Crecimiento personal

Una pequeña historia

Por

Había un hombre ya bastante anciano con su nieto a la entrada de un pueblo disfrutando de una tarde de verano.

A media tarde se acercó un extraño con una mochila…

-¿Cómo son las personas de este pueblo anciano? – Le preguntó.

-¿Cómo son las personas del lugar del que viene usted? – Respondió el anciano.

-La verdad es que he venido muy descontento, en estos años he conocido a personas avariciosas, poco respetuosas y muy ingratas con lo mucho que yo hacía por ellos…

-Vaya, en este lugar las personas son igual – dijo el anciano.

El extranjero entró al pueblo con su mochila.

Esa misma tarde, otro joven se acercó al pueblo y en la entrada todavía estaban el anciano y su nieto justo antes del anochecer:

-¿Cómo son las personas de este pueblo anciano? – Le preguntó.

-¿Cómo son las personas del lugar del que viene usted? – Respondió el anciano.

-La verdad es que me ha dado mucha pena irme; eran personas amables, cariñosas y muy agradecidas con lo poco que yo podía hacer por ellos.

-Pues en este lugar las personas son igual – dijo el anciano.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos