Marketing y Ventas

¿Cuando es la mejor hora para vender?

Por

El otro día hablaba con una persona que se estaba organizando la agenda para hacer visitas comerciales y me preguntó ¿Cuándo es la mejor hora para vender?…

La verdad es que para vender no hay mejor hora. Cuando te haces esta pregunta es porque te estás saboteando a ti mismo. No te apetece llamar por teléfono, afrontar el no, conseguir citas, llamar a puerta fría, y por lo tanto buscas una «mejor hora».

Es algo así como un adolescente antes de estudiar para un exámen: «Ahora no es un buen momento para estudiar porque…», «mejor estudio a la noche», «mejor mañana por la mañana temprano»… En definitiva lo que hace es ponerse la zancadilla.

Yo me he puesto la zancadilla miles de veces y me he caído otras tantas. Por eso sé que no hay mejores horas para enfrentarse a la incomodidad que para muchas personas significa vender.

En realidad, cuando queremos vender todas las horas son buenas.

Es cierto que podríamos tener un amplio debate sobre si es bueno llamar a tus clientes un lunes a primera hora o un viernes a última, antes o después del almuerzo, etc… E incluso seguro que si alguien lo estudiara a través de un estudio científico podría sacar algunas conclusiones. Pero no me sirve.

No te pongas frenos.

Hay quien dice que los lunes no son buen día, otros que los viernes tu cliente ya está pensando en el fin de semana, o que entre las 9:30 y las 10:00 seguro que está tomando café y no quieren molestarle. Y al final acaban por no llamar… Y no venden.

Un comercial no tiene mejor hora para vender. Todas las horas son buenas.

Si piensas que esta hora no es buena te estás saboteando. Creeme. Lo he visto cientos de veces.

Llama, ahora.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


1 Comentario

  1. José Dávila

    Es verdad, todas las horas son buenas para vender, si es importante el seguimiento del plan de visitas para conocer cada uno de los clientes, su horario más concurrido, cuando tiene reuniones gerenciales o con clientes, reuniones con sus colaboradores, recorridos por las instalaciones, su programación de abastecimiento, etc. para conocer el día a día del funcionario y poder atinar con los mejores momentos para venderles.

    Por ejemplo en un ingenio productor de azúcar de Centroamérica la cosecha inicia entre los primeros días de noviembre y finaliza en los primeros días de mayo, mucho jefes están programando sus vacaciones entre mediados de mayo y finales de julio, para luego volver a incorporarse a las duras tareas de invierno, desde el mismo Julio hasta Noviembre, entonces en importante conocer que ya un directivo, está reduciendo sus planes de compras de los meses de Abril y Mayo y se está programando para abastecerse desde Julio a Noviembre.

    El punto es que muchas empresas, según al sector al cual pertenecen (comercial, industrial, agrícola, etc) tienen ciclos operativos diferentes y debemos conocerlos y segmentarlos para preparar ofertas a la medida

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad