mes.
        5: Entregando mis 3 pedidos al Almacén para distribuirlos a mis clientes.

        En conjunto cada meta cumplida nos dará por resultado el cumplimiento de nuestro objetivo

        Las metas deben ser medibles, en número absoluto o estimado, con fecha de realización, con posibilidad de hacerlo en el tiempo a una fecha determinada y conociendo a la persona que lo va a hacer.
        Saludos a todos.

        Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad